La UAL da las claves del emprendimiento agrícola a las mujeres saharauis

La UAL da las claves del emprendimiento agrícola a las mujeres saharauis


A mediados del pasado mes de marzo, concretamente entre los días 19 y 26, una delegación de la Universidad de Almería viajó los campamentos de refugiados saharauis (CRS) existentes en la zona de Tindouf (Argelia) para ofrecerles las claves del emprendimiento agrícola, especialmente a las mujeres saharauis. El motivo de este viaje se remonta a la Asociación Arenas del Desierto, compuesta por más de 120 personas de origen saharaui que viven en la provincia de Almería, auspiciada por la Delegación Saharaui para Andalucía. Colectivo que recientemente contactó con la institución almeriense para solicitarle ayuda frente a una doble situación que atraviesan los CRS ya que, por un lado, estaría el desabastecimiento de producto vegetal fresco, y por otro la falta de oportunidades laborales, especialmente entre las mujeres jóvenes.

Así, ante tal situación, la UAL formó un equipo de especialistas conformado por tres profesores en Sociología, uno en Psicología y cuatro en Agronomía, así como un integrante del personal técnico, para viajar a la zona y enseñarles las claves del emprendimiento agrícola con el fin de paliar estas dos problemáticas.

En este sentido, según los datos del Programa Mundial de Alimentos (PAM), 52.080 personas se encuentran en situación de inseguridad alimentaria en los citados campamentos (CRS); y 100.688 personas se encuentran en riesgo de inseguridad alimentaria. La canasta de ayuda básica del PAM, compuesta de harina, aceite, azúcar y legumbres, está concebida para asistencia en cortos períodos de tiempo y debe ser complementada, según Cooperación Española, con vitaminas, minerales y micronutrientes, proporcionados sobre la base de productos frescos.

Sin embargo, en su estrategia humanitaria 2018-2019 para la población refugiada saharaui, la citada Cooperación Española reconoce que “hasta 2017 la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) y la Oficina Humanitaria de la Unión Europea (ECHO) hacían distribuciones coordinadas mensuales de 3 kilos de producto fresco por persona, pero en dicho año 2017 la ECHO ha dejado de realizar esta actividad”. Por otro lado, también señala que “el entorno natural y la situación política limitan significativamente las oportunidades de empleo y las actividades generadoras de ingresos y, aunque existe una economía no estructurada, ello no supone oportunidades laborales significativas para la población en general y para la juventud en particular, por lo que existe una alta dependencia de la ayuda externa”.

Por este motivo, el equipo de expertos de la UAL trabaja ahora junto a los actores implicados en los campamentos con el objetivo de elaborar proyectos de cooperación internacional al desarrollo con los que se permita obtener financiación para abordar los problemas. Por ahora, el mejor modo que se ha estimado es el de ofrecer las claves del emprendimiento agrícola a la población de los CRS, ya que se ha visto como el camino para el empoderamiento de las mujeres jóvenes y para garantizar el abastecimiento de género fresco. Valoración que han realizado tras la observación en persona de la situación que atraviesa esta población, algo que se ha podido realizar de la mano del Vicerrectorado de Investigación, Desarrollo e Innovación de la Universidad de Almería.


Compartir