Rosa María Casado, directora de la Unidad para la Igualdad de la US: “hay que sensibilizar pero hay que hacerlo desde las tripas”

Rosa María Casado, directora de la Unidad para la Igualdad de la US: “hay que sensibilizar pero hay que hacerlo desde las tripas”


La Unidad de Igualdad de la Universidad de Sevilla nació con el objetivo de promover de forma transversal la igualdad efectiva entre mujeres y hombres en la comunidad universitaria. La Hispalense aceptaba así el reto de luchar contra las desigualdades existentes en múltiples ámbitos del sistema universitario, desde los órganos de representación hasta la investigación. Por ello, desde 2009, lleva trabajando con sus planes de igualdad para avanzar en materias de género, investigación, docencia,  conciliación o eliminación de conductas que puedan ser discriminatorias para las mujeres en la universidad.  A pesar de ello, queda un largo camino por recorrer.

Aula Magna  se ha adentrado en las funciones de esta Unidad gestionada desde el Vicerrectorado de Servicios Sociales y Comunitarios. Nos reciben Ana López, vicerrectora de Servicios Sociales y Comunitarios y  profesora especializada en Ciencias del Comportamiento; y Rosa María Casado, directora de la Unidad.

La vicerrectora ha destacado la importancia de que esta Unidad se enmarque en  el reglamento general de la universidad pues “es muy complicada su modificación” y por tanto su eliminación.  Además de este organismo la US cuenta con la  Comisión de Igualdad, organización encargada de supervisar los planes de igualdad y definir o especificar las estrategias a seguir desde la Unidad: “por ejemplo, ahora como tenemos necesidad de evaluar los procedimientos de acoso y ataques a la dignidad pues, lógicamente, el Plan de Igualdad y las acciones y recursos se van a centrar  especialmente en esa labor, sin olvidar el resto de acciones”,  comentaba la vicerrectora.

El último Plan de Igualdad de la Hispalense, que marca sus objetivos hasta 2018,  refleja desigualdades en el número de hombres y mujeres en las diferentes carreras,  mostrando la existencia de algunos grados feminizados y otros con escasa presencia de la mujer. Con respecto a esto la vicerrectora ha resaltado que “un órgano colegiado tan importante como el claustro partía de una brecha en su composición a favor de los hombres y ahora mismo es totalmente equilibrado”.

En cuanto a la brecha existente en  los cargos superiores tanto la vicerrectora como la directora de la Unidad han insistido en la existencia de una tijera metafórica: “en las figuras de profesorado, ayudantes o becarios hay más mujeres que hombres. Esa distancia poco a poco se va acortando hasta que llega un momento en que se cruza y cuando hablamos de catedráticos nos encontramos con un 80-20”, comentaba Rosa María Casado.  La directora de la Unidad  ha subrayado que la universidad es “una pequeñita célula social, no estamos aislados. Hay que sensibilizar,  pero hay que hacerlo desde las tripas. La construcción cultural del género es vivencial, a través de la sociabilización, por lo que no valen solo los discursos y las leyes, que son necesarias, hay que ir más allá”.

La importancia de investigar con perspectiva de género

La investigadora de la Universidad de Sevilla Carmen Caro ha obtenido el Premio Tesis 2016 del Centro de Estudios Andaluces por su investigación “Formación de género y detección precoz de la violencia  contra las mujeres a partir de las creencias del amor romántico: un estudio cualitativo en jóvenes de Grado en Enfermería”. En este trabajo la investigadora indaga en el concepto de amor romántico y analiza su relación con la violencia contra las mujeres. En este caso, Carmen Caro ha centrado su estudio en el concepto de amor de los futuros enfermeros y enfermeras del grado de la Hispalense.

Ana López ha incidido en el interés que tiene la Unidad de Igualdad por implementar medidas positivas: “una de las temáticas principales es el concepto del amor romántico, que es uno de los problemas y caldo de cultivo para la violencia”. Tanto la vicerrectora de Servicios Sociales y Comunitarios como la directora de la Unidad han incidido en que “competencias en manera de igualdad deberían de estar tratadas de manera transversal en todas las titulaciones”.

Rosa María Casado ha subrayado: “deberían estar presentes. La universidad no sólo le da al alumnado conocimientos para que estén en sus cabezas, sino que la aspiración es formar buenos ciudadanos y ciudadanas y personas ricas en lo social. Entonces el género debería estar  presente en todo”. “Es muy importante que la perspectiva de género impregne la investigación ya que constituye el conocimiento que transmitimos en las aulas”,  ha recalcado López.

La US informa a la comunidad universitaria sobre los tipos de acoso

El Vicerrectorado de Servicios Sociales y  Comunitarios mandó a principios de febrero una carta y un tríptico por correo electrónico a toda la comunidad universitaria de la hispalense en el que manifestaban “tolerancia cero ante cualquiera de los tipos de acoso recogidos en el protocolo”.

Con este tríptico la Universidad de Sevilla informaba a su comunidad educativa sobre los tipos de acoso, su forma de manifestarse,   así como qué hacer o hacia dónde dirigirse en caso de detectar algún caso. Realizaban un resumen sobre lo recogido en el Protocolo para la Prevención, Evaluación e Intervención en las situaciones de acoso laboral, sexual y por razón de sexo en la Universidad de Sevilla.

Ana López ha resaltado que desde la Unidad para la Igualdad y el vicerrectorado se manda información continuamente “pero en ocasiones detectamos que la comunidad universitaria no conoce los recursos de los que dispone. Este es un momento de especial sensibilidad, aprovechando esto, hemos difundido información. Este protocolo, cuando se aprobó, se difundió a toda la comunidad universitaria y está incorporado en la Guía del Profesorado, en los actos de bienvenida al alumnado, y en las actividades que se realizan tanto desde prevención como desde la Unidad de Igualdad. Pero es cierto que el hecho de que se haya producido la  sentencia por el caso de abuso sexual de un catedrático de esta universidad ha hecho que se produzca una preocupación. Nosotros hemos aprovechado y hemos difundido un tríptico con los elementos fundamentales del protocolo para que se conozca y el acceso sea muy rápido”,  detallaba la vicerrectora.

Rosa María Casado ha destacado: “es muy importante que la gente conozca qué puede hacer en relación a cualquier ataque a la dignidad. Ante cualquier queja, el director de prevención de riesgos laborales y yo intentamos recibir a la persona en las 24-48 horas después. Las personas son nuestra prioridad”, explicaba.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *