La UJA celebra un ciclo de conferencias sobre el deterioro ambiental de los suelos


La evolución del olivar en Andalucía ha afectado a la salud biológica del suelo, esta es una de las reflexiones que se han hecho en el ciclo de conferencias organizado por la Universidad de Jaén para conmemorar el Año Internacional del Suelo. El último encuentro celebrado en este ciclo tuvo lugar la semana pasada y ha tratado sobre la evolución histórica de este sistema de cultivo en Andalucía, desde las 42.000 hectáreas que ocupaba a mediados del siglo XVIII hasta el millón y medio actuales.

Así, el investigador José Alfonso Gómez, director del Instituto de Agricultura Sostenible de Córdoba del CSIC, ha impartido la tercera y última conferencia del ciclo analizando la transformación que ha vivido este sector que ha pasado desde sistemas de cultivo tradicional, que contemplaba el uso del ganado, así como el aprovechamiento de la madera y de otros recursos del olivar, hasta los sistemas intensivos, focalizados en la obtención optimizada de aceite de oliva a partir de la implantación de las últimas innovaciones tecnológicas.

Esta especialización del olivar ha supuesto, entre otras cosas, la eliminación de la cubierta vegetal, la intensificación en la mecanización, el uso de agroquímicos, o la extensión geográfica del olivar que ha supuesto la colonización de suelos progresivamente menos aptos para el cultivo, principalmente en zonas de pendientes. Todo ello, según ha explicado el experto, ha repercutido en la salud medioambiental de los suelos. De manera que la acción de la erosión es mucho mayor, llegando a perderse entre 2 y 4 milímetros de suelo al año. Esto es debido principalmente a la eliminación de las plantas y arbustos que cubrían el suelo y que frenaban los efectos de la erosión, o a las olivas que se ubican en zonas de pendiente donde el efecto de la misma es mayor. El conferenciante ha apuntado también, en relación a este tema, que las medidas ambientales de condicionalidad implementadas en la nueva Política Agraria Común se limitan a la obligación de establecer cubiertas vegetales en pendientes mayores al 10%, una medida que a su juicio podría no ser suficiente para reducir los niveles de erosión.

Los distintos expertos que han participado en estas sesiones han insistido en la importancia de conocer la actividad biológica de los suelos, dado que como recursos naturales su valor es incalculable, y su agotamiento o deterioro puede hacer que de cara al futuro dejen de ser productivos desde el punto de vista de la agricultura. Este ciclo de conferencias ha estado organizado por el Centro de Estudios Avanzados en Ciencias de la Tierra y la Facultad de Ciencias Experimentales de la Universidad de Jaén con el objeto de conmemorar el Año Internacional del Suelo, y ha incluido tres sesiones, celebradas en septiembre, octubre y noviembre, con ponencias de expertos relacionados con el estudio ecológico del suelo y su valor medioambiental para la sociedad. El objetivo ha sido ‘aproximarse’ al conocimiento que hay sobre los suelos desde diversas disciplinas científicas.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *