Los subcampeones nacionales de debate jurídico confiesan sus trucos


Tan solo llevan unos meses como equipo y han resultado subcampeones nacionales de debate universitario en el Torneo Pasarela Judicial Córdoba, el primer encuentro de la II Liga Nacional que organiza la Fundación Nacional de Debate Jurídico (FEDEJ). Los alumnos de la Universidad de Málaga Juan Romera Fadón, estudiante de segundo de grado en Periodismo; Pablo Camacho Baena, estudiante del Máster de Acceso a la Abogacía; Antonio Méndez Parrado y Eloy Moreno Nadales, estudiantes de segundo de grado en Matemáticas, se han estrenado con una plata que los lleva a disputarse el primer puesto y el premio al mejor jurista universitario del año 2017 en la III edición de la Copa Masters el próximo julio. Eloy, Antonio, Pablo y Juan.

De este modo, los cuatro malagueños tendrán un viaje con todos los gastos cubiertos para debatir en Bruselas y Madrid, en instituciones como el Parlamento Europeo, el Congreso de los Diputados, el Senado y grandes firmas como Ontier Internacional y Uría Menéndez y con un jurado conformado por autoridades judiciales, políticas y de medios de comunicación del país. No fue fácil porque en este evento han participado catorce equipos de universidades de toda España (Almería, Córdoba, Granada, Jaén, Málaga, Mallorca y Valencia), que se reunían para debatir si el ordenamiento jurídico permite una reinserción real de los presos ante un jurado de prestigio: expertos en oratoria y comunicación y Jueces, Magistrados y directores de Instituciones Penitenciarias.

El torneo se desarrolló los días 2 y 3 de diciembre en la Facultad de Filosofía y Letras de Córdoba y el Real Círculo de la Amistad. La victoria fue para el equipo cordobés CDU, conformado por los alumnos de la universidad de Córdoba Lucía Moreno, José Antonio Prados, Javier Martínez y Sabina Pozuelo. “No existe competitividad, al final lo mejor fue el viaje por Córdoba y el tercer tiempo porque somos todos gente joven con parecidas inquietudes“, confiesa Pablo Camacho, último en incorporarse al equipo y que comenzó su periplo en los escenarios haciendo monólogos en bares.

Juan, Antonio y Eloy comenzaron su andadura en el mundo del debate universitario en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UMA en abril de 2016. “Yo entré por casualidad y me ha ayudado mucho en diversos ámbitos, sobre todo a la hora de exponer en clase y aprender a ordenar las ideas y desarrollarlas“, afirma el estudiante de Periodismo, con quien están de acuerdo sus compañeros matemáticos. “Solo hay una profesión en la que no hace falta hablar: sepulturero”, sentencia Antonio Méndez, firme defensor de que “para aprender lo mejor es subirse a un escenario”. “Animaría a participar a todo el mundo, en este tiempo he aprendido muchísimo”, asiente Eloy Moreno, quien explica que “en la final estuvimos más nerviosos, pero estos nervios te ayudan a hacerlo mejor”.

La liga nacional de debate jurídico consiste en tres torneos de debate. El primero fue el de Córdoba, los pasados días 2 y 3 de diciembre de 2016; el segundo en Madrid, que será el 3 y 4 de marzo de 2017, y el tercero, en Barcelona, los días 27 y 28 de abril de 2017. “No sabemos si participaremos en más, por ahora vamos a descansar de debate para centrarnos en los exámenes“, puntualiza Antonio Méndez, capitán del equipo, que destaca como claves para debatir “tener pocas ideas y muy marcadas: hacer una elección de cantidad y calidad. Lo ideal son tres ideas en un discurso. También hablar alto, claro y despacio, teniendo en cuenta las pausas”.

“Beber agua antes de hablar, abrocharse la chaqueta, sujetarse con las manos al atril o sostener un papel”

En este sentido, Pablo Camacho añade que “es importante el uso de la mirada y ganarte la complicidad mientras transmites”. Según Eloy Moreno, para participar “solo hay que tener ganas de debatir, aprender y mejorar en oratoria. Es el momento en la universidad para hacerlo y, además, haces amigos y conoces mucha gente”. Entre otros consejos, los malagueños añadieron beber agua antes de hablar, abrocharse la chaqueta, sujetarse con las manos al atril o sostener un papel.

¿Cómo es un debate jurídico universitario?

La pregunta a debatir en cada torneo versa sobre asuntos jurídicos controvertidos. Los equipos participantes deberán, en las semanas previas al evento, que son de estudio y preparación, elaborar estructuras argumentales, tanto a favor como en contra. Minutos antes de cada uno de los enfrentamientos se sortea la postura, de modo que el jurado ha de abstraerse de su opinión personal para centrarse en valorar la consistencia de los razonamientos y pruebas aportadas. “El tema sale un mes antes y tienes que prepararte las dos posturas porque solo sabes un momento antes cuál te toca: si en contra o a favor”, explica Pablo Camacho, quien hace hincapié en que “hay dos dimensiones en todo debate: fondo o fundamentos y forma o manera de trasmitir. En la final de Córdoba los votos del jurado con respecto al fondo nos lo llevamos nosotros”:

Cada equipo ha de realizar cuatro intervenciones: un turno de introducción, dos de refutación y uno de conclusión. Es un formato muy dinámico, con posibilidad de interpelaciones y preguntas a los refutadores, que permite a los universitarios que se han esmerado lucir su oratoria y desarrollar sus argumentos, fruto del ensayo y la investigación. Así, los debates suelen durar una media hora. “En función de la personalidad se reparten los roles de cada uno. Existe un introductor que durante cuatro minutos presenta la idea, después el primer refutador, con cinco minutos, tiene que dar argumentos y desacreditar un poco lo que ha dicho en la presentación el equipo contrario; el segundo refutador es el que tira en gran medida la argumentación contraria y al final subraya la propia”, ha descrito Juan Romera que concreta que “el conclusor recoge lo expuesto, ese es mi papel, y el otro equipo puede hacer preguntas, lo normal es que hagan dos”.

Otro malagueño forma parte de la Junta Directiva de la Fundación Española de Debate Jurídico, es Diego Rubio Domingo, alumno de sexto curso del doble grado en Derecho y ADE en la universidad de Málaga y vocal de esta Fundación que tiene como finalidad la promoción de la oratoria y conocimiento jurídico enfocada hacia la excelencia universitaria, dirigida por universitarios, apoyada por jueces y magistrados españoles y patrocinada principalmente por la firma Legal y Económico y la editorial Fe d’erratas. Colaboran otras entidades como Wolters Kluver o la Mutualidad de la Abogacía e instituciones universitarias como la Universidad Internacional de Cataluña y el Instituto de Estudios Bursátiles.

 


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *