Prácticas en la Alcazaba, un aula al aire libre para alumnos de Historia y Humanidades

Prácticas en la Alcazaba, un aula al aire libre para alumnos de Historia y Humanidades


Si aún no sabes donde hacer tus prácticas, “el que tenga muy claro que quiere ser arqueólogo, que no deje pasar la oportunidad”. Esas han sido las palabras de Arturo del Pino, director de la Alcazaba de Almería, al preguntarle por el convenio existente entre la Universidad de Almería y el principal conjunto monumental de la ciudad con el que estudiantes de los grados de Historia y de Humanidades tienen la posibilidad de realizar sus prácticas en dicho espacio.

Un periodo práctico de 80 horas, que comenzarán en marzo previsiblemente, donde cuatro alumnos de la UAL aprenderán de manos del propio director de la Alcazaba y los técnicos que allí trabajan diversos aspectos entre los que destacan cómo funciona la Alcazaba administrativamente y cómo se gestiona; así como los métodos que se utilizan para su restauración y conservación.

Prácticas con aprendizaje multidisciplinar

El año pasado, comenta del Pino, alumnos de Humanidades, Historia, Filología Hispánica e Inglesa y Turismo tuvieron la oportunidad de hacer prácticas en la Alcazaba. En total fueron 13 los estudiantes, pero “este año he querido cambiar un poco la estrategia y que sean menos alumnos”, pues tantos y de titulaciones tan dispares era “un poco complicado”.

Arturo del Pino, director de la Alcazaba.

Arturo del Pino, director de la Alcazaba.

Y es que, señala, “queremos que los objetivos sean muy claros para ellos. Sobre todo que les puedan servir a aquellos cuya salida profesional sea la arqueología, la restauración, prepararse unas oposiciones a conservador de museo o a conservador de patrimonio histórico”. En definitiva, para aquellos que, de alguna manera, se planteen vivir directa o indirectamente con todo lo que está relacionado con el patrimonio histórico.

De este modo, los cuatro alumnos participarán en tareas que irán desde la recopilación previa de documentación o bibliografía, hasta trabajar con las manos en el propio yacimiento; aprendiendo el uso de determinadas herramientas y métodos que se utilizan. “Van a estar en contacto con el medio y la arqueología”, matiza su director.

Tareas que se realizarán con la supervisión de los técnicos de patrimonio entre los que estará Rosa Morales, nueva incorporación al equipo de la Alcazaba que “tiene una formación muy arqueológica y gran experiencia en arqueología en ciudad con más de 50 excavaciones a sus espaldas”, recalca.

Ejercer como profesionales

“En algunos sitios moveremos terreno, en otros documentaremos, restauraremos con el personal cualificado y restauradores; e incluso se pondrá en valor la zona excavada abriéndola al público”, explica al preguntar por las funciones que desarrollarán los estudiantes. Es más,

“Como pseudo profesionales que han estado trabajando ese espacio y con conocimientos suficientes, podrán explicarlo”.

Sin duda, un trabajo que les aportará nuevos conocimientos y, a su vez, les abrirá las puertas a espacios ‘ocultos’ al público en general. “Lo que pretendemos es que se diviertan, aprendan y trabajen en una empresa lo más parecido posible a lo que ellos en un futuro puedan poner en práctica”. Y es que la Alcazaba es un espacio que ofrece múltiples conocimientos, también válidos para realizar un TFG o TFM.

Se necesitan arqueólogos

A día de hoy en Almería no hay estudios de grado en Arqueología (la universidad más cercana sería la de Granada) a pesar de que “Almería tiene un patrimonio arqueológico y cultural riquísimo”, asegura Arturo del Pino. Motivo por el que el director de la Alcazaba considera que

“La Universidad de Almería debería prestar un poco más de atención a este campo y formar arqueólogos”.

Bien es cierto que “desconozco la posible demanda en Almería sobre esta carrera”, apunta, “pero si veo el potencial de patrimonio arqueológico que tiene Almería y sí se necesitan profesionales para ello”. En este sentido, señala que “la Universidad debe ser una punta de lanza generando proyectos y actividades, y veo que hay muy poca gente dedicada en la UAL a la arqueología almeriense”. Quizá la clave sería empezar mediante Cursos de Verano, charlas y conferencias, tanto en el campus como en la propia Alcazaba comenta su director. Y así, poco a poco, generar o despertar ese interés en los estudiantes y una demanda real para una titulación en Arqueología.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *