La UPO apuesta por la chicoria hueca, vegetal en peligro de extinción considerado ‘fósil viviente’


Investigadores del Área de Botánica de la UPO están realizando un programa de reintroducción en la localidad gaditana de Chiclana de la chicoria hueca, una especie vegetal en peligro de extinción considerada como fósil viviente.

El proyecto, que ha incluido el establecimiento de una población experimental en la laguna de la UPO y la reintroducción en la Laguna de la Paja, en Chiclana, donde antaño existieron poblaciones naturales de la especie, ha sido puesto en marcha por los profesores e investigadores del Área de Botánica de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, María Luisa Buide y Santiago Martín en colaboración con un equipo de científicos del Real Jardín Botánico de Madrid. El programa de reintroducción tiene como objetivo la recuperación de esta población extinta.

Además de que se encuentra dentro del área de distribución histórica de esta especie, la Laguna de la Paja de Chiclana tiene la ventaja de que se han excluido los grandes herbívoros por medio de un vallado, a lo que hay que añadir la protección legal como reserva natural concertada, que aumenta las probabilidades de una reintroducción exitosa. La chicoria hueca.

La chicoria hueca es una especie herbácea perenne perteneciente a la familia de las compuestas, exclusiva de la Península Ibérica, considerada en peligro crítico de extinción. Además, ha sido catalogada como ‘fósil viviente’ por ser la única especie del género y por su reducida área de distribución y número de poblaciones e individuos.

La chicoria hueca es al mundo vegetal en España lo que el lince a la fauna ibérica. De hecho, su única población española existente en la actualidad se encuentra en el Parque Nacional de Doñana y se encuentra amenazada principalmente por la fuerte herbivoría que sufren estas plantas en su hábitat, es decir, el uso de las mismas como alimento por parte de los animales del entorno.

Desde la UPO explican que la chicoria hueca era, probablemente, una especie abundante a lo largo de las marismas del Guadalquivir y otras zonas de Andalucía occidental, así como en otros enclaves con el mismo hábitat en Portugal, pero la destrucción y fragmentación masiva de su hábitat debida a la urbanización y a la actividad agrícola produjo la extinción de la mayor parte de sus poblaciones.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *