Las universidades públicas andaluzas acuerdan la reanudación de las prácticas académicas externas de manera presencial

Las universidades públicas andaluzas acuerdan la reanudación de las prácticas académicas externas de manera presencial


Las Universidades Públicas de Andalucía han aprobado la reanudación de las prácticas académicas externas de manera presencial. El acuerdo atiende a las directrices que se contengan en las distintas fases del Plan para la transición hacia una nueva normalidad.

Tal y como señala el acuerdo adoptado por los rectores y rectoras andaluces, la reanudación de las prácticas presenciales no significará abandonar las prácticas que se desarrollen de forma telemática. Así, se considera el modo telemático el prioritario aunque ambos pueden usarse de forma indistinta.

Para los nuevos contratos de practicas externas, ya sean presenciales o no presenciales, el acuerdo señala que solo se autorizarán para aquellas empresas que no se encuentren en un procedimiento de regulación de empleo (ERTE), excepto si este está ligado a una parte específica de la empresa, no relacionada con la práctica a desarrollar. Esta delimitación se une a la norma por la cual la realización de prácticas académicas externas presenciales durante la transición a una nueva normalidad solo puede llevarse a cabo en aquellas áreas de actividad autorizadas por el Gobierno Estatal y Autonómico en las distintas fases del Plan para la transición hacia una nueva normalidad.

Este acuerdo sobre la reanudación de las prácticas de manera presencial también serán aplicables en el caso de prácticas académicas externas curriculares en títulos que dan acceso a profesiones reguladas aunque estarán sujetas al esquema establecido, en su caso, por las Consejerías de la Junta de Andalucía o los Ministerios competentes en la materia, así como a las recomendaciones y acuerdos alcanzados por las conferencias nacionales de decanos, a fin de que las competencias adquiridas por los estudiantes sean similares en todo el territorio nacional.

Acuerdo con las Conferencias de Decanos y Directores

El pasado 21 de mayo desde la Crue Universidades Españolas se reunieron con un total de 33 de representantes de la Conferencias de Decanos y Directores para analizar los cambios que las universidades se han visto obligadas a adoptar como consecuencia de la pandemia de la COVID-19. Entre los temas tratados, las prácticas externas tuvieron un papel de relevancia.

La US plantea las prácticas para verano

En el caso de la Universidad de Sevilla han sido 324 los estudiantes que han estado realizando sus prácticas extracurriculares de forma telemática. Y está previsto que otros ocho alumnos las comiencen durante los meses de junio, julio o septiembre.

De las 324 prácticas telemáticas, un total de 294 eran inicialmente presenciales y se transformaron en prácticas online con motivo del estado de alarma derivado de la pandemia COVID-19.

La Universidad de Sevilla envió un correo electrónico a todos los estudiantes y tutores profesionales que tenían prácticas activas en el momento del inicio del estado de alarma (673) informándoles de la situación. Y finalmente 294 optaron por transformar las prácticas a la modalidad telemática.

Las 30 prácticas restantes se han tramitado durante este periodo de enseñanza no presencial. Además, otros ocho estudiantes iniciarán sus prácticas de forma online en los meses de junio, julio o septiembre.

En este sentido, los asistentes a esta reunión subrayaron el buen funcionamiento de los ejercicios prácticos para compensar las actividades que en una situación de normalidad se realizan de forma presencial. Asimismo, platearon la necesidad de abrir las clínicas universitarias para la realización de actividades formativas por parte de becarios, un extremo que habrá que abordar con las autoridades competentes.

En cuanto a las prácticas externas, los decanos y decanas mostraron su inquietud por aquellas que se realizan en juzgados y cuya actividad está restringida a actuaciones de urgencia, así como por la posibilidad de que se acumulen el curso que viene un número elevado de estudiantes en un contexto en el que se prevé una menor oferta.  Además, han planteado que el Ministerio permita mediante una instrucción la realización de prácticas externas en los meses de julio, agosto y septiembre, sobre todo para los casos en que se requiere la adquisición de competencias y también han apelado a la necesaria coordinación entre conferencias de decanos sobre las prácticas en que coinciden estudiantes de diferentes titulaciones.


Compartir