Plan de Apoyo a Personas Refugiadas, una plataforma para la solidaridad


La solidaridad y el altruismo se han respirado este lunes en la Sala de Juntas del edificio del Rectorado de la Universidad de Málaga donde se ha presentado el Plan de Apoyo a Personas Refugiadas de la UMA y 10 ONG con el objetivo de trabajar con otras entidades especializadas para hacer frente a crisis humanitarias y de derechos humanos. El acto ha estado presidido por el vicerrector de Estudiantes de la UMA, Francisco Murillo, quien ha insistido en que “este es un proyecto pionero al desarrollarlo de forma conjunta con diez ONGs y queremos conocer el estado de la situación en otras universidades para crear sinergias”.

El número de personas en movimiento (refugiadas, desplazadas y migrantes) ha crecido de forma significativa en los últimos años. Más de 65 millones de personas han debido huir de sus hogares o se han convertido en desplazados internos y muchas personas se han visto obligadas a migrar por motivos económicos, según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR, 2016). Ante esta grave situación, diez organizaciones de la sociedad civil han desarrollado un plan de apoyo a personas refugiadas de manera conjunta para formar, informar, sensibilizar e investigar sobre migración y refugio e integrar a los solicitantes de protección internacional en la comunidad universitaria y a la ciudadanía malagueña.

“Las generaciones futuras nos pedirán responsabilidades sobre el holocausto del siglo XXI”

En este sentido, Francisco Murillo ha enmarcado el trabajo realizado en los últimos meses por la comisión mixta UMA-ONG en el “drama de dimensiones enormes” que vive Europa, convencido de que las generaciones venideras “nos pedirán explicaciones acerca del porqué de esta situación de los migrantes, que ha provocado, entre otras cifras, la muerte de más de 3.800 personas en 2016” y esperanzado en que esta iniciativa de Málaga “sirva para aliviar, en lo posible, algunos casos, y para poner en contacto a todas las universidades y propiciar un trabajo en común”.

Con la elaboración del Plan de Ayuda a personas refugiadas, la UMA afronta la política encomendada de atender las necesidades de la sociedad en la que se inserta. El documento se enmarca en el protocolo de actuación de las universidades frente a situaciones de crisis humanitarias aprobado por la CRUE en 2006 y las medidas de ayuda a refugiados aprobadas por esta misma institución en septiembre de 2015. La novedad radica en el trabajo transversal y horizontal que la UMA ha desarrollado -y sigue haciéndolo- con las organizaciones no gubernamentales que trabajan sobre el terreno con los afectados.

De este modo, en el marco de actuación del plan se ha invitado a la asociación La Guarimba, que este año ha llevado a cabo un proyecto de integración de las personas migrnates a través del cine y la ilustración en el sur de Italia. Sus fundadores, el italo-venezolano Giulio Vita y la ilustradora venezolana Sara Fratini, estarán a lo largo de la semana compartiendo sus experiencias con charlas, talleres y proyecciones de cortometrajes, así como creando redes para la integración y la sensibilización en Málaga.

“Esperemos que sirva para concienciar a Europa y que utilice sus recursos adecuadamente”

Al acto de presentación también han acudido Daniele Zuccalà, portavoz del Plan de Apoyo a personas refugiadas de la UMA y presidente de Artenativa; Giulio Vita, director artístico de La Guarimba Film Festival; Sara Fratini, ilustradora y directora del proyecto La Guarimba en Málaga; así como la directora de Secretariado para la admisión de Estudiantes, Beatriz Lacomba, y Ana Jorge, responsable del Plan de Innovación Educativa (PIE) sobre los Derechos Humanos en la docencia y la investigación de la UMA. “Esperemos que sirva para concienciar a Europa y que utilice sus recursos adecuadamente”, ha afirmado Giulio Vita.

“Es una iniciativa pionera en España al integrar medidas que favorecen la inclusión de este colectivo migrante en las universidades, trabajando e implicando de manera conjunta a las organizaciones no gubernamentales que están presentes en el día a día de la problemática que sufren estos ciudadanos”, ha incidido Ana Jorge tras agradecer a las asociaciones y artistas su implicación de forma “altruista y solidaria”. La elaboración del Plan es fruto de varios meses de trabajo en los que han colaborado tanto representantes de la institución docente malagueña como diez ONG: Accem, Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Cruz Roja, Asociación Al-Quds de solidaridad con los pueblos del mundo árabe, Amnistía Internacional, Artenativa, Cooperación y Desarrollo con el norte de África (CODENAF), Movimiento contra la Intolerancia y Prodiversa: Progreso y Diversidad.

El plan, recién aprobado con el Consejo de Dirección de la UMA, se desarrolla en 10 puntos fundamentales que engloban la disposición de un órgano competente que puede ser convocado con cierta urgencia frente a una situación catastrófica que genere una crisis humanitaria; establecer circuitos y contactos necesarios con otras universidades para recabar información y evaluar actuaciones; libre disposición de recursos para ofrecer respuestas rápidas a situaciones de crisis; prioridad en la selección de los canales que hay que utilizar (vehicular la contribución universitarias a través de las ONG); aunar esfuerzos y acciones; informar y sensibilizar; establecer actuaciones de emergencia; formación de expertos en ayuda humanitaria; bolsa de voluntarios y estructura de coordinación.

Tres personas matriculadas
Respecto a las actuaciones que ya se han llevado a cabo en estos meses de trabajo, destaca la matriculación en tres titulaciones (Turismo, Gestión y Administración Pública y Traducción e Interpretación) de dos estudiantes de origen ucraniano y otro sirio. Para ello, “ha sido fundamental la proactiva colaboración de los centros de destino de estos nuevos alumnos y de toda la estructura”, ha señalado Beatriz Lacomba. De igual forma, “hay reservadas cinco plazas en la residencia universitaria Jiménez Fraud”, han informado desde la UMA.

También se han cedido tres despachos del Pabellón de Gobierno Adjunto del campus El Ejido para que las organizaciones de ayuda trabajen en ellos. Asimismo, se han cedido aulas para cursos de español dirigidos a los migrantes, desplazados y refugiados; se ha modificado la normativa de becas de emergencia para atender a las personas en movimiento y se han intensificado las labores de formación y sensibilización a través de talleres y seminarios relacionados, entre otros temas, con los discursos de odio, las migraciones o la erradicación de las desigualdades. Hay también una bolsa de voluntariado plenamente activa.

La Guarimba en Málaga

Este festival de cine, que se enmarca en el ámbito de actividad del plan, se está llevando a cabo desde el pasado 24 de noviembre y estará en la capital malagueña hasta el 3 de diciembre. De este modo, este lunes en el Campus de El Ejido Giulio Vita ha impartido un seminario sobre ‘Cultura para la integración’ en el marco del Máster de Cooperación Internacional y políticas de desarrollo de la UMA. Sara Fratini estará el miércoles 30 en Bellas Artes, a las 10 horas, para crear un mural en vivo y el viernes, a las 17 horas, impartirá en La Térmica un taller de creatividad junto a Moderna de Pueblo.

El martes y el miércoles, 29 y 30 de noviembre, se proyectarán a las 20 horas en el Centro de Arte Contemporáneo (CAC) los cortometrajes ganadores de La Guarimba y los italianos; mientras que el jueves en el Rectorado, a las 19 horas, se pondrán los cortos españoles y habrá una charla sobe la organización de un festival de cine independiente en Calabria, Italia. En La Casa Invisible, el viernes a las 20 horas, habrá más proyecciones con el apoyo de Amnistía Internacional. El sábado será la clausura con el concierto de ‘Los culitos chicos’: “unos chilenos a ritmo de cumbia, que saben de migración”, ha subrayado Daniele Zuccalà.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *