Crisis y centralización, 40 años de políticas culturales en España

Crisis y centralización, 40 años de políticas culturales en España


Museos, libros, arte visual, cooperación… la cultura en España cubre cientos de aspectos con un denominador común: la falta de atención administrativa y el daño sufrido por la crisis económica.

La sexta edición del Informe del Estado de la Cultura en España se ha presentado esta semana en la Universidad de Málaga como alegato de la necesidad de unir a los diferentes  actores que la ejecutan.

De la mano del vicerrector de Política Institucional de la UMA, José Antonio García Galindo, el acto de presentación contó con la participación del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, así como del coordinador del informe, Enrique Bustamante; la directora del Observatorio de Cultura y Comunicación, Inmaculada Ballesteros y la subdirectora del Aula María Zambrano de Estudios Trasatlánticos UMA TECH (AMZET), Magdalena Martín.

Todos los ponentes estuvieron de acuerdo en la necesidad de analizar en profundidad el estado de la cultura en España desde un punto de vista local, el cual presenta las necesidades y acceso real de los ciudadanos. Para ello Málaga se ha presentado como un ejemplo de esfuerzo, remarcando la necesidad de “sumar más competencias de cultura al ámbito local, puesto que estamos más cerca de la gente”, tal y como exponía De la Torre.

El peso de la cultura local

El informe presentado cuenta con un estudio en profundidad de las últimas cuatro décadas de democracia, donde los municipios tomaron mayor peso en la gestión de la cultura. Las conclusiones de esta primera parte esbozan un escenario donde la falta de competencias y financiación han dañado el avance cultural en España, una situación que se vio reforzada con la llegada de la crisis económica. “La cultura no puede ser la que siempre sufre los recortes”, señalaba Inmaculada Ballesteros quien, desde la Fundación Alternativas, ha subrayado el reto de incorporar a la agenda 2030 de Desarrollo Sostenible las políticas locales de cultura, planteando así un diseño “horizontal y transversal” a las realidades que afectan a la sociedad.

Por su parte, Enrique Bustamante, profundizó en los detalles que componen el Informe, recalcando las políticas de regresión que han afectado de lleno a la cultura, así como las propuestas para construir un sistema accesible y que contemple la diversidad social. Entre los datos expuestos por el profesor Bustamante destaca la realidad política de España, donde la centralización ha dejado en “un desierto cultural a las regiones con menos población o alejadas de los centros urbanos”. Una situación general que se traduce en “una década perdida” para la cual las administraciones deben trabajar de forma conjunta promocionando la cultura desde la base y estableciendo sinergias.

Como análisis final, el informe cuenta con una encuesta a los agentes culturales, sector con el que tradicionalmente se ha sido poco considerado, pero que es el encargado de ejecutar las políticas locales de cultura.

La jornada de presentación finalizó con un coloquio, moderado por Bustamante, en el que participaron distintos agentes culturales como la asesora de Política Cultural y Movimientos Artísticos del Ayuntamiento de Málaga, Berta González de Vega; José Lebrero, director del Museo Picasso Málaga; y Tecla Lumbreras, vicerrectora de Cultura y Deporte de la Universidad de Málaga. Todo los participantes coincidieron en la necesidad de que exista una mayor coordinación entre instituciones, conciliando turismo y cultura, sin que el signo político sea un factor determinante en dichas políticas.


Compartir