“Lo bueno del Claustro es que a los estudiantes se les escucha muchísimo”

“Lo bueno del Claustro es que a los estudiantes se les escucha muchísimo”


Este próximo miércoles, 20 de marzo, tendrán lugar las elecciones para elegir al nuevo Claustro de la Universidad de Almería que ejercerá durante los próximos cuatro años. El máximo órgano de representación de la comunidad universitaria, de suma importancia en el organigrama universitario, que podrá convocar elecciones a rector. Un pilar que, además de dicha convocatoria, también contempla entre sus funciones la de elaborar, aprobar y reformar los Estatutos; elegir a los miembros del Consejo de Gobierno en representación de los distintos sectores del Claustro; o, entre muchas otras, elegir al Defensor Universitario.

Para todo ello, el Claustro cuenta con representación de todos los sectores de la comunidad universitaria dentro de las 300 plazas que lo componen. Reparto en el que la representación estudiantil, que viene a significar la voz de los propios estudiantes, comprende el 23% (en total 69 estudiantes dentro del Claustro). Representantes entre los que, tras las elecciones del día 20, quieren estar José Ramón García (Derecho), Tomás López (Psicología), Carina Tripiana (Historia) y José Francisco Herrera (Educación Social).

Motivo por el que a todos ellos, que se presentan con el objetivo de ser un altavoz para las demandas y sugerencias del resto de sus compañeros, les ha hablado la voz de la experiencia personificada en Mercedes Cuenca (Ciencias Ambientales), al pertenecer al actual Claustro vigente,

Estudiantes en el Claustro

Más control de calidad en cuanto a docencia se refiere, un calendario académico acorde a las necesidades de la comunidad o más conciliación para que los estudiantes compaginen su labor de representación con sus clases, vida laboral, familiar o de ocio universitario (deportes y asociaciones) son algunas de las propuestas que pondrán sobre la mesa si consiguen entrar en el Claustro de la UAL. Ideas con las que han hecho campaña para que sus propios compañeros les voten y, así, tener la oportunidad de luchar por ellas.

Y es que “una de las cosas buenas que tiene el Claustro es que a los estudiantes se les escucha muchísimo”, ha señalado Cuenca a sus compañeros; quienes ya cuentan con experiencia como representantes en la institución almeriense en cargos como delegados de clase, miembros de las delegaciones de estudiantes o por juntas de facultad.

Una experiencia “enriquecedora” que les ha aportado infinidad de cosas buenas a nivel personal y académico que, al mismo tiempo, les ha servido para ver que la representación, a veces, es “un poco solitaria porque no hay muchos estudiantes representantes como deberíamos ser”, pero que les permite tener “la conexión directa (entre alumnado e institución) que a veces falta y no conocemos”. En este sentido, los cinco apuntan que “hay mucha gente que desconoce siquiera que existe este órgano (el Claustro)”, y consideran que “es responsabilidad de la Universidad dar a conocer los distintos órganos y sus funciones”.

Desconocimiento al que se suma la falta de vocación y motivación para ser representante ya que “falta información”. “No explican qué es, en qué consiste ni qué te vas a encontrar. Vas a ciegas y una vez dentro conoces a gente que te apoya y empiezas a comprender cómo funciona”, comentan. Formación en donde el Vicerrectorado de Estudiantes “siempre está”, a diferencia de los decanatos que “no nos prestan suficiente atención”, critican.

Por ello, insisten, “los grandes cambios dependerán de nosotros, la intención está. Podemos impulsarlos y todo depende de cómo consigamos movilizarnos y el apoyo de los estudiantes. Ojalá que se produzcan cambios, nosotros tenemos mucho peso en eso”.

Paso pre-electoral

Por otro lado, como antesala de las elecciones a rector y ante situaciones que se están viviendo recientemente, todos consideran que la campaña electoral “puede ser muy bonita y muy productiva si se discute bien, con fundamentos, argumentando. Pero si se hace para hacer daño y crear una mala imagen, y encima se utiliza a los estudiantes y se nombran organismos de representación estudiantiles para difamar y demás, es lo peor que se puede hacer”.


Compartir