Las plantas también cuentan

Las plantas también cuentan


Si se pregunta a una persona, tras un paseo por el parque, sobre el último animal que vio, podrá contestar sin pensar demasiado. Recordará su color, forma y tamaño y podrá diferenciarlo fácilmente de otros animales. Sin embargo, si se le pregunta acerca de la última planta que vio, seguramente tardará algo más en dar una respuesta y no será tan precisa como la anterior.

A finales de la década de los 90, se acuñó el término “plant blindless” que se define como la incapacidad para ver o percibir las plantas en el propio entorno. Varios estudios ya han demostrado la existencia de este sesgo en la percepción de los seres vivos en la infancia. Ahora, investigadores de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Córdoba muestran los resultados de una investigación que apoya por primera vez esta teoría en el alumnado universitario.Un estudio de la UCO muestra la incapacidad para ver o percibir las plantas en el propio entorno.Los profesores Jerónimo Torres y Jorge Alcántara, autores del artículo científico, han analizado cuestionarios realizados durante cinco años a estudiantes del Grado de Educación Infantil, en los que se les preguntaba acerca de elementos del paisaje mientras caminaban por un parque. Por ejemplo, al preguntarles por un ser vivo, un 73% indicaron un animal a pesar de que la mayor parte de los seres vivos presente en un parque son especies vegetales.

Esta investigación demuestra, por primera vez, que la tendencia mostrada en la infancia de no considerar las plantas como seres vivos continúa en estudiantes universitarios. Según los autores del artículo, estos resultados son importantes para que estudiantes del Grado de Educación Infantil sean conscientes de propios sesgos al interpretar el paisaje y no los transfieran a su futuro alumnado.

Esta ceguera hacia las plantas, que se intensifica con el incremento de la urbanización y de una menor exposición a entornos naturales, afecta directamente al limitado interés que la sociedad tiene por la conservación de especies vegetales en comparación con los animales. Reducir este sesgo en las generaciones futuras supondría valorar la importancia de las plantas en la protección del medio ambiente y restaurar su papel fundamental en las políticas de conservación.


Compartir