Miguel Ángel Sánchez: “Hay muchos rectores que desde una cuarta planta ven la situación muy diferente a como la ven los estudiantes”


Los representantes de estudiantes han sido clave en la gestión y comunicación de la crisis en las universidades. Desde la Universidad de Málaga, Miguel Ángel Sánchez, presidente del Consejo de Estudiantes (CEUMA), ha sumado a su trabajo como alumno toda la carga de la representación estudiantil. Con cada nueva medida, el equipo que forma la CEUMA ha estado al pie del cañón para informar a sus compañeros.

Criterios de evaluación, ayudas para dispositivos, convocatorias y toda la información general se ha volcado cada día en las redes del CEUMA. Una tarea que no siempre ha sido fácil pues, como en todo, las directrices han ido llegando a cuentagotas. Así, la relación entre la UMA y sus representantes de estudiantes ha sido en general fluida. Según señala Sánchez “ninguna universidad estaba preparada para esta situación”, pero eso no quitaría que “muchas veces confundimos tener en cuenta con escuchar y oír a las personas. Por mucho que estemos 20 horas reunidos si luego no se tiene ninguna medida en cuenta de poco sirve”.

En este sentido, el presidente del CEUMA remite a las posiciones defendidas por los estudiantes. En el caso del CEUMA entre las principales medidas ante los exámenes se propuso la evaluación continua, “si bien es cierto que en los criterios sale, en el siguiente punto viene que, si estrictamente necesario, se puede hacer un examen final. Yo lo que quiero ver es cómo van a conjugar esos dos puntos, cuando un profesor diga que es estrictamente necesario”.

Ante esta posibilidad de grabar los exámenes, Miguel Ángel Sánchez expone que “la UMA ha desechado el uso del proctoring”, siendo esta una medida celebrada, pero aún así “parece que están más preocupados de que copiemos  a que adquiramos las competencias“, a lo que añade que “si ya estamos estresados por esta situación de crisis añadimos más con la cámara grabando…”.

Poco a poco, junto a las medidas de desescalada se ve luz al final del túnel. Aunque sobre la mesa se empieza a plantear un Plan B en el cual el curso que viene se tenga que comenzar de forma virtual. Ante esta posibilidad, según señala Sánchez, no todas las universidades están listas, sumando que “depende de lo que consideremos como preparada. Después de varios meses de confinamiento ya los problemas del principio se han solucionado. Para el curso que viene hay exámenes en septiembre y la universidad no hay dicho todavía nada al respecto. Yo creo que para septiembre no estaremos listos, seguiremos de confinamiento y con distanciamiento social“. Para hacer frente a esta posibilidad, Sánchez “animaría a las universidades a plantearse si las soluciones que se dan van en la dirección de algo más temporal o permanente”.

Todo ello apostando por un diálogo que tenga en cuenta a los alumnos. Así, Miguel Ángel Sánchez expone que como “hay muchos rectores que desde una cuarta planta ven la situación muy diferente a como la ven los estudiantes. Hablar de que el curso está continuando como si nada es negar el estado de excepcionalidad completo, que hay mucha gente que no se ha podido adaptar al sistema virtual”.

Dentro del trabajo como medio de comunicación, Aula Magna, El Periódico Universitario continúa informando de la realidad de cada campus universitario durante esta crisis sanitaria. Con estas entrevistas además buscamos acercar la opinión de diversas autoridades académicas, acercando las universidades a cada casa.


Compartir