La Igualdad irrumpe con fuerza en los nuevos estatutos de la UAL aprobados por la Junta

La Igualdad irrumpe con fuerza en los nuevos estatutos de la UAL aprobados por la Junta


El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, a instancias de la Universidad de Almería, ha aprobado recientemente los nuevos estatutos de la UAL. Nuevos estatutos que sustituyen así a los vigentes desde 2011 con el fin de adaptarse a las actuales legislaciones, tanto estatal como autonómica, en las materias de universidades, sector público y tecnología e innovación.

En este sentido, la Igualdad ha irrumpido con fuerza en los nuevos estatutos de la UAL ya que dicho texto plasma, en todo su articulado, el principio de igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres; además de establecer la creación de la Unidad de Igualdad de Género. Novedades entre las que, además de la Igualdad, destacan el refuerzo de la figura del Defensor Universitario, que ve aumentada su dotación y capacidad; la potenciación de la internacionalización en la institución almeriense; y la creación de los Comités de Bioética y Seguridad y el de Prácticas Responsables e Integridad en la Investigación.

Asimismo, los nuevos estatutos de la UAL incorporan también un nuevo modelo de escuelas de doctorado mucho más orientado a la internacionalización, un pilar básico que la Universidad de Almería quiere potenciar; y transforma por completo la actual administración electoral con un diseño único y permanente de elección por el Claustro. Por otro lado, en materia de gestión económica y patrimonial, este nuevo texto refleja la creación de una unidad de control interno que aumenta las garantías de eficiencia y rendición de cuentas.

Los nuevos estatutos de la UAL

Aprobados el pasado 14 de marzo de 2018 en sesión del Claustro Universitario, los nuevos estatutos de la UAL reducen, con carácter general, su articulado; lo que le confiere un mayor carácter de norma básica y, esperan desde la Universidad, de permanencia. De este modo, este nuevo texto aprobado por la UAL y corroborado por la Junta de Andalucía se ha adaptado a las nuevas realidades de enseñanzas y títulos, estructura organizativa, nuevas figuras de profesorado e investigadores (PDI), participación estudiantil y del personal de administración y servicios (PAS).

Una reforma necesaria, consideran desde la propia UAL, que ha llevado a cabo una firme apuesta por redefinir los principios que deben regir la vida universitaria y hace explicito un compromiso ético que debe orientar sus acciones como institución, definiendo además lo que entienden como ‘buen gobierno’. Así, con los nuevos estatutos de la UAL se han actualizado los derechos y deberes de los miembros de la comunidad universitaria; se han eliminado muchas entradas superfluas de los anteriores estatutos por estar contenidas en leyes de rango superior (haciéndolos menos engorrosos) y se ha apostado claramente por la igualdad y la promoción de la perspectiva de género a todos los niveles. Novedades en las que, especialmente, han realizado una apuesta clara y decidida por una mayor participación de todos los sectores universitarios en la toma de decisiones y en la gestión de la universidad.

En este punto, como ejemplos muy concretos, cabría resaltar la apertura del Consejo de Gobierno, que pasa a tener presencia permanente de varios colectivos como el presidente del Consejo de Estudiantes o los presidentes de los órganos de representación de los trabajadores. Y es que 25 enmiendas son las que, finalmente, entraron en el texto presentado, aunque las propuestas fueron innumerables a lo largo del proceso. Por ello, estas enmiendas finales se podrían resumir en varias cuestiones referidas a los diferentes sectores. Por ejemplo, por parte de los estudiantes estaría una mayor tendencia a reforzar sus derechos y, por parte del sector del PAS, buscaron y consiguieron una mayor representación y participación en diferentes órganos electivos y consultivos.

Su aprobación

Previo a su aprobación el 14 de marzo, se creó la Comisión de Reforma de los Estatutos, constituida el día 19 de enero de 2016. En las primeras reuniones organizativas de la Comisión optaron por un proceso participativo abierto, y lento, pero que permitiese la consecución de dicho objetivo (su reforma) al permitir recabar, en plena igualdad de condiciones, las propuestas e inquietudes tanto de personas individuales como de órganos estatutarios. Con este fin, desde la Comisión de Reforma se abrió un proceso consultivo a toda la comunidad universitaria para que se pronunciasen sobre aquellos aspectos que considerasen necesarios para reformar los, hasta hace unos meses, actuales Estatutos.

Este período de consulta estuvo abierto, en tres momentos, desde el 18 de febrero a 27 de junio de 2016. Durante dicho período se recibieron cerca de 60 peticiones razonadas de modificación de distintos preceptos de los Estatutos. De ellas, aproximadamente, un 68,3% se realizaron por el PDI; un 8,3% se realizaron por el PAS y un 6,6 % se realizaron por el sector del alumnado. Además un 16,6% se realizaron por órganos estatutarios como el Defensor Universitario y el Consejo Social.

De este modo, a parte de las reuniones iniciales y organizativas, la Comisión se reunió con bastante constancia realizando, entre abril de 2016 a abril de 2017, un total de 22 sesiones de trabajo en las que se confrontó el texto de los hasta entonces ‘actuales’ Estatutos con las propuestas recibidas de cara a los nuevos estatutos de la UAL y la adecuación legal de los hasta entonces vigentes estatutos a los cambios normativos que afectan a la Universidad.

Finalmente, se elaboró un texto que fue sometido a la comunidad universitaria el 19 de septiembre de 2017 y se suspendió el debate para que se cubriesen las vacantes del Claustro. Un hecho que se completó a partir de enero de 2018, culminando con el debate de enmiendas y texto final el 14 de marzo de 2018.


Compartir