Rosa Gallardo: “Los sistemas de garantía de calidad de los títulos actuales no detectan ni todo lo bueno ni todos los posibles errores”


La hasta ahora subdirectora de Postgrado, Calidad y Relaciones con las Empresas de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y de Montes (ETSIAM) de la UCO, Rosa Gallardo Cobos, se ha convertido en la primera mujer que dirige este centro en sus más de 25 años de historia, tras haber sido la única candidata que se presentó a las elecciones para esta Dirección que se celebraron el pasado 12 de abril, relevando así al que ha sido director durante los últimos 8 años, Alfonso García-Ferrer.

Ingeniero agrónomo por la UCO, en la especialidad de economía agraria, en 1996, tras dos años trabajando en Alemania Rosa Gallardo regresó a esta universidad, donde actualmente es profesora titular del Departamento de Economía, Sociología y Política Agrarias; y ha formado del equipo de dirección de ETSIAM durante los últimos dos mandatos, desde 2008. Por ello, necesariamente esta nueva etapa implica cierto grado de continuidad de proyectos que ya están sobre la mesa de este centro, pero también de nuevas ideas y retos a afrontar, como explica la nueva directora en la siguiente entrevista.

¿Cuál fue su principal motivación para presentar su candidatura a directora?

Tras ocho años formando parte del equipo de dirección del centro, creo que la principal motivación es que sigo teniendo ilusión por afrontar más retos, y también ha pesado el cariño que le tengo al centro en el que me he formado como alumna y como profesional.

¿Cuáles son esos retos o principales propuestas e ideas con las que afronta esta nueva etapa al frente de ETSIAM?

En primer lugar, consolidar la oferta académica, con los 8 dobles títulos de Máster en Ingeniería de Biosistemas que acabamos de poner en marcha y que creo que conforman una oferta interesantísima para nuestros alumnos. Asimismo, también destacaría el reto que tenemos de construir alianzas de verdad con el entorno empresarial, implicar de verdad y de una forma mucho más activa a las empresas en la formación de nuestros alumnos, y ser capaces también de aportarles a las empresas, que vean que esta alianza les puede ser útil.

También tenemos que proyectar nuestros títulos más hacia el exterior, y contribuir a que la sociedad en general identifique mejor lo que hacemos hoy en día. Que se identifique y que nuestros futuros y nuevos alumnos tengan claro qué es un ingeniero agrónomo o un ingeniero forestal, por ejemplo; que trabaja en ámbitos que hoy en día despiertan gran interés como la alimentación, la tecnología, el medio ambiente y la innovación. Somos los ingenieros ‘verdes’, como decimos nosotros.

En esta línea de una mayor visualización, queremos implicar a nuestros egresados, y también queremos poner en marcha un programa de mentoría con nuestros alumnos de Máster, para que éstos expliquen y visualicen mejor a sus compañeros de Grado el valor añadido que les aportan nuestros másteres, tanto en su formación como en su capacidad de inserción laboral. Actualmente, entre un 80% y un 90% de nuestros estudiantes de Máster están empleándose en las empresas en las que han hecho prácticas.

Respecto a la necesidad de una mayor unión con el sector empresarial, de la que se viene hablando en la universidad española en general desde hace tiempo, ¿cuál cree que ha sido hasta ahora el principal obstáculo o hándicap para alcanzar mayores grados de colaboración?

Creo que hasta ahora las relaciones se han basado en casi una única dirección, pero ha faltado construir esa alianza. Es verdad que tenemos ya mucha tradición en enviar a nuestros estudiantes a realizar prácticas en las empresas, pero las empresas también deben percibir que, más allá de este tema, la relación con la universidad también les es útil. En este sentido, desde ETSIAM podemos impulsar, por ejemplo, que trabajos de fin de Grado o de fin de Máster se enfoquen a resolver problemas reales de las empresas. En definitiva, construir una alianza más sólida, que hasta ahora creo que universidad y empresa no han desarrollado por falta de tradición.

En esta relación universidad-empresa, otro elemento del que se viene hablando en este debate a nivel general es la posibilidad de la introducción de capital privado en la universidad. ¿Qué opina al respecto?

Podría ser positivo. Por qué no diseñar aulas específicas patrocinadas por empresas, que también incluyan becas, por ejemplo. Estas cuestiones pueden ser complementarias, y no por ello se pierde el carácter público de la universidad.

