Piden un “planeta sano” en la UAL por el Día Universal del Niño

Piden un “planeta sano” en la UAL por el Día Universal del Niño



Con motivo del Día Universal del Niño, los espacios del Auditorio y de la plaza Rigoberta Menchú de la Universidad de Almería se convirtieron en un ágora donde tomar conciencia de la realidad y, a la par, de reivindicación durante el desarrollo de las III Jornadas del Día Universal del Niño y de la Niña. Un encuentro, organizado por el Vicerrectorado de Comunicación y Extensión Universitaria y por el Departamento de Educación de la institución almeriense, al que acudieron hasta dos centenares de escolares de las edades más tempranas.

En concreto, los infantes llegaron de los CEIP Madre de la Luz, La Chanca, Inés Relaño y Clara Campoamor, de Almería; y de Las Lomas, de Roquetas de Mar. De este modo, los más pequeños pudieron compartir su festividad junto a los estudiantes de la universidad en los distintos grados de Educación, Infantil, Primaria y Social. Todo ello enmarcado dentro de un programa donde lo más ‘divertido’ fue una yincana con siete pruebas, todas vinculadas con los derechos de los niños. Pero, cabe señalar, también disfrutaron de las mesas redondas, realizando una gran aportación desde su particular punto de vista, alejado del ‘mundo adulto’.

Un Día Universal del Niño rodeado de sus protagonistas

Teresa García, directora del Departamento de Educación, explicaba durante la celebración del Día Universal del Niño en la UAL que “el objetivo de las jornadas ha sido mostrar diferentes tipos de infancias y diferentes situaciones por las que pasa la infancia, y también conectar la UAL con los centros educativos”. Además, también especificaba que en las mesas redondas “los niños han presentado sus trabajos, con temáticas diversas como infancia en guerra o la crisis actual por el cambio climático y la situación de emergencia en la que se está por este motivo, asunto igualmente tratado por un grupo de adolescentes comprometidos en la lucha con su participación en asociaciones”. Pero la gran novedad respecto a las dos ediciones anteriores, como comentaba García, ha sido que “la crisis ecológica se ha incorporado porque también es necesario que la universidad la trate”.

Por otro lado, en relación a los estudiantes universitarios, “la idea es que empiecen a ver que hay infancias diferentes y no solo un modelo de infancia”. Algo que “como futuros profesionales de la educación, es importante que conozcan y que vayan interactuando con los centros, con los niños y con los profesionales de esos centros”. En este sentido, subrayaba la directora del Departamento de Educación, esta actividad “también evidencia que tenemos que introducir otras formas de trabajar en la universidad, y empezar a conectar el trabajo del campus con el trabajo de los centros educativos. Y no solo las prácticas de los alumnos, que forman parte de sus planes de estudios, sino que las asignaturas que tratamos en el día a día de las aulas estén conectadas con las necesidades, con las problemáticas sociales y con la realidad de los centros”.

Así, como muestra de compromiso, todos los estudiantes universitarios derrocharon imaginación en sus distintas propuestas en la yincana, en las que hubo un taller de reciclaje, una playa sucia que los niños limpiaron o el latir de La Chanca, que trasladó su cultura al campus con el talento innato de sus más pequeños. La yincana contó además con la interpretación de una canción compuesta por parte del profesor Juan Rafael Muñoz, del Área de Didáctica de la Expresión Plástica.

Unas III Jornadas del Día Universal del Niño y de la Niña en las que, tras su inauguración a cargo de María del Mar Ruiz, vicerrectora de Comunicación y Extensión Universitaria, se proyectó el documental ‘Último tren a Treblinka’ sobre el pedagogo Janusz Korczak, presentado por Celia Domínguez. Actividad a la que le siguió la mesa redonda ‘En un mundo en guerra, ¿se respetan los derechos de la infancia?’, moderada por Anastasio García, y en la que Julia Montoya, maestra de Educación Infantil del CEIP Las Lomas, y su alumnado, de cinco años, trataron el asunto.

Una mañana repleta de propuestas y actividades que se cerró con la mesa redonda ‘Moviéndonos por el clima’ con Sara Ortuño, maestra de Educación Primaria y su alumnado de tercero del CEIP Madre de la Luz, moderada por María del Mar López. Encuentro que finalizó, por la tarde, con la lectura del ‘Manifiesto en defensa de los derechos de los menores no acompañados’, a cargo de Margarita I. Asensio.


Compartir