Mujeres y COVID-19 ¿Qué aportan las líderes a la gestión de la pandemia?

Mujeres y COVID-19 ¿Qué aportan las líderes a la gestión de la pandemia?


En el mundo, actualmente hay unas 13 mujeres líderes sus países. Ante la gestión del COVID-19, sus políticas han destacado por la eficacia y aceptación de sus poblaciones. Así, según un artículo de la revista Forbes, siguiendo datos del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), el trabajo de estas líderes ha sido “mejor” frente a la pandemia.

Para entender qué aportan de diferente las mujeres líderes a la gestión de la crisis del coronavirus, contamos con la visión de Teresa Corzo, profesora de Gestión Financiera de Comillas ICADE. Como experta en Gestión Financiera y Finanzas Internacionales, Corzo señala el elemento común de la gestión de la crisis por las mujeres líderes: la rapidez y contundencia de ejecución y de tomar medidas. Una realidad que ha posibilitado que los países gobernados por las 13 mujeres líderes se sitúen entre los menos afectados por el COVID-19 y los que mejores medidas han tomado para la atención a los efectos negativos.

¿Qué diferencias más notables se encuentran en la gestión de los países gobernados por mujeres?

Con la información que tenemos hasta ahora, lo que mas destaca en los países gobernados por mujeres es la eficacia en la gestión. La rapidez en la toma de decisiones y en la gestión resolutiva, la claridad y transparencia en las explicaciones, nada ambiguas, y la empatía en la comunicación. En esta línea se han publicado varios artículos que hacen referencia a la capacidad de liderazgo y comunicación de Jacinda Arden (Nueva Zelanda), de Sanna Marin (Finlandia), de Erna Solberg (Noruega), e incluyen también a Angela Merkel que se ha mostrado “más humana que nunca”.

Cabe decir que si bien han mostrado mucha empatía (incluido el hacer comparecencias dirigidas en especial a niños y jóvenes hasta manifestar su propia frustración por esta situación) no todo va de compasión y de cualidades relacionales, se trata también de ser capaz de entender y evaluar la evidencia científica, y por ejemplo, la líder taiwanesa Tsai Ing-wen ha sido muy elogiada por su capacidad en este punto.

Actualmente no son muchos los países que cuentan con mujeres al frente ¿Es una muestra considerable para poderla extender?

Ahora mismo hay 13 mujeres al frente de países muy relevantes, si bien es cierto que son menos del 10% de los lideres mundiales y que estos países representan menos del 4% de la población mundial, y además hay que tener en cuenta que hay países liderados por hombres que también lo están haciendo muy bien, son notorios los casos de Corea del Sur y de Australia, por ejemplo.

Yo creo que es aventurado generalizar a partir de una muestra tan pequeña. He publicado un artículo donde se explica que si tomamos como referencia los datos de los dos ratios mas populares (ratio de infectados y ratio de muertes por cada 10.000 habitantes) y aplicamos un análisis estadístico para muestras pequeñas a Europa 28 – con UK- más Suiza, Noruega, Islandia y Georgia, y los resultados que se obtienen, no dan lugar a dudas: no hay diferencias entre los países liderados por hombres o mujeres. De acuerdo a los datos actuales, y a  estos dos ratios, no se obtienen diferencias. Por lo que se trasluce, la diferencia radica mas en la forma de trabajar y de liderar el país que, de momento, en los resultados.

También en The Forbes hay un excelente artículo de Kim Elsesser que realiza un análisis muy similar y llega a las mismas conclusiones. Kim Elsesser señala un punto muy importante: atribuir los logros de las mujeres al frente de países a su sexo puede ser un detrimento y restar valor a sus contribuciones, ya que podría uno sorprenderse de que las mujeres estén haciendo tan buen trabajo lidiando con esta situación, e incluso reforzar estereotipos sobre las diferencias.

Entre los países gobernados por mujeres se encuentran Finlandia, Islandia, Noruega o Dinamarca, los cuales tienen una trayectoria de servicios públicos muy fuerte ¿Puede esto influir en la gestión del coronavirus?

Sin duda, por supuesto hay multitud de factores que influyen más allá del dirigente. En primer lugar hay que considerar que la forma de contar los datos no es uniforme entre países, pero además está la densidad de la población en determinados núcleos urbanos, la distribución de la pirámide poblacional, los sistemas de salud, las camas UCI, la disponibilidad de test masivos, la protección del personal sanitario, e incluso la temperatura y los niveles de humedad. Sin tener en cuenta el peso de los factores políticos.

Las mujeres presidentas además de una buena gestión han contado con el apoyo de sus ciudadanos (caso especial de la finlandesa Sanna Marin, que ha aumentado su popularidad en un 85%) ¿Cómo podría influir este apoyo en la visión general de las mujeres con su cargo?

Resaltar el logro de mujeres en estos puestos creo que es muy positivo, constituyen fuertes ejemplos para animar a las mujeres jóvenes a considerar la carrera política, y además los líderes de cualquier lugar/país/empresa pueden aprender de estos ejemplos.

Entrevista a Teresa Corzo, profesora de Comillas ICADE, sobre el papel de las mujeres líderes en la gestión del COVID-19.En una comparación con países gobernados por hombres “con mano dura” (Bolsonaro, Trump, Boris Johnson…) ¿Cuáles podríamos decir que son las principales diferencias en la gestión de estos hombres y la llevada a cabo, por ejemplo, por Merkel (Alemania), Tsai Ing-wen (Taiwan) o Sanna Marin (Finlandia)?

Es cierto que estos hombres, y otros muchos, y algunas mujeres (recordemos en España el slogan esgrimido por mujeres el mismo 8 de marzo “el virus no mata, el machismo mata”), han hecho declaraciones muy fuertes, que han salido en los medios, y que se referían mas bien a la negación de la gravedad de la situación. Yo creo que pasaron por diferentes fases desde negar la evidencia, hasta  “despreciar” la evidencia que procedía de otros lugares, y pensar que ellos lo gestionarían mejor que nadie sin necesidad de asesoramiento experto. O que lo iban a saber manejar mejor que otros. Esto esta completamente relacionado con el sesgo de sobreconfianza. Esta sobreconfianza les llevó a reaccionar muy tarde.

Hay un factor común en todos los países donde la crisis ha azotado fuerte y es que reaccionaron tarde, ya que hicieron oídos sordos a los especialistas y los tacharon de alarmistas (España incluida).

Y hay un factor bastante común en los países con mujeres al frente: la rapidez y contundencia de ejecución y de tomar medidas (la excepción parece ser Bélgica, que tardó en reaccionar).

¿Tienen las mujeres más empatía, prudencia y precaución?

Claramente sí de acuerdo a los factores cualitativos que hacen referencia al cómo, a la forma cómo han conducido esta situación. Las consecuencias cuantitativas a efectos de muertes o contagios no dan diferencias. Habrá que esperar a ver la factura en la economía y en el bienestar social de los países, este dato, junto al de muertes creo que será el que nos diga, al final, que lideres han sido buenos y cuales no.

¿Qué es el sesgo de sobreconfianza?

El sesgo de sobreconfianza, que se estudia en psicología, y también en economía por sus consecuencias en la inversión y en los mercados, hace referencia a tener más confianza en los juicios propios de lo que permitiría la exactitud de éstos. Generalmente lo padecen tanto hombres como mujeres, pero la investigación científica encuentra de forma generalizada que los hombres lo padecen en mayor grado.

Esta sobreconfianza desemboca en problemas, ya que impide prepararse adecuadamente y conduce a situaciones peligrosas. Además, las personas con sobreconfianza no son capaces de admitir que están en un error, por lo que no revisan sus razonamientos desde nuevas ópticas, no actualizan la información y la evidencia, dificultando así la salida de los conflictos. Cuando una persona con sobreconfianza lidera un país, los efectos pueden ser terribles.

¿Es el exceso de confianza un mal consejero para tomar decisiones?

Por supuesto. Impide mirar con objetividad los problemas, abrirse a nuevas ópticas, incorporar la información relevante. Las personas con sobre confianza desprecian/niegan la información contraria a su forma de ver las cosas. Las decisiones serán sesgadas y mas pobres. Y en muchas ocasiones llevaran a problemas.

¿Considera que esta crisis puede ayudar a visualizar el papel de las mujeres como gobernantes y aumentar el número de las mismas?

Dicho más arriba. Sí, por supuesto.


Compartir