Volviendo a los retos de ETSIAM…

Otro importante reto que tenemos que afrontar es incrementar nuestra dimensión internacional, no sólo en lo que se refiere a la movilidad de los estudiantes, sino a la hora de estrechar lazos con otros centros y profesores de Europa y Latinoamérica para el desarrollo de proyectos conjuntos, por ejemplo. También otra de las ideas que quiero impulsar es visibilizar el valor añadido que pueden aportar nuestros grupos de investigación, estableciendo vínculos más estrechos entre ellos. Para ello vamos a hacer una base de datos completa que aglutine a todos nuestros grupos, para eliminar esa visión estanco que a veces se tiene y fomentar que grupos de diversas áreas accedan a convocatorias de proyectos de manera conjunta. De igual manera, recuperar el valor de la función docente, que es una demanda que aúna a profesorado y estudiantes, ya que desde hace tiempo el sistema universitario no ha incentivado la calidad de la docencia. Hacer un seguimiento más concreto de aquellos casos en los que surjan problemas e incentivar y reconocer también al buen profesor, con la concesión de algunos premios otorgados por el alumnado, como posible medida que queremos poner en marcha ya el próximo curso. Un seguimiento mayor de la función docente, siempre en colaboración con los departamentos.

Enmarcadas en la calidad docente están las controvertidas encuestas de calidad. Si de usted dependiera, ¿qué modificaría de estas encuestas?

En este tema, así como en los sistemas de garantía de calidad de los títulos, simplificaría mucho más la recogida de información e incluiría otros parámetros que también son importantes, y que quizá ahora no se valoren en su justa medida o produzcan efectos perversos.

Porque, que haya más aprobados ¿es síntoma de buena o de mala calidad docente?

También aportaría una mayor flexibilidad y singularidad, ya que actualmente tenemos los mismos sistemas de garantía de calidad para todos los títulos, cuando cada uno tiene diferentes características. Otro aspecto mejorable es la evaluación de las prácticas en las empresas. El sistema actual no detecta ni todo lo bueno ni todos los posibles errores de calidad en los títulos que pueden existir.

En materia de profesorado (PDI) y de personal de administración y servicios (PAS) viene hablándose en la UCO del problema de la falta de personal y de relevo generacional, ¿en que situación se encuentra ETSIAM en este punto?

Es cierto que tenemos un problema, especialmente acusado en algunos departamentos, y estamos preocupados. Para ello vamos a diseñar una estrategia con una proyección de lo que puede ocurrir en unos años para intentar minimizar este posible déficit de personal.

Y si hablamos de estudiantes, ¿qué principales peticiones le han trasladado ya como directora?

Entre otras cuestiones, los estudiantes nos trasladan la necesidad de clarificar los procedimientos para que sus peticiones o problemas sean atendidos. También nos demandan un mayor contacto con el mundo empresarial, y hemos detectado la dificultad que tienen para identificarse con este centro, motivado por el hecho de que estamos en un campus como el de Rabananes, en el que conviven varios centros, y no se visualiza un único edificio como correspondiente a una única Facultad o Escuela. Para ello, en nuestro programa llevamos el planteamiento de intentar concentrar más la docencia en espacios de referencia para los alumnos de ETSIAM, que pueden girar en torno a los edificios C1 ó C4.

En materia de oferta académica, y además de consolidar lo existente, ¿tiene en mente la posibilidad de poner en marcha algún nuevo título en los próximos años?

En primer lugar, me gustaría consolidar la oferta formativa existente, como indicaba antes. En el caso del Grado de Enología ya tuvimos en el pasado problemas para mantenerlo, aunque creo que fue un acierto ofertarlo como doble título junto al de Ingeniería Agroalimentaria y del Medio Rural, donde hemos tenido una demanda importante. Quizá se pueda plantear en un futuro un itinerario conjunto de Agroalimentaria y Forestal, o complementar nuestros títulos con una formación tipo MBA en colaboración con otros centros. Yo soy más partidaria de itinerarios conjuntos, pero con este tema conviene no volvernos locos, y ahora lo importante es consolidar lo que tenemos.

Otra cuestión que afecta tanto a profesores como alumnos es el calendario académico, que tras la controversia generada el pasado curso, parece que ahora vuelve a ser objeto de debate, sobre todo entre los estudiantes. ¿Qué opina del actual calendario?

En principio, el nuevo calendario sonaba bien, y desde ETSIAM no se rechazó. Sin embargo, el mantenimiento este curso de la convocatoria de septiembre como ordinaria, en realidad está impidiendo que veamos los posibles resultados o efectos de eso que se pretende cambiar. También podrían señalarse otros aspectos como el tiempo muerto que quizá pueda tener el alumno que aprueba en la primera convocatoria de enero y tiene que esperar a que pase la convocatoria de febrero para el inicio del segundo cuatrimestre, o el menor tiempo de clases lectivas que los profesores tendrán para impartir el programa. Habrá que esperar a ver cómo va el próximo curso, y dar un voto de confianza a la modificación aprobada.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *