Adición, terror y sangre fría ¿hasta dónde llegarías por sobrevivir?

Adición, terror y sangre fría ¿hasta dónde llegarías por sobrevivir?


El suspense de que algo terrible puede surgir en cualquier momento es el germen que aúna la nueva obra de Mikel Santiago La isla de las últimas voces (EdicionesB). Una nueva novela que secuestra al lector y hace del proceso de lectura toda una experiencia.

Tal y como señala su autor “es una obra que busca ser dinámica, odio cuando como lector compro un libro y se cae de las manos”, siendo esta novela una historia ágil y  de rápida lectura, atrapando desde las primeras palabras.

Con distintas voces narrativas, La isla de la últimas voces proyecta una historia donde se conoce la vida de diferentes protagonistas, todos ellos con un estilo directo y donde pro primera vez Santiago se ha enfrentado al reto de ponerse en la piel de una mujer. “Ha habido mucho oficio en representar a Carmen (protagonista de esta novela), ha sido difícil escribir desde la perspectiva de una mujer, pues aunque en muchas ocasiones pensemos igual las mujeres tienen otra forma de pensar en otras muchas cosas lo que obliga a explotar el lado más femenino de cada uno”.

Para ello, Mikel Santiago ha adoptada lo que las mujeres de su entorno entrevén del carácter y estilo de Carmen, la cual comenzó “siendo un personaje más y ha llegado a convertirse por ella sola en protagonista”.

Un miedo que no se ve

La historia que presenta Santiago traslada al lector a una isla con reminiscencias a Lovecraft, un vago recuerdo a Stoker y muy King, referentes que para su autor están en el imaginario que construyen St. Kilda, escenario de este thriller. Sin llegar al horror de contemplar a un monstruo este se intuye de forma constante en las acciones para sobrevivir de los personajes llevando a la pregunta de ¿quién es el verdadero villano? ¿el posible monstruo o el pueblo que vive bajo su sombra? Una historia que “habla de humanos, de lo emocionales que somos” y cuyo objetivo es mostrar “la sangre fría que podemos llegar a tener”.

Con ritmo, adicción y una pequeña dosis de terror Mikel Santiago lo ha vuelto a hacer, en sus librerías una recomendación para estas navidades.


Compartir