La US y la UGR prueban un tratamiento contra células tumorales con menos efectos secundarios


Los trabajos persiguen mejorar el conocimiento de los efectos de un tipo de radioterapia, conocida como protonterapia con menos efectos secundarios y más eficaz para determinados tipos de tumores que el convencional con electrones y fotones.

Miembros del grupo de Estudios del Transporte y Efectos de la Radiación de la Universidad de Sevilla están llevando a cabo un estudio, en colaboración con la Universidad de Granada, el Hospital Universitario San Cecilio de Granada, el Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla y el Centro Nacional de Aceleradores hispalense, para evaluar los daños producidos en células tumorales cuando son irradiadas con un haz de protones.

Según explican desde la US, “los protones depositan su energía de manera más localizada que los fotones, lo cual permite irradiar el volumen canceroso con una precisión mayor y minimizar la dosis absorbida por el tejido sano circundante”.

Esto hace que, entre otras patologías, esta terapia esté especialmente indicada en determinados tumores en niños y niñas de menor edad, disminuyendo la probabilidad de posteriores alteraciones en el crecimiento y trastornos cognitivos.

Como contrapunto, esta nueva modalidad requiere tanto una tecnología como una planificación y control de calidad más avanzados. De hecho, esta técnica ya se utiliza en numerosos países de Europa y del resto del mundo, pero en la actualidad no hay ningún centro especializado en España, por lo que actualmente se trabaja en ello.

Paralelamente a esta investigación, el grupo de investigadores capitaneado por Mª Isabel Gallardo trabaja en un nuevo proyecto de Excelencia de la Junta de Andalucía para la Optimización de un Sistema para Verificación de Tratamientos de Radioterapia, con el objetivo de poner a punto un nuevo dispositivo que mida el nivel de radiación real que se libera en el paciente y facilitar un mapa de la dosis recibida en el plano axial de la zona tumoral y sus alrededores.

Por ello, los investigadores de la Universidad de Sevilla están diseñando un sistema que facilite el uso de estos detectores en el entorno hospitalario para que el médico y el radiofísico obtengan la información de manera clara y sencilla de manejar.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *