El modelo de financiación de la Junta de Andalucía a las universidades se retrasa

El modelo de financiación de la Junta de Andalucía a las universidades se retrasa


El pasado miércoles 26 de abril el Consejo Andaluz de Universidades (CAU) se reunió para tramitar el reparto de la financiación de las universidades públicas de Andalucía. Con el retraso del modelo de financiación prometido por la Junta de Andalucía los rectores han vuelto a consensuar el reparto siguiendo el modelo antiguo, a esperas de que tal y como prometió Antonio Ramirez de Arellano se presente el nuevo modelo en los próximos meses.

El reparto de la financiación se ha realizado atendiendo a una serie de consideraciones y, tal y como ha señalado Miguel Ángel Castro, rector de la Universidad de Sevilla, “en realidad, al no aplicar un modelo no se ha satisfecho a nadie en términos absolutos. Y lo que hemos pedido es que se trabaje ahora, que estamos en el mes cuatro, para que el 1 de enero de 2018 tengamos un modelo que se haga con el máximo consenso posible”.

El pasado curso, el Consejero de Economía y Conocimiento señaló que las Universidades andaluzas dispondrían de un nuevo modelo a principios del presente año, una promesa que ya lleva meses de retraso y que ha obligado a los gobiernos universitarios a disponer el reparto económico atendiendo a las anteriores directrices. Aunque todavía no es oficial, lo que si se ha presentado es un borrador del modelo de financiación. Este primer documento expondría al parecer una diferenciación entre las instituciones atendiendo al tamaño de las mismas, lo que supondría poner en desventaja a las universidades más pequeñas como sería el caso de la UPO o la Universidad de Huelva. Así mismo, las quejas suscitadas al mismo revierten sobre la Junta las acusaciones de “privatización” de la Universidad por la aceptación de entrada de capital privado.

Posicionamiento de los rectores ante el retraso del modelo de financiación

El retraso del nuevo borrador es un tema que afecta de lleno y que han subrayado los rectores andaluces.  En general los máximos responsables de las universidades han coincidido en mostrarse preocupados por ello, aunque hayan podido avanzar en el reparto financiero de este año. Así, José Ángel Narváez, rector de la Universidad de Málaga, ha manifestado respecto a la reunión del CAU y el reparto de la financiación que “seguimos discutiendo con la Junta de Andalucía. Se sabe que los rectores y la Junta tenemos discrepancias sobre ese modelo. Ayer en el CAU se aprobaron los presupuestos, es decir, el reparto que ha hecho la Junta del dinero a las universidades para el año 2017 con el compromiso de que  el modelo represente un modelo en el que todos nos sintamos cómodos, sentirnos cómodos significa que las universidades podamos entender que nuestro servicio público se da con eficacia y con garantías hacia el ciudadano.

Por su parte, el rector de la Universidad de Córdoba, José Carlos Gómez Villamandos, ha afirmado mostrarse “razonablemente satisfecho” con el reparto de los fondos para este año 2017 que se abordó en la citada reunión del CAU del miércoles. En este sentido, destacó el reparto de los nuevos planes de excelencia, “que nos permitirán el desarrollo de algunas nuevas políticas en lo que queda de año”. En concreto, en virtud de este reparto, y sobre la base de criterios algo distintos a los del año pasado -que esbozan ya en cierta manera lo que será el futuro sistema de financiación de las universidades públicas andaluzas-, esta universidad recibirá unos 99 millones de euros. No obstante, Gómez Villamandos volvió a subrayar que en esta reunión del CAU no se avanzó nada respecto al futuro modelo de financiación.

En palabras de Pilar Aranda, rectora de la Universidad de Granada “el reparto de la financiación actualmente se encuentra en fase de cierre, por lo que el reparto no es definitivo, ni hay fecha fija en este momento para que se realice, aunque será en breve. La Universidad de Granada está muy satisfecha con el proceso y con el reparto provisional que se nos ha concedido, pero no nos corresponde adelantar datos, ya que no es prudente. El proceso se encuentra en fase de cierre, y hay implicadas otras universidades andaluzas, por lo que creemos que es el propio consejero el que debe hacer declaraciones”.

Desde la US, Miguel Ángel Castro ha señalado a Aula Magna que “agradecí muchísimo a las autoridades que lo hubieran presentado porque ya estamos en el mes cuatro y es fundamental para las universidades que sepamos ya definitivamente cuál es la cantidad que nos tienen asignados. Porque nosotros hemos hecho a su vez nuestros presupuestos pero están dependientes de la distribución del dinero de la comunidad para poder ejecutarlos o pedir los cambios, las propuestas o las necesidades que se tengan de tal modo que era clave que se hiciera pronto y en ese sentido hay que agradecerlo”. En concreto, Castro ha manifestado la necesidad de un “compromiso de tesorería para que podamos garantizar que nos van a ir dando ese dinero que se ha puesto ahí periódicamente para que las universidades puedan hacer uso de él” subrayando que “es tan importante tenerlo y comprometerse como distribuirlo realmente”. En esta línea ha querido señalar que “quedan dos cosas importantes y el secretario general se comprometió en que durante el mes de mayo tendremos una reunión donde se acordarían las fechas y cantidades y entonces esas cosas son de valorar. Y todas fueron contadas y comentadas positivamente”.

Desde la Universidad de Huelva, Francisco Ruiz ha querido señalar sobre el modelo de financiación que “ahora mismo lo que se ha producido es un aparto de los fondos de 2017, pero aún no se ha pormenorizado cuáles van a ser las partidas del nuevo modelo de financiación. Eso habrá que analizarlo progresivamente, sobre todo de aquí al verano, ya que es en verano cuando se hacen los presupuestos de la Junta de Andalucía para el año que viene. Por ello, lo que esperamos es que la Junta de Andalucía cuente con las universidades para diseñar no sólo el modelo sino la cuantía”. Ante el reparto de fondos, Ruiz ha querido señalar que espera “que se atiendan no sólo a la suficiencia sino a la convergencia, ya que hay determinadas universidades, como es el caso de la Universidad de Huelva, que viene de una situación difícil y necesita apoyos para converger a la media del sistema universitario público andaluz”.

Finalmente, desde la Universidad de Almería su rector, Carmelo Rodríguez ha expuesto que “este año lo que se pretendía era aprobar un modelo de financiación plurianual en base a unos criterios. El problema es que desde el principio la mayoría de las universidades no estábamos de acuerdo con los criterios fundamentales de reparto, que eran basados en el gasto de Capitulo I y Capitulo II. Es verdad que ese criterio te garantizaba que universidades que podían tener problemas económicos como la de Granada al menos tuviera garantizado poder cubrir esos capítulos. Pero los rectores queríamos ir más allá, queríamos un modelo basado en objetivos académicos, de internacionalización, de investigación…”. Por todo ello, el rector almeriense ha querido señalar que “como no ha dado tiempo a hacer un modelo basado en esos criterios, lo que si estuvimos todos de acuerdo, tanto la Consejería como los rectores; es acordar una distribución, a que hubiese un acuerdo de distribución puntual para este año, que si es verdad que lo primero que garantizase es ese gasto de Capitulo I y II. Es decir, ser solidarios con las universidades que mas problemas tendrían para cubrir ese gasto de CI y CII como la UGR o la US, fundamentalmente UGR, y entonces aceptamos… es decir, no nos opusimos, concretaría más, a esa distribución que nos proponía la Junta de Andalucía”. La conclusión final, destacada por Carmelo Rodríguez ha sido acordar que “desde mañana mismo se va a empezar a trabajar en un modelo de financiación con unos criterios mucho más objetivos y que se puedan aplicar a un modelo plurianual”


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *