¿Qué efectos psicológicos tiene el COVID-19 sobre la población?

¿Qué efectos psicológicos tiene el COVID-19 sobre la población?


Como se pone de manifiesto cada día, el COVID-19 está teniendo un fuerte impacto sobre la salud física y las formas de vida de la población residente en España. Pero también está teniendo un efecto psicológico del que, a día de hoy, aún se desconoce el alcance de su impacto.

En este sentido, los investigadores Carmen Díaz Batanero, Manuel Sánchez García, Fermín Fernández Calderón, Ana de la Rosa y Óscar M. Lozano, del Centro de Investigación en Recursos Naturales, Salud y Medio Ambiente (RENSMA) de la Universidad de Huelva, han intentado acercarse a este fenómeno, explorando inicialmente los efectos psicológicos que está teniendo sobre la población la pandemia.

Los datos preliminares recogidos, enmarcado en un estudio general sobre las conexiones entre facetas y rasgos psicológicos a través del análisis de redes empíricas, se ha realizado a través de una encuesta de ámbito nacional, proporcional a la población de España por grupos de edad, sexo y área geográfica. En total, la encuesta ha recogido la percepción de 742 participantes, a los que se les recogió sus opiniones de forma anónima entre los días 23 al 25 de marzo.

Los efectos psicológico, más fuertes entre las mujeres

Los resultados indican que sólo un 4,7% de los participantes no están teniendo síntomas psicológicos relacionados con su estado emocional. Por el contrario, el 38,9% de los participantes manifiestan haber incrementado su nerviosismo, preocupación, tristeza o estar más alterado y más desconcentrado. El porcentaje restante han experimentado una o varias de estas emociones en estos días.

Analizando estos estados psicológicos de manera individualizada, un 55,3% señala sentirse bastante más preocupado por sí mismo que de manera habitual, el 27,9% se encuentran bastante más nervioso de lo habitual, el 25,7% se siente bastante más triste de lo habitual, un 21,4% bastante más desconcentrado y un 18,5% bastante más alterado.

Tal y como marca el estudio, estas alteraciones del estado psicológico parece que lo están padeciendo más las mujeres que los hombres. Como exponen los datos de estuio, las mujeres duplican la intensidad con la que están viviendo estas emociones.  Por grupos de edad, son quienes tienen entre 26-45 años los que están viviendo con mayor intensidad estos estados anímicos. No se observan diferencias significativas ni por zonas geográficas de España, ni en función del nivel educativo, situación laboral o estado civil.

Estos datos están revelando que, si bien es posible que la propagación del COVID-19 se controle en unas semanas, probablemente el impacto psicológico que está teniendo también requiera de una adecuada asistencia psicológica para reducir y mitigar sus efectos.


Compartir