Aranda “la universidad siempre ha hecho una profesión de fe europeísta”

Aranda “la universidad siempre ha hecho una profesión de fe europeísta”


Un año más la comitiva académica de la Universidad de Granada ha recorrido de forma procesional el camino desde la Facultad de Derecho hasta el Hospital Real. Un cortejo lleno de color gracias a las mucetas y birretes de la comunidad académica granadina, que sirvan de inicio al tradicional Acto de Apertura del curso académico, el cual comenzó a principios de septiembre por la adaptación total al Plan Bolonia.

Encabezados por Pilar Aranda y su equipo de gobierno, la comitiva llegaba puntual a Crucero del Hospital Real, sumando como novedad de este año el acompañamiento musical de sacabuches y tambor durante el recorrido, y de una fanfarria de trompetas naturales y atabales a su llegada al reciento. La música daba así el toque solemne a un acto cargado de protocolo, donde como cada año se han investido los nuevos doctores y doctoras.

Memoria académica, datos y un “gazpacho” para afrontar el futuro de la UGR

Como marca el protocolo, la primera intervención del Acto de Apertura del curso académico corre a cargo de la  secretaria general de la Universidad de Granada, M. Asunción Torres López, quien se encargada de la lectura de la Memoria del curso académico anterior.

Entre los datos del pasado curso 2018/2019, destacan las cifras que componen a la comunidad educativa granadina. 3677 miembros del Personal Docente e Investigador; 2616 miembros del Personal de Administración y Servicios y 56547 estudiantes de enseñanzas oficiales, de los cuales 47101 pertenecen a Grados.

La UGR sigue siendo un referente tanto a nivel nacional como internacional, situándose entre las primeras cinco universidades españolas en los principales rankings internacionales. Un hecho que se debe sobre todo al papel que juegan sus investigadores, generando impacto en los sistemas de medición académicos. Cabe destacar el numeroso grupo de investigadores con acreditación de catedráticos que ejercen en la Universidad de Granada,un total de 723 (529 hombres y 194 mujeres). A este cuerpo de catedráticos le siguen un total de 1.385 investigadores con acreditación de titulares de universidad (809 hombres y 576 mujeres), todos ellos son el principal soporte que mantiene a la UGR en las primeras posiciones de generación de conocimiento.

Estas cifras son importantes para entender la demanda que desde la Universidad de Granada se hace de un nuevo modelo de financiación. Tal y como expresaba esta semana Pilar Aranda ante los medios de comunicación, “a esta universidad el modelo de financiación que ha existido y que todavía existe es un modelo que le ha perjudicado seriamente. Es un modelo hecho al peso y, al peso, cuando solo se tienen en cuenta números de estudiantes de grado y hay una crisis donde se suma que somos una universidad en la que el 50% de estudiantes procede de fuera, que además ha reducido los años de permanencia de cinco a cuatro, y que no nos engañemos, el proceso de Bolonia mejora la eficiencia, por lo que afortunadamente tenemos menos repetidores, algo bueno, pero que afecta al computo total de estudiantes, haciendo que este sea menor y afecte a UGR”.

Para Aranda, el sistema que atendería correctamente a las necesidades de la Universidad granadina sería “un nuevo modelo de financiación donde cuenten también los resultados, el esfuerzo que hace la comunidad universitaria para mejorar y responder mejor a las necesidades de la sociedad, y ahí la UGR hace los deberes”.

Las universidades deben trabajar en la interdisciplinariedad, uniendo a los grupos de investigación de diferentes ramas.

Así, a la hora de volver a las posiciones de importancia internacional, Aranda sostuvo la importancia de competir y de llamarse los “unos a los otros para estar entre los mejores”. Así, el sistema español debe tener en cuenta la diferencia entre multidisciplinariedad y la interdisciplinariedad, donde según el ejemplo veraniego de la rectora granadina: “multidisciplinaridad sería tener tomate, pimiento, pepino, ajo, aceite… mientras que interdisciplinar es tener un gazpacho, eso es lo que nos da una idea clara de como trabajar”. En definitiva, las universidades deben trabajar en la interdisciplinariedad, uniendo a los grupos de investigación de diferentes ramas.

