“Preocupación” en el ámbito universitario por los presuntos plagios del rector de la URJC


La Universidad Rey Juan Carlos vive desde hace un mes un terremoto mediático después de que eldiario.es atribuyera al rector de la institución, Fernando Suárez Bilbao, hasta nueve casos plagio en algunas de sus distintas publicaciones.

Graves acusaciones que esta semana han tenido respuesta dentro del ámbito universitario, que hasta ahora había optado por no pronunciarse. La Conferencia de Rectores de Universidades de Madrid (CRUMA) señala en un comunicado su “profunda preocupación” por este asunto y “rechazo por lo ocurrido”. Los rectores de Alcalá, Autónoma de Madrid, Carlos III, Complutense y Politécnica recalcan que:

“el trabajo académico se basa en un escrupuloso respeto y reconocimiento de la autoría intelectual, principio que debe en todo momento ser inquebrantable y de aplicación a cualquier miembro de la comunidad académica”

Los rectores de las universidades de Granada y Málaga también han dado su opinión sobre este asunto en declaraciones a Aula Magna. Pilar Aranda, la UGR, está “en contra del plagio porque lo más importante es la creación y la originalidad, en eso se basa la ciencia”. Por su parte, mientras José Ángel Narváez, rector de la UMA, puntualiza que “es malo que un rector en una institución académica esté en entredicho por un tema de plagio. Una vez que él explique adecuadamente lo sucedido deberá tomar una actitud. “En mi caso yo tengo muy claro lo que haría, pero cada uno es libre de hacer lo que quiere”, añade José Ángel Narváez.

Aunque no solo ha habido respuesta de los rectores. La Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas (CREUP), a través de un comunicado, destaca que “la investigación y la producción científica en cualquiera de sus aspectos es un pilar de gran importancia en nuestra sociedad. Sin este pilar, es imposible construir una sociedad avanzada y desarrollada”. La CREUP puntualiza que

“las instituciones públicas se vean envueltas en estas polémicas supone un ataque a esta labor de concienciación y acaba siendo un perjuicio para todos. Cualquier indicio demostrable de este tipo de actividad debe ser denunciado, y las instituciones al cargo deben realizar todo cuanto esté en su mano para acabar con estas prácticas”

Una posición compartida “en principios” por el Consejero de Educación de la Comunidad de Madrid, Rafael Van Grieken, quien recalca que los presuntos casos de plagio deben ser analizados desde la “autonomía universitaria”, siendo la propia URJC la que debe pronunciarse. Para ello la Universidad Rey Juan Carlos puso en marcha una comisión de investigación (iniciativa formada por parte del vicerrectorado de Profesora e Investigación de la propia universidad) para aclarar los hechos.

En un comunicado emitido el pasado 23 de noviembre, la URJC señalaba a los medios que elaborará un informe que presentará a los órganos de Gobierno de la universidad, aunque no se ha detallado fecha para su finalización. “Hasta que no quede claro, y deben ser los tribunales y no los periodistas los que juzguen, no nos podemos pronunciar porque se hace daño a la institución”, explica a eldiario.es Guillermo Calleja, nombrado por el rector como miembro del Consejo de Gobierno. Guillermo Calleja afirma también que “no hay que hacer juicios mediáticos” y apunta sobre las voces que piden la dimisión del rector que “la denuncia me la creo cuando se demuestre que es cierta. Se pueden denunciar muchas cosas y que no sean ciertas”.

RESPUESTA DE FERNANDO SÚAREZ

Aunque no se trata de plagio en ninguna tesis, la comisión de investigación tiene en los  estatutos de la universidad una línea muy clara de trabajo sobre la copia de documentos de terceros autores, recogida en su normativa reguladora de los estudios de doctorado, donde señala como obligación del doctorando “actuar con ética a la hora de informar sobre los resultados obtenidos en el transcurso de la tesis doctoral. Evitar el plagio y respetar los principios de la propiedad intelectual”. En la misma normativa, la Escuela Internacional de Doctorado concibe su Código de Buenas Prácticas como “un conjunto de reglas, recomendaciones y compromisos con los que se dota tanto el personal investigador (en formación y expertos), como la propia Escuela, para favorecer la calidad de la investigación y contribuir al rigor, respeto y responsabilidad y la integridad en la realización de la actividad científica, actuando con las mejores competencias, declarando los conflictos de intereses y estando alerta a las consecuencias de las investigaciones por si afectan a terceros, y si respetan los derechos y reputación de éstos”.

Sin respuesta ante los medios, Fernando Suárez sí ha dado explicaciones ante Consejo de Gobierno de la universidad, justificando sobre las presuntas acusaciones de plagio que trabajan “con mucho material de aluvión y en equipos de investigación”. Suárez, además, explicó el porqué había decidido no pronunciarse de manera oficial: “El rector sólo se debe a su comunidad universitaria; sólo a ustedes tengo que dar explicaciones de la labor que como rector realizo”. Ahora también deberá darlas en la Asamblea de Madrid.

Aunque en una primera instancia la petición (solicitada el 25 de noviembre) por parte de Podemos no fue aceptada por el resto de partidos políticos, ayer se aprobó que el rector de la URJC explique su versión sobre las acusaciones de plagio el próximo día 21 de diciembre “que deteriora la imagen de la Universidad”, como apuntan desde el grupo político morado.

Mientras, el diario.es informa hoy que Rafael Sánchez Domingo, el profesor de la Universidad de Burgos a quien supuestamente el rector Fernando Suárez plagió, también copió y pegó párrafos íntegros de otros autores en su artículo publicado en 2014, ‘El mundo de los difuntos: culto, cofradías y tradiciones’.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *