‘Mujeres en el laberinto’, miradas al horror del Congo

‘Mujeres en el laberinto’, miradas al horror del Congo


En la zona este de la República Democrática del Congo se acumulan todo tipo de riquezas: diamantes, oro, petróleo o gas, entre otros, mientras que gran parte de la población vive situaciones de extrema miseria. Los combates por el control del territorio nunca han cesado y generan una situación de máxima violencia que conduce al abaratamiento de los precios que estas materias adquieren en el mercado internacional. En los últimos tiempos ha aumentado la gravedad y frecuencia de los saqueos, asesinatos, violaciones y mutilizaciones de mujeres y niñas, que ahora se mezclan con la antropofagia y la hematomancia. Algunas de estas mujeres, desafiando a la sociedad, han roto su silencio y han denunciado hechos terribles. En la exposición ‘Mujeres en el laberinto’ se da voz a estas protagonistas que, atrapadas en el laberinto, gritan pidiendo ayuda.

La muestra, que ha sido inaugurada este viernes a las 20.00 horas en la sala de exposiciones del Rectorado de la Universidad de Málaga, cuenta con las fotografías de Concha Casajús y Pedro Negre, que denuncian el horror que sufren las mujeres y niñas africanas. Horas antes de la apertura al público, la muestra se presentó a los medios de comunicación en un acto presidido por Tecla Lumbreras, vicerrectora de Cultura y Deportes, y en el que estuvieron presentes los propios autores Negre y Casajús, que es también comisaria de la muestra junto a Mª Jesús Bernet. En el acto de presentación también participó María Eloy-García, autora de los poemas que acompañan las imágenes en la propia sala y en el catálogo que se ha editado con motivo de esta exposición.

Exposición 'Mujeres en el laberinto' en el Rectorado de la UMA.

‘Mujeres en el laberinto’.

La vicerrectora ha nombrado a la película ‘Diamantes de Sangre’ para explicar que “en la triste historia de África, siempre que se encuentra algo de valor, sus habitantes sufren y mueren en la miseria. Cuando hablamos de los habitantes, las mujeres tienen la peor parte“. “Esta exposición recoge la zona este de la República Democrática del Congo donde existe una paradoja entre la riqueza de recursos que tiene el país y la pobreza extrema, es el país más pobre del mundo después de Haití”, ha señalado Tecla Lumbreras que ha agradecido “la valentía y la sensibilidad de estos autores, los fotógrafos, que han sido capaces de ir al terreno y trabajar directamente con las mujeres, conocer sus historias y venir a contárnoslas, porque son historias que no están en las primeras páginas de los periódicos”.

Según la titular de Cultura y Deporte en la UMA, “ahora parece que seguimos en una sociedad etnocéntrica, eurocéntrica, en la que África es la gran olvidada porque aquí también tenemos violaciones, mujeres asesinadas, pederastia… pero tenemos que dejar de obviar la crudeza del continente africano”. En la misma línea, Concha Casajús ha explicado que “la mujer en África es el corazón de la familia, es el corazón del continente. La media son ocho hijos y los maridos las suelen abandonar antes o después; son ellas quienes los van a mantener y sacar adelante”.

“Su capacidad de sacrificio es impresionante. Son gente tan grande, tan fuerte, tan excepcional que yo creo que merecen un homenaje”, ha continuado la fotógrafa, quien ha detallado que “queríamos homenajear a mujeres que han violado, con las que se produce un feminicidio al destruir su aparato genital; una mujer que no puede tener hijos en África no sirve de nada, no tiene ningún sentido. Y con todo, no lloran, no se quejan, no protestan… las queríamos retratar con toda su dignidad, fuerza y humanidad”.

“Son preguntas lo que provoca esta exposición de ‘Mujeres en el laberinto’ y la hemos hecho en este tamaño como un guiño a un muro que hay en Kinsasa, la capital, donde no hay combates, no hay muertes, no hay guerra encubierta pero es una ciudad peligrosa con una enorme cantidad de miseria”, ha detallado Concha Casajús que ha especificado que “a Kinsasa la recorre una carretera asfaltada y hay un muro de las antiguas colonias que impide ver lo que hay al otro lado, la miseria de la miseria. Esta exposición es ese paseo por el muro viendo imágenes con gente maravillosa que oculta vidas terribles y tensión por vivir. Son heroínas pero tienen que salir de allí, les tenemos que ayudar“.

María Eloy García.

María Eloy García.

Por su parte, Pedro Negre ha confesado que “ha sido un trabajo muy dificil desde el punto de vista psicológico porque las víctimas dejan de ser un número y tienen cara, nombre y una historia”. Entre los motivos de los asesinatos, el fotógrado ha apostillado que “ocurren por la posesión de la tierra y los minerales, porque unos multinacionales quieren comprar minerales todavía más baratos; y las violaciones de niñas ocurren por las creencias sobre que la sangre de mujer joven previene de enfermedades (sida, ébola…) difundidas por los chamanes locales”, ha dicho.

En opinión de María Jesús Bernet, “los autores de ‘Mujeres en el laberinto’ han logrado hacer real un pensamiento de Jorge Luis Borges según el cual ser es ser fotografiado y lo han hecho, además, con unas fotografías formidables en las que han puesto todo su conocimiento, con unos encuadres precisos; una luz y unos colores que acentúan el mensaje y en las que además han puesto en juego su propia vida”.

“Sabed que no nos da miedo la palabra dinero, lo que nos causa espanto es la palabra precio porque quien pone el precio tutela callando toda la miseria”, con estos versos ha acabado de recitar el poema que ha creado para este evento la poeta María Eloy-García, quien ha elaborado unos textos, duros y claros, en los que la enfrenta de manera directa la responsabilidad del propio visitante a la muestra “persona muy preparada para el evento cultural” ante la situación que se refleja en las imágenes. “Porque yo soy esa persona, necesitaba ser muy agresiva, para provocar que abriéramos los ojos, que miremos”, ha informado la poeta.

“Sabed que no nos da miedo la palabra dinero, lo que nos causa espanto es la palabra precio porque quien pone el precio tutela callando toda la miseria”

‘Mujeres en el laberinto’ incluye un total de 22 fotografías de gran formato, la mayoría centradas en Emiliane, Charlote, Justine, Tuliya y sus familias; las víctimas de este expolio; pero en las que también hay un pequeño espacio para dejar constancia de los responsables directos de esta deplorable realidad que viven las mujeres y las niñas en la zona este de la República Democrática del Congo: las riquezas causantes de su extrema miseria (diamantes, oro, petróleo, gas o coltán) y los chamanes que utilizan la confianza que tienen en ellos sus paisanos y las supersticiones que se extienden por todo el planeta para sacar beneficio a prácticas execrables como la hematomancia y la antropofagia.

La exposición incluye esas 22 fotografías que se exponen en la sala de la planta baja del Rectorado, más un diaporama que se pasa en la sala de la muralla en la que las protagonistas de esta historia relatan su odisea en el laberinto en el que están encerrado y del que no quiere la sociedad dejarlas salir, mediante muros, vallas, concertinas o directamente a punta de fusil. ‘Mujeres en el laberinto’ se puede visitar hasta el día 8 de abril de forma gratuita, de lunes a sábado, de 11.00 a 14.00 horas y de 18:00 a 21.00 horas. Y se completará el próximo día 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, con los trabajos que, en estos momentos, están realizando alumnos de la Escuela de Arte San Telmo bajo la dirección de José Muñoz.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *