La formación no entiende de barreras ni de discapacidad en la UAL

La formación no entiende de barreras ni de discapacidad en la UAL



La formación no entiende de barreras ni de discapacidad en la UAL. Una premisa que se evidenció la pasada semana a través de la graduación de los estudiantes de la promoción del curso sobre Cualificación Profesional para el Empleo. Un acto, presidido por el rector de la Universidad de Almería, Carmelo Rodríguez, que estuvo cargado de mensajes en positivo hacia la esperanza de un mundo más inclusivo, y con varias dosis de ilusión y gran voluntad por parte de los jóvenes que han recibido sus respectivas becas.

Una ceremonia con la que se cerró con mucho éxito, dando continuidad e incluso mejorando lo logrado el año anterior, la segunda edición de ‘Cualificación Profesional para el Empleo’. Un proyecto dentro de la modalidad de formación continua que toma la forma de curso propio de ‘Experto’ impartido por la institución almeriense, y que está dirigido a personas con discapacidad intelectual. Así, a la veintena de graduados, los auténticos protagonistas, Rodríguez se dirigió en tono de agradecimiento dándoles “mi enhorabuena más grande para vosotros, habéis triunfado, pero vuestro éxito como estudiantes es también nuestro éxito como universidad. Vosotros habéis aprendido, pero nosotros hemos aprendido de vosotros; paso a paso, junto a vosotros, vamos hacia el objetivo de ser una universidad inclusiva”.

Y es que, añadía el rector de la UAL, la finalidad última es que “se abran las puertas del mercado laboral” para estos estudiantes, pues no existe la discapacidad en la UAL a la hora de formarse. Por ello, “la formación para el estudiantado con discapacidad intelectual debe suponer un cambio social que permita que la búsqueda del empleo para vuestro colectivo no sea una labor tan ardua y tan difícil como ha sido hasta ahora, así que entre todos debemos de contribuir de modo coordinado a que las tasas de actividad y empleo no arrojen tantas diferencias entre las personas; desde luego, las instituciones y las organizaciones encargadas de la formación de las generaciones de jóvenes tenemos que generar cursos que ayuden a la capacitación para el empleo como último escalón del sistema educativo”.

No existe discapacidad en la UAL a la hora de formarse

Carmelo Rodríguez ha matizado que, “en esa línea de la consolidación de esta oferta, se puso en marcha el Experto Profesional en el ámbito del empleo”, y ha insistido en “la convicción de que supone una ventaja para todos, para la Universidad porque esta oferta de formación constituye un reto pero también una mejora en las buenas prácticas y una apuesta importante para la reflexión de la práctica docente y también la innovación docente”. Y es que, una de los objetivos debe ser que no existan ni barreras ni discapacidad en la UAL a la hora de formarse. Una finalidad extensible a todas las instituciones académicas.

Así pues, María Jesús Segovia, directora de la ONCE en Almería, ha asegurado que “en este segundo año son 21 las universidades españolas las que se han sumado al proyecto, con más de 500 alumnos en toda España. Y si la universidad tiene que optar por la excelencia, si opta por ella no puede dejar de hablar de equidad, de igualdad, de oportunidades, ya que como su propio nombre indica, tiene que ofrecer una educación universal, para todos por igual, sin exclusión”. Eso es lo que ha visto en la Universidad de Almería al afirmar que “hoy se ha vestido de igualdad, de inclusión social, de visibilidad, hoy, aquí, en esta universidad, la discapacidad intelectual está de moda”.

Palabras con las que, a la vez, ha trasladado una misión a los graduados diciéndoles que “tenéis una responsabilidad porque habéis tenido una formación exclusiva que no todos tienen la oportunidad de disfrutar, y detrás de vosotros vienen muchos más, y los alumnos con discapacidad intelectual debéis demostrar que lo estáis haciendo bien, que tenéis expectativas y que las vais a cumplir”. Una línea que siguió Josefina Soria, presidenta de ASALSIDO, que tras los agradecimientos y la alegría del momento se centró en el mañana al señalar que “todavía nos queda muchísimo por avanzar, pero habéis tenido la oportunidad y debéis seguir en la búsqueda de empleo; vamos a tomárnoslo en serio, hay muchos trabajos por ahí que podemos hacer y muchas empresas que no saben que tienen un pequeño hueco para vosotros; vamos juntos a convencerlas y lo vamos a conseguir”.

De este modo, esta imposición de becas a los graduados, por tanto, fue solo un nuevo comienzo tras un fructífero camino como alumnos de una Universidad de Almería en un campus con ambiente totalmente normalizado.


Compartir