¿Pueden los escarabajos ser clave para conocer los efectos del cambio climático?

¿Pueden los escarabajos ser clave para conocer los efectos del cambio climático?



El cambio climático amenaza la biodiversidad de nuestro entorno y sus efectos serán especialmente severos sobre los sistemas acuáticos y terrestres en zonas de montaña. Así, investigadores de la Universidad de Alcalá de Henares lideran un proyecto que evalúa el impacto del cambio en los pastizales de la Sierra de Guadarrama, a través de los escarabajos.

El cambio climático representa una de las mayores amenazas para la biodiversidad a las que se enfrenta la humanidad a escala global. De hecho, una de las cuestiones clave a la que deben dar respuesta disciplinas como la Ecología y la Biología de la Conservación es entender cómo el cambio global puede afectar a la biodiversidad y a los denominados servicios ecosistémicos, es decir, aquellos beneficios que aporta a la sociedad que mejoran la salud, la economía y la calidad de vida de las personas.

En esta línea, dos proyectos, liderados por investigadores de la Universidad de Alcalá y la Universidad de Sevilla, estudian actualmente el impacto del cambio climático sobre las especies de escarabajos de montaña y los servicios ecosistémicos que proporcionan.

Los escarabajos, o coleópteros, son el grupo animal más diverso sobre el planeta y representan una parte crucial de su biodiversidad. Tienen un papel muy importante en estos ecosistemas, por la gran variedad de formas en las que usan los recursos y la diversidad de formas en que transforman el ambiente.

Al alimentarse de excrementos y enterrarlos, estos contribuyen a la mineralización, aireación y disponibilidad de nutrientes del suelo, por lo que son importantes actores en el funcionamiento de los ecosistemas. Así, los escarabajos coprófagos son clave para la productividad y sostenibilidad de los sistemas naturales y agro‐forestales.

Dos tipos de experimentos en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares

Con este proyecto se estudia cómo el aumento de la temperatura y el manejo del hábitat afectan a la diversidad de escarabajos coprófagos y a tres servicios ecosistémicos: la eliminación de excremento, la dispersión de semillas y el aporte de nutrientes al suelo. Para ello se han desarrollado dos tipos de experimentos, uno en el laboratorio en condiciones controladas de temperatura y humedad, y otro en el campo, concretamente en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, en hábitats sombreados y abiertos.


Compartir