Multitudinaria manifestación en apoyo a las escuelas de hostelería tras el nuevo retraso de las auditorías


Trabajadores y alumnos de las escuelas de hostelería de La Cónsula, en Málaga capital; La Fonda, en Benalmádena, y el CIO Mijas, volvieron a salir este lunes a la calle arropados por ciudadanos, representantes políticos y sindicales, para exigir a la Junta de Andalucía que cumpla sus compromisos y dé una solución que devuelva la normalidad a estos centros, pendientes aún de su integración en el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) y “hastiados de esta situación”.

Justo antes de la manifestación, las escuelas de hostelería sufrieron un nuevo revés. El 1 de febrero era una jornada marcada en rojo por las plantillas de ambos centros, como el día en el que se daría un paso clave para la normalización de su situación. Pero tampoco pudo ser. La empresa encargada de llevar a cabo la auditoría solicitó una ampliación del plazo para entregarla, aludiendo al “importante volumen de documentación a analizar”, y estimando que “salvo que surjan cuestiones no previstas, el informe de auditoría estará disponible el próximo jueves, día 4 de febrero“.

Así se lo comunicaron al presidente del Consorcio de La Cónsula, José Luis Ruiz Espejo, a través de un escrito en el que se señalaba “la imposibilidad” de tener lista la auditoría en el plazo al que se habían comprometido. Según explicó la Junta, en el escrito se indicaba que “los trabajos relativos a la auditoría del Consorcio Escuela Hostelería de Málaga están muy avanzados”, aunque “no obstante, debido al volumen de documentación a analizar y a ciertas cuestiones técnicas que debemos ultimar con los liquidadores” no ha sido posible culminarla todavía.

Pocas horas después de este aplazamiento, al grito de “Susana Díaz pon los pagos al día” o “Susana Díaz no nos deja ni hacer unas lentejas”, más de un millar de personas se manifestaron junto a los trabajadores y estudiantes de las escuelas de hostelería para exigir, una vez más, a la Administración regional que cumpla con sus compromisos y ponga fin a un conflicto que lleva abierto tres años y que tiene a los profesores con nueve nóminas atrasadas (en el caso de La Cónsula y La Fonda) y 19 meses sin cobrar en el caso del CIO Mijas. Manifestación en apoyo a las escuelas de hostelería

La marcha, que transcurrió por las calles del centro histórico, contó con el respaldo de partidos políticos, sindicatos, antiguos alumnos, restauradores y ciudadanos particulares. Al finalizar la misma, en la plaza de La Constitución, la representante de los trabajadores de La Cónsula, María Luisa Vargas, leyó un manifiesto en el que agradecían los gestos de apoyo y recordaban que “son tres años de incertidumbres, dificultades y promesas incumplidas”. No queremos hablar de miserias, sino de voluntad”, señaló, la que según precisó, “le viene faltando a la Administración”.

En alusión al aplazamiento de las auditorías, Vargas explicó a los periodistas en el transcurso de la movilización que “nos hemos vuelto a enterar por la prensa, como siempre”. “Nos sentimos muy respaldados por todo el mundo, pero estamos muy cansados ya, creo que se nos nota en la cara”, afirmó, añadiendo que ya no quieren “más explicaciones”, sino “trabajar con normalidad”.

La representante de los empleados de La Fonda, Carmen Sánchez, se expresó en la misma línea, comentando que “ahora la pelota está en el tejado de las auditorías”. “Esto ya parece de broma”, apostilló, al tiempo que opinó que “lo raro es que cumplieran con un plazo, y otra vez nos vemos con una tontería más”. “Este jueves ya veremos”, concluyó.

Más complicada aún se plantea la solución para el CIO Mijas, donde los empleados llevan ya 19 meses sin cobrar. Una de las trabajadoras de esta escuela de hostelería, Juani García, lamentó que el CIO Mijas “está olvidado, no existe”, explicando que siguen “sin novedades e incumpliendo otra vez los plazos”.

Los alumnos critican la “incompetencia” en la gestión

Los que también expresaron su “rabia” ante esta problemática son los estudiantes de las escuelas. Sergio Isaac, de 23 años y alumno de segundo año de cocina en La Cónsula, explicó que se tuvo que trasladar desde Almuñecar (Granada) a Málaga para poder estudiar en esta escuela y que “supuestamente” lo hacía “para invertir en mi futuro”. “Mis padres me están pagando esto, el alojamiento, la manutención… es muy molesto pagar por una oportunidad y que esa oportunidad se vea reducida a cenizas”, afirmó, apostillando: “veo mi futuro muy negro”. Manifestantes en la protesta

En representación de los estudiantes, Isabel aseguró que están “deseosos” de retomar las clases con normalidad. La joven explicó que los últimos meses han sido “nefastos” y llenos de “incertidumbre”. “Hemos estado recibiendo día tras día promesas que nunca llegan a cumplirse”, señaló, preguntándose, entre otras cuestiones, quién les “devolverá el tiempo perdido” o si serán “las promociones peor formadas de los últimos años”.

Así, ha asegurado que su lucha “no cesará hasta que Susana Díaz cumpla con las palabras que nunca nos dedicó”. De la misma forma, ha criticado que la escuela lleva años “arrastrando problemas” y que su gestión ha sido llevada por “manos incompetentes”. Por último, ha agradecido a los profesores que “aunque lleven meses sin cobrar, vienen día tras día a la escuela”.

Raúl González, antiguo alumno de La Fonda, reivindicó que estos centros son “patrimonio andaluz y referente nacional”. Hizo hincapié en que es “inaceptable” que sea la Junta “la que meta el dedo en la llaga y hunda a estas escuelas”, en lugar de “llevarlas con orgullo”, y reclamó al Ejecutivo autonómico, Susana Díaz, que “sean buenos gestores de sus recursos y no pierdan la oportunidad de cumplir sus promesas”.

Del mismo modo, José Antonio Ruiz, antiguo alumno de La Cónsula, defendió que las tres escuelas han servido para formar a “grandes profesionales” y dijo que “no es el momento de buscar culpables, pero sí soluciones”. En este punto, se refirió a que los cocineros, camareros y mandos intermedios salidos de este centro han contribuido a mejorar el sector turístico.

Representantes políticos y sindicales

Con respecto al nuevo aplazamiento, el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, aseguró que el problema “ya descoloca a todos”. “No sabemos si hay un calendario cierto y serio, estamos en un círculo vicioso que solo la Junta puede romper cumpliendo con su deber”, sostuvo. Así, De la Torre lamentó que los alumnos “están en peligro de perder el curso”, por lo que consideró “urgente” que la Junta de Andalucía “sea capaz de resolver todo este tema e integrar estas escuelas en el SAE, que es lo que se ha anunciado”. Por último, el regidor señaló que el Ayuntamiento “ha hecho ya sus deberes”, dando la concesión demanial de los terrenos de La Cónsula. Cabecera de la manifestación en apoyo a La Cónsula, La Fonda y el CIO Mijas

Por su parte, el portavoz de IU en el Parlamento andaluz, José Antonio Castro, criticó que la Junta es “el gobierno del retraso”, y reclamó que “no se olviden del CIO Mijas”, porque “las tres pueden jugar el mismo papel de siempre, el de generar una formación para contribuir a la riqueza y al turismo”. “Esperamos que esto no pare aquí hasta que tengamos las tres escuelas abiertas y con una programación formativa”, afirmó.

Del mismo modo, la parlamentaria del PP, Esperanza Oña, indicó que la situación en las escuelas de hostelería de Málaga es de “absoluto abandono, a pesar de que tienen magníficos proyectos formativos”. “Todas las fechas que se han dado hasta ahora se han incumplido, y con el CIO Mijas ni siquiera se dan, es como si no se tuviera en cuenta que existe”, criticó.

La parlamentaria andaluza de Ciudadanos, Irene Rivera, subrayó que las tres escuelas son “proyectos emblemáticos para Málaga” y concluyó que “no entendemos que algo que genera empleo se cierre”. Por último, Félix Gil, de Podemos, lamentó que los trabajadores “no tienen garantía de cobrar” y que los alumnos tampoco la tienen sobre cuándo van a recibir la formación.

Juan Carlos García Nieto, de UGT, calificó de “vergonzante e inadmisible” la situación. “Exigimos a la Junta el paso inmediato al SAE y que las escuelas sigan funcionando como en los últimos años”, manifestó, al tiempo que indicó que el primer objetivo es que “se regule” el pago de los salarios “y después que se adeuden las nóminas pendientes lo antes posible”.

“Cuando uno engaña o dice una cosa y no la cumple, eso se llama tener pocos escrúpulos”, manifestó el secretario general de CCOO, Antonio Herrera, quien expuso que lo que se exige es que la Junta “cumpla con su obligación” y que, además, “sea clara y transparente”. “Si hay un problema que no lo pueden resolver, que digan que no lo pueden resolver”, comentó. No obstante, Herrera aseguró que este asunto “sí tiene solución, porque hay dinero para la formación”. Así, defendió que se debe garantizar la “supervivencia” de los tres centros, que suponen un “pilar fundamental para potenciar y desarrollar una industria del ocio, la cultura y el turismo”.

(Puedes escuchar aquí la lectura completa del manifiesto de las escuelas de hostelería)


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *