A la caza de un piso de alquiler para estudiantes universitarios

A la caza de un piso de alquiler para estudiantes universitarios


Empezar una carrera universitaria significa para muchos el comienzo de una nueva vida. Implica mudarse por primera vez lejos del amparo familiar, aprender que los amigos no tienen porqué ser los compañeros de piso ideales y dar con el piso de alquiler para estudiantes perfecto para emprender esta nueva etapa. En un momento en el que los alquileres vacacionales dominan el mercado, buscar piso puede ser una tarea titánica.

Los alquileres para estudiantes están pasando a un segundo plano. Mientras la demanda de alquiler para estudiantes se mantiene estable, en torno al 30% de los jóvenes de entre 18 y 30 años comparten piso mientas que la oferta de alquiler de larga duración disminuye. Entre septiembre y octubre se realiza el grueso de los contratos de alquiler, coincidiendo con el comienzo de las clases de grado y máster.

Los gastos a tener en cuenta del alquiler para estudiantes

Empezar esta nueva etapa es complicado. Habitualmente el presupuesto para el alquiler es escaso. Seis de cada 10 universitarios que viven de alquiler dedican al gasto de la vivienda menos de 500 euros mensuales. En estos gastos se incluirían además de la mensualidad, el pago de las facturas que en la mayoría de ocasiones se pagan aparte. Estos gastos se unen a la matrícula universitaria, los gastos ocasionados del estudio y los imprevistos del día a día. Lo que supone un gasto económico importante cuando la mayoría de los universitarios cuenta con unos ingresos inferiores a los 18.000 euros anuales, dependiendo en la mayoría de casos de la beca de estudios. El alquiler para estudiantes

Precisamente, debido a ese bajo poder adquisitivo los universitarios son reacios a buscar su vivienda a través de las agencias para evitar pagar las tasas. Buscar carteles de ‘Se alquila’, en portales de anuncios o incluso a través de las redes sociales son los métodos más utilizados. No es de extrañar que el 79% utilice su ordenador para buscar piso, aunque destaca el crecimiento de la búsqueda a través de smartphone, método que emplea uno de cada cuatro estudiantes para la búsqueda de su próximo hogar. Por último, en referencia a las redes sociales, como ya se ha mencionado anteriormente, los grupos de Facebook se alzan con la primera posición como la red social más utilizada, seguida de Youtube y de Instagram.

¿Cómo ahorrar en los gastos del alquiler?

Una ves que se ha conseguido firmar el tan ansiado contrato de alquiler hay que seguir teniendo en cuenta algunos consejos para evitar pagar de más. Los jóvenes universitarios por falta de experiencia en la búsqueda de vivienda pueden acabar pagando de más. Para evitar sustos hay varios consejos que se pueden seguir

  1. Comprueba el estado de la vivienda y busca asesoramiento. Si es la primera vez que firmas un contrato de alquiler, es importante revisar que la vivienda se encuentra en correcto estado, para evitar sobrecostes en el posterior mantenimiento o averías.
  2. Apunta las fechas de revisión de instalaciones. Es aconsejable cumplir con las revisiones periódicas de las instalaciones para prevenir la aparición de averías, evitando así un ahorro importante en la factura. Para ello, se recomienda establecer un calendario con las fechas de revisión, o en caso de vivir de alquiler coordinarlas con el casero.
  3. Lleva un cálculo diario de los gastos del hogar. Además de las cuotas de alquiler, luz, agua y gas, hay que tener en cuenta los gastos adicionales del día a día como, por ejemplo, la cesta de la compra, internet, teléfono móvil, ocio o imprevistos en el hogar. Ciertas Apps financieras, pueden ayudarte a tener controlados todos los pagos y movimientos desde la palma de la mano y analizarlos para ver las mejores vías de optimización.
  4. ¿Quién paga las averías? A la hora de alquilar una casa es importante conocer quién asume cada posible gasto derivado de las averías que puedan surgir en la vivienda. El coste de la reparación de algunas incidencias en la vivienda como los atascos o desperfectos ocasionados por el uso de la misma son responsabilidad del inquilino.
  5. Comparte gastos. Otra solución para ahorrar es repartir gastos con los compañeros de piso o incluso con los vecinos o amigos, en el uso de servicios como wifi o Netflix.

 


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *