La residencia Student Depot Polonez (Polonia) mantiene encerrados a un grupo de estudiantes españoles limitando su acceso a alimentos

La residencia Student Depot Polonez (Polonia) mantiene encerrados a un grupo de estudiantes españoles limitando su acceso a alimentos


[Noticia actualizada a las 12:00 horas del 27/03/2020]

Sin acceso a productos de higiene y con alimentos limitados. Así se encuentra un grupo de 107 estudiantes españoles en la residencia Student Depot Polonez (Polonia), de ellos 33 andaluces de Málaga, Sevilla, Jaén, Córdoba, Huelva y Cádiz. Debido a un caso de coronavirus, los estudiantes han sido puestos en cuarentena impidiendo que salgan de las instalaciones para realizar cualquier compra o trámite

Desde Aula Magna hemos podido hablar con una de las alumnas, Sara Gámez Folde, estudiante de Arquitectura de la Universidad de Málaga que se encuentra desde septiembre en Polonia realizando una estancia Erasmus. Gámez, como muchos otros compañeros de la residencia Student Depot Polonez decidieron continuar su estancia en el país, preocupados por si perdían el curso. El pasado 12 de marzo, su universidad, la Politécnica de Poznań (PUT) les informó de la suspensión de las clases hasta el 3 de abril, decidiendo aún así continuar con la estancia debido a que “estábamos preocupados por si después no nos dejaban volver desde España y continuar el curso”.

nevera residencia Student Depot Polonez Aun sin clases, la estancia en Polonia para Gámez y el resto de españoles continuaba con normalidad hasta que ayer recibieron una notificación de su residencia señalando que no podían salir de las instalaciones. “Recibimos un correo electrónico a la 01:00 horas que nos comentaba que había un residente con positivo en coronavirus y que cerraban la residencia. Al enterarnos por la mañana ya no pudimos salir para comprar comida y otras cosas que necesitamos, como productos de higiene“.

La residencia Student Depot Polonez ofrece habitaciones individuales a sus residentes, algunas con microondas y nevera “pero no todas, y las neveras son muy pequeñas, por lo que tampoco podemos comprar demasiada comida, ya que no tendríamos donde guardarla“.  Eso en el caso de las habitaciones individuales pues “hay otras de dos o tres personas que tienen la misma nevera y por lo tanto menos espacio por persona para tener la comida”. Además, por cada planta hay una o dos cocinas comunes al servicio de los estudiantes quienes temen “salir de la habitación por poder contagiarnos, ya que el residente que tiene coronavirus podría estar haciendo uso de esos espacios y contagiarnos al resto. Esto complica la situación, porque hay alimentos que necesitamos cocinar y no sabemos cómo lo vamos  hacer”.

Alternativas de pago

Desde la residencia Student Depot Polonez, la alternativa para acceder a alimentos que se ha dado a los alumnos y alumnas pasa por pagar 10 euros la día por un desayuno y una cena al día. Este catering sería “opcional” para los estudiantes, aunque no se les permite salir a comprar otro tipo de alimentos fuera.

“Consideramos que es un abuso que nos cobren tanto por un desayuno y una cena, los cuales además no atienden a las necesidades de muchos de nosotros como alergias y demás”. La notificación de esta opción se hizo también por correo electrónico, dando la posibilidad a los estudiantes de solicitar “miniofertas”, por las que por ejemplo solo la cena saldría por unos cuatro euros. “Los precios no los bajan y supone un coste muy alto por solo un desayuno y una cena que además sería mínimo hasta el día 30”, recalca Sara Gámez.

Los estudiantes españoles, tal y como señala Gámez, se han puesto en contacto con la embajada de España en Polonia, solicitándoles asesoramiento sobre la legalidad de esta situación. Según señala la propia Gámez “es una estafa, porque consideramos que es muy caro y se están aprovechando de la situación, hay muchos compañeros sin comida que tampoco pueden salir a comprarla”. Frente a esto, la residencia les ha permitido comprar online en supermercados, algo que “tampoco nos soluciona mucho, porque no sabemos cómo luego vamos a cocinar esa comida o directamente recogerla si se supone que no podemos salir de la habitación”. 

La situación se ha vuelto muy angustiosa para los residentes, quienes se ven encerrados y sin posibilidad de salir del espacio para adquirir productos básicos. Por esta causa piden ayuda para que se conozca su situación y se inste a la residencia a ofrecerles alternativas viables para adquirir alimentos y otros productos de primera necesidad, así como la opción para cocinarlos sin arriesgarse a contagiarse.

Desde la Universidad de Málaga, la vicerrectora de Movilidad y Cooperación Internacional, Susana Cabrera, ha señalado como, tras ser informado del caso, se pondrán en marcha para contactar con los alumnos afectados. Asimismo, les recomienda informar a sus universidades de origen y recoger todas las facturas o tickets que les emita la residencia.

 “Es necesario mantener la calma, saber esperar y no dar mensajes alarmistas”

Desde Polonia, el estudiante afectado por COVID-19 se ha puesto en contacto con este medio para señalar su estado actual. Según señala este alumno, está guardando la cuarentena en su habitación sin entrar “en contacto con ninguna persona, ya sean mis colegas o los de Seguridad, que me traen la comida. Cada vez que he necesitado algo lo han dejado fuera, en mi puerta, y yo lo recogía una vez se habían ido. Además, mis coordinadores de Erasmus y mi médico del departamento de Enfermedades Infecciosas del hospital donde me hicieron la prueba han estado siempre a mi disposición para cualquier duda o papel que he podido necesitar”. 

En este sentido, el alumno español con coronavirus recalca que la situación “es complicada para todos, tanto para nosotros como para la residencia, pero se están preocupando de que no nos falte de nada y de que estemos seguros“. Llamando a la tranquilidad y reiterando que “entiendo que hubiera gente que ayer se pusiera más nerviosa, pero es necesario mantener la calma, saber esperar y no dar mensajes alarmistas, ya que hay que ser capaz de tener una visión más amplia y no concentrarse solo en el minuto a minuto.”

De esta forma, el alumno asegura que, siguiendo los protocolos no ha salido fuera de su habitación, por lo que sus compañeros pueden estar tranquilos. Así, ha podido pedir comida preparada a través de una empresa de servicio a domicilio. “Sí que podemos pedir lo que nos plazca a través de aplicaciones como Glovo, siempre y cuando sean ingredientes para cocinar o alimentos ya preparados procedentes del supermercado y no pedidos a domicilio, para evitar el tránsito excesivo de repartidores a la residencia. Por lo tanto, nuestro acceso es tan limitado como lo debe ser en cuarentena, si bien los gastos de envío (6zl, al cambio 1,32 euros) son un pequeño inconveniente”, señala el alumno.

Respecto a la alternativa de comida ofrecida por la residencia, expresa que “no estoy obligado a contratar el catering, aunque lo he hecho por comodidad y para que mis amigos no tengan que cocinarme y estar en las cocinas. Puede que los precios sean algo elevados, pero considerando la cantidad y calidad de la comida de hoy y de ayer y conociendo las circunstancias no me parece desorbitado”.

[Desde Aula Magna hemos acordado no dar el nombre del estudiante afectado por coronavirus para mantener su intimidad]

Contestación de la Residencia Student Depot Polonez

Desde la propia residencia Student Depot Polonez, se ha comunicado el proceso a llevar a cabo por la entidad ante el caso de coronavirus. Así, “después de consultar con profesionales médicos y de salud pública, el estudiante fue puesto en aislamiento en su habitación independiente, y todos los demás residentes fueron puestos en cuarentena estricta de acuerdo con las pautas del gobierno y de la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.

La residencia reitera su trabajo en la mejora de la limpieza y provisión de mascarillas a los estudiantes, siguiendo los consejos gubernamentales. Asimismo, la residencia ha informado que “desde que puso a los residentes en cuarentena, Student Depot también ha facilitado la entrega regular de alimentos y bebidas para todos los estudiantes, incluida la provisión de suministros complementarios. Además, los residentes han sido informados sobre la disponibilidad de servicios de entrega de alimentos. Se les pidió a los estudiantes que hicieran grandes pedidos para limitar la frecuencia de contacto tanto como sea posible. Para que la entrega de alimentos cumpla con las recomendaciones y procedimientos de seguridad actuales, los miembros del equipo de seguridad asignados entregan alimentos y otros productos a las puertas de los residentes“.

En cuanto al tema del acceso a los alimentos, según señala la propia residencia  se “cumple con los requisitos especiales establecidos por las Autoridades de Salud de Polonia y es reconocido por cumplir con los más altos estándares de calidad“.


Compartir