Una visión donde la UGR toma el primer puesto para situarse en las mejores posiciones internacionales, pues como exponía Aranda “en Granada somos muy profesionales, me siento muy orgullosa de pertenecer a esta institución, formada por persona que pasan épocas de crisis pero hacen un esfuerzo colectivo importante por la institución”

Pilar Aranda preside el acto oficial de apertura de la UGRTres pilares para potenciar las universidades andaluzas

Siguiendo el Acto de Apertura del curso académico, este continuó tras los datos oficiales, con la lección inaugural a cargo de José Luis Verdegay Galdeano, catedrático del Departamento de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial de la Universidad de Granada, quien presentó su ponencia titulada “¿En qué piensan los algoritmos”.

Tras la primera lección oficial del curso, los nuevos doctores y doctoras recorrieron el pasillo central para recibir sus birretes de la mano de la rectora, marcado de este modo el reconocimiento e integración oficial en la Universidad de Granada.

Seguidamente, Rosa María Ríos Sánchez, secretaria general de Universidades e Investigación de la Junta de Andalucía, tomó la palabra en nombre del consejero de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, Rogelio Velasco. Tal y como señaló Ríos Sánchez “la UGR cuenta con el respaldo y el apoyo del Gobierno de Andalucía para el segundo mandato de Pilar Aranda, así como el compromiso compartido de hacer de la UGR una universidad de excelencia, accesible y abierta al conjunto de la sociedad”.

La Junta de Andalucía trabajará “activando iniciativas encaminadas a potenciar la investigación y la transferencia de tecnologías”

En materia de nuevas políticas, la secretaria general de Universidades e Investigación, adelantó cómo desde el ejecutivo andaluz se presentan tres nuevos pilares en los que trabajar: “nuestros objetivos actuales pasan por reformular modelo de financiación, revisar mapa de titulaciones y reformar la Ley andaluzas de universidades“, unas metas para las cuáles la Junta de Andalucía trabajará “activando iniciativas encaminadas a potenciar la investigación y la transferencia de tecnologías“. Cambios y políticas para las cuales solicitan el apoyo de los rectores y rectoras, con vistas a mantener la presencia y posiciones de  liderazgo en el sistema internacional.

Política, financiación y cinco siglos de historia

Finalmente, en el turno de intervención de Pilar Aranda, la rectora expuso su preocupación por “una situación de inestabilidad política que, de nuevo, abre un período de incertidumbre que se
instala en todos los niveles de gobierno y que condiciona de forma importante la actividad cotidiana y el futuro de las instituciones”. Una situación que para Aranda constituye “los peores enemigos para una universidad que demanda urgentemente cambios estructurales para adecuarse a los nuevos retos”.

Pilar Aranda preside el acto oficial de apertura de la UGRA la inestabilidad propia de España se suman este año los problemas generados por el Brexit, que han estado presentes en el discurso inaugural debido a que “la universidad siempre ha hecho una profesión de fe europeísta”, donde “Europa siempre será una apuesta y una esperanza”.

Desde los compromisos internacionales hasta los más cercanos, Aranda repasó las necesidades de estabilidad y confianza sobre las que debe asentarse la educación y la investigación. Todo ello sin dejar de lado la ya tradicional solicitud de una mejor financiación para las universidades, donde la rectora retomo la petición de un sistema de financiación que tenga en cuenta las particularidades y estatus de la UGR. “Las universidades públicas no necesitamos préstamos, necesitamos recursos para cumplir lo que nos demanda la sociedad”, exponía Aranda, como solicitud de un compromiso delos Gobiernos con sus sistemas universitarios como vía al avance social.

Ha destacado también del discurso de Aranda la próxima celebración de los 500 años de historia de la UGR, en el espacio temporal del 2026-2031, donde “trabajamos ya para preparar la celebración de 500 años de tradición y modernidad, de aquilatado prestigio y de innovación, de compromiso con nuestro entorno y de internacionalización”. Una celebración que busca unirse a ” otro proyecto que entre todos debemos hacer realidad, que es Granada como Capital Europea de la Cultura”.


Compartir