Rompiendo estereotipos, la ciencia necesita a las mujeres

Rompiendo estereotipos, la ciencia necesita a las mujeres


¿Qué han tenido en común Marie Curie, Hipatia de Alejandría, Ada Lovelace, Rosalind Franklin, Emmy Noether o Aletta Jacobs? “Todas han sido mujeres que han triunfado en la ciencia y que han sufrido exclusión, invisibilidad, devaluación, usurpación y reivindicación de la autoría”, ha denunciado María José Ruiz Somavilla, profesora de Historia de la Ciencia de la UMA durante la celebración del Día Internacional de la Mujer y Niña en la Ciencia.

María del Mar Gallardo.

María del Mar Gallardo.

De este modo, “las científicas del pasado no podían acceder a la universidad, como le pasó a Marie Curie, que incluso le homenajearon con la realización de un busto suyo y no pudo entrar a la sala donde estaba”, ha destacado María José Ruiz, quien ha señalado que “la científica polaca para ganar el Nobel y ser la primera mujer en lograrlo tuvo que reivindicar que fue ella la autora de sus investigaciones en el área de la radiactividad y no su marido”.

Según la especialista, “sigue existiendo la segregación horizontal: carreras donde hay más mujeres que hombre y viceversa; y vertical: al ascender, el número de mujeres disminuye”. La UNESCO concreta que las mujeres que se dedican a la ciencia en todo el mundo tan solo representan el 29 por ciento, en comparación con los hombres, aunque en España la cifra alcanza el 39 por ciento.

“Existe una exclusión (explícita e implícita) que viene provocada por los estereotipos de género“, ha afirmado María José Ruiz que ha reflejado los resultados de una encuesta a estudiantes de secundaria donde más de un 50 por ciento de hombres opinaba que el rendimiento de los chicos es mejor que el de las chicas en carreras científico-técnicas y casi un 80 por ciento de hombres y más de la mitad de las mujeres cree que los chicos son mejores en informática, electrónica, industria o construcción”.

“Un 80% de hombres y un 50% de mujeres cree que los chicos son mejores en informática, electrónica, industria o construcción.

En la cultura patriarcal, el estereotipo del modelo femenino se centra en el imperativo de belleza, predisposición natural al amor, a la maternidad, a cuidar, a la renuncia y con habilidades organizativas, cooperativas o comunicativas. Por otro lado, el estereotipo del modelo masculino se centra en el imperativo que lleva a enfrentar la vida con fortaleza, poder o competitividad; y con habilidades técnicas, mecánicas y manuales. “Los estereotipos se aprenden, se interiorizan y conducen a la autolimitación (no es necesario que nadie impida o dirija la elección) ya que esto constituye la base de mecanismos de exclusión implícitos y tenemos que conseguir la equidad”, ha informado la profesora de Historia de la Ciencia.

El Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, declarado por la Asamblea General de Naciones Unidas en 2015, promueve el acceso de las mujeres y las niñas a la educación, la capacitación y la investigación en los ámbitos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas, con el fin de lograr la igualdad entre los géneros.

Ana Rodríguez.

Ana Rodríguez.

En este sentido, María del Mar Gallardo Melgarejo, profesora de la ETSI de Informática de la UMA, ha comunicado la poca presencia de la mujer en este ámbito. “Las mujeres no encuentra el espacio para desarrollar su actividad en la informática y las matrículas femeninas son muchas menos que las masculinas; las áreas que más mujeres tienen son Informática de Gestión, con casi un 40%, o Informática de la Salud”.

“La informática sin mujeres pierde el 50% del potencial creativo e intelectual de la sociedad y sin mujeres todo el negocio informático estará en manos solo de hombres”, ha sentenciado María del Mar Gallardo, quien ha destacado el papel de Ada Augusta Byron-Lovelace, autora del primer algoritmo pensado para ser ejecutado por una máquina automática.

Así, el Informe Mujeres Investigadoras refleja la evolución ascendente del género femenino en la elaboración de tesis doctorales -en 2014 el número se igualó a las realizadas por varones- y, en concreto, en la Facultad de Ciencias de la UMA las doctorandas actualmente son mayoría (un 75 por ciento), tal y como ha afirmado Mercedes Moreno Recio, doctoranda en el Departamento de Química Inorgánica, Cristalografía y Mineralogía de la UMA. “Un doctorado permite acceder a ser miembro del PDI, a la parte de I+D de empresas, a puestos de enseñanza secundaria o FP, especializarase y enriquecerse”, ha dicho Mercedes Moreno.

“La desigualdad de género en la ciencia se perpetúa”, ha establecido el decano de la Facultad de Ciencias de la UMA, Antonio Flores, quien ha inaugurado el encuentro junto con la vicedecana y responsable de Igualdad, María del Carmen Ruiz. “La probabilidad de que una mujer promocione en el ámbito científico es menor que la de un hombre y, además, las diferencias se acusan en la formación superior”, ha subrayado Maria del Carmen Ruiz que ha insistido en que “debemos visibilizar el papel de la mujer en la ciencia a través de la experiencia”.

Yael Martín y Claudia Jiménez.

Yael Martín y Claudia Jiménez.

En este sentido, Cristina Molina Rodríguez, estudiante de Segundo de Grado de Matemáticas de la UMA, ha nombrado a importantes científicas bajo el título ‘La ciencia también somos nosotras’ y ha indicado que “tener pocas mujeres en ciencia equivale a perder talento científico”. Además, la vicedecana de posgrado e investigación en la Facultad de Filosofía y Letras de la UMA, Clelia Martínez Maza, ha hablado sobre Hipatia de Alejandría: “la primera mujer dedicada a la ciecia de la que tenemos fuentes fidedignas”, ha dicho.

Además, Ana Rodríguez Quesada, catedrática de Biología Molecular y Bioquímica de la Universidad de Málaga, ha aconsejado a los estudiantes presentes al acto que “un buen expediente abre el abanico de posibilidad de elección; la familia o pareja deben entender y respetar tu elección y no siempre es un camino fácil: lo importante es perseverar”. “Nosotras nos autoexcluimos muchas veces. Tuve a mi hijo con 38 años. No hay que agobiarse, hay tiempo para todo”, ha resaltado la catedrática que, en su opinión, “la ciencia es una aventura fascinante y la recomepsa no esta al final del camino, sino durante el mismo”.

La celebración de este jueves en la Sala de Grados de Ciencias en la Universidad de Málaga del ‘Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia’ la han cerrado dos alumnas del IES Salvador Rueda: Claudia Jiménez y Yale Martín, quienes han hablado de las científicas españolas Margarita Salas y María Blasco.

EncuentroX en el Link by UMA-Atech

Las actividades en conmemoración del ‘Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia’ continuarán este viernes en el Link by UMA-Atech con el ‘EncuentroX’, una actividad que pretende compartir experiencias de mujeres profesionales en el ámbito de la innovación, con el objetivo de reflexionar sobre la existencia de desigualdades de género en el mercado laboral.

El encuentro, que dará comienzo a las 17,00 horas, ha sido organizado por la Unidad de Igualdad de la Universidad de Málaga, junto con el Parque Tecnológico de Andalucía y la comunidad femenina ‘Yes we Tech’.

 

 

 


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *