Un apartamento inteligente para probar tecnologías de uso social en la UJA

Un apartamento inteligente para probar tecnologías de uso social en la UJA


El SmartLab es un espacio innovador de la Universidad de Jaén diseñado para probar prototipos de inteligencia artificial destinados a facilitar la vida de las personas mayores y con algún tipo de necesidad o dependencia. El auge demográfico de la población de edad avanzada marca uno de los grandes retos para la ciencia en el siglo XXI, el cual consiste en poner la tecnología al servicio de las personas que, por edad o por otro tipo de necesidad específica, necesitan que su actividad diaria sea monitorizada de forma automática. Así lo explican los investigadores del Departamento de Informática de la UJA, Macarena Espinilla y Javier Medina. Las viviendas inteligentes, equipadas con sensores y otros dispositivos conectados entre sí son una fórmula idónea para promover la autonomía de estas personas y garantizar su seguridad sin un deterioro de la calidad de vida.

El SmartLab de la UJA es un apartamento ubicado en el edificio C-6 cuyo principal objetivo es probar los distintos dispositivos y tecnologías diseñados para este uso. La expertos explican que la clave no está únicamente en ubicar diversos tipos de sensores en el apartamento para detectar caídas, comportamientos extraños u otras anomalías, sino especialmente en el sistema que conecta y procesa toda esta información para ofrecérsela al cuidador de manera accesible y efectiva, y que permite generar alertas cuando se dan determinadas situaciones, o enviar recordatorios cuando por ejemplo un paciente olvida tomar su medicación.

Macarena Espinilla: “La riqueza de toda esta tecnología y todos estos dispositivos está precisamente en que todo está conectado”

El SmartLab tiene 25 metros cuadrados de superficie, está amueblado como una vivienda particular, cuenta con diversos tipos de sensores y dispositivos y fue diseñado por expertos del Centro de Estudios Avanzados en Tecnologías de la Información y Comunicación de la UJA. Según señala Macarena Espinilla hay sensores de tipo ambiental, como los de tipo magnético para detectar cuando un cajón o una puerta están abiertos, sensores de presencia y de movimiento, cámaras de imagen y térmicas, suelo inteligente, sensores de luz y de gas o incluso dispositivos de orientación en objetos de la casa. El apartamento también cuenta con sensores de salud, muchos de ellos son ‘vestibles’ y se llevan puestos para monitorizar el pulso de la persona y sus movimientos, entre otras variables, también se usan básculas que permiten conocer el peso, la masa muscular y otros datos del paciente.

SmartLab: Interacción con la tecnología en la UJA

El equipamiento del apartamento se complementa con las interfaces de usuario, destinadas a que las personas interactúen con esta tecnología. Este es el caso de una especie de casco que permite detectar estados de tristeza, depresión o estrés en el paciente, así como comunicarse con dispositivos de la casa para subir o bajar persianas, apagar o encender luces, o cerrar y abrir puertas, entre otras tareas. El apartamento cuenta también con micrófonos inteligentes para dar órdenes e incluso con diversos robots interactivos, como el humanoide ‘Pepper’, para interaccionar con el sujeto.

Javier Medina: “Se trata de un espacio vivo donde se integran y actualizan los dispositivos que hay y, conforme avanza la tecnología se van incorporando nuevas herramientas”

El SmartLab se inauguró en 2015 y desde entonces ha formado parte de diversos proyectos. El primero fue el proyecto europeo REMIND, que se basó en técnicas computacionales dirigidas a hacer recordatorios en casa inteligentes para personas con demencia. A partir del mismo se investigó un sistema que detectara anomalías en la rutina habitual de una persona, de manera que avisara a la persona en caso de que no tomara la medicación a la hora indicada, confundiera la hora de las comidas… Así como detección de caídas u otro tipo de accidentes domésticos.

Otro de los proyectos que se ha llevado a cabo en el SmartLab ha sido sobre la prevención de úlceras por presión. Javier Medina explica que en pacientes con poca movilidad que pasan muchas horas en la cama son habituales este tipo de úlceras, ya que siempre se produce presión en las mismas partes del cuerpo. “El mecanismo de prevención más sencillo es el cambio de postura, esto parece algo muy sencillo pero no lo es tanto cuando se tiene que tratar a varios pacientes crónicos en centros hospitalarios”, apunta Medina. Este proyecto se diseñó para facilitar esta tarea para los cuidadores, de manera que a través de la ubicación de diversos sensores no invasivos en la ropa de los pacientes se monitorizase la postura del cuerpo.

Igualmente, el proyecto ACTIVA también se llevó a cabo en el SmartLab de la UJA y sirvió para hacer una revisión tecnológica de los distintos dispositivos y herramientas diseñados para estos fines, con el objeto de diseñar nuevos modelos y abaratar estas tecnologías para que sean accesibles a todas las personas. Por otra parte, recientemente se ha puesto en marcha el proyecto PHARAON, en el que participan más de 40 entidades de 12 países europeos, que aspira a promover el envejecimiento activo y a reducir la soledad no deseada de las personas mayores a través de distintas soluciones tecnológicas. A partir de este proyecto se desarrollarán seis experiencias piloto para probar determinados prototipos, y Jaén, concretamente el SmartLab de la UJA, acogerá uno de estos pilotajes para probar sistemas dirigidos a reducir el aislamiento de las personas mayores.


Compartir