Las universidades se suman al dolor por el fallecimiento de Margarita Salas

Las universidades se suman al dolor por el fallecimiento de Margarita Salas


La insigne científica Margarita Salas, pionera de la biología molecular falleció ayer en Madrid a la edad de 80 años. Reconocida internacionalmente, fue nombrada Doctora Honoris Causa por las universidades andaluzas de Málaga, Jaén y Cádiz.

La trayectoria de Salas, también le valió el reconocimiento de Doctora Honoris Causa por la Universidad Pontificia de Salamanca, la Universidad Rey Juan Carlos, la universidad de Extremadura, la Universidad carlos III de Madrid, la Universidad Politécnica de Madrid y la Universidad de Burgos, la universidad de Murcia, la universidad de Oviedo, la Internacional Menéndez Pelayo, y la UNED.

Con un reconocimiento internacional, Margarita Salas era licenciada en ciencias químicas por la Universidad Complutense de Madrid, llegando a ser discípula de Severo Ochoa,​ con quien trabajó en los Estados Unidos. Tras su experiencia americana, de vuelta a España, fundó un grupo de investigación de genética molecular, donde realizó su principal descubrimiento: el método de la ADN polimerasa del virus bacteriófago phi 29.

Su carrera, desarrollada en tiempos en los que las mujeres tenían enormes dificultades para dedicarse a la ciencia, sirvió de inspiración para gran número de científicas españolas, que seguirían sus pasos.

Luto en Cádiz

A propuesta de la Facultad de Ciencias del Mar y Ambientales, fue investida doctor Honoris Causa de la Universidad de Cádiz el 23 de abril de 2004, su madrina fue la profesora doctora María Luisa González de Canales García.

Reconocimiento jiennese

Margarita Salas ingresó en el claustro de Doctores de la Universidad de Jaén en diciembre de 2012, en un acto en el que se resaltó el recorrido profesional y científico de la bioquímica española. Fue además la primera mujer en ser reconocida en la UJA como Doctora Honoris Causa.

Agradecimiento desde Málaga

Por su excelsa trayectoria, Margarita Salas fue investida Doctora Honoris Causa por la Universidad de Málaga en el año 2009, en un acto celebrado en la Facultad de Medicina en el que actuó como padrino el profesor Enrique Viguera. Dentro de su vinculación con Málaga, también destaca el bulevar que poco tiempo después se inauguró con su nombre en el Parque Tecnológico de Andalucía, como reconocimiento a su contribución en la difusión de la ciencia.

Firme defensora de la lucha de la mujer por ascender en el mundo académico y científico, se posicionó hasta el final de sus días por esta causa y por combatir la congelación de fondos dedicados a la investigación. Durante toda su vida defendió la máxima de experimentar con la investigación básica de calidad, pues sus resultados, no previsibles a priori, redundarían en beneficio de la sociedad.


Compartir