Investigadores de la UJA “ponen a punto” uno de los mayores telescopios de observación espacial

Investigadores de la UJA “ponen a punto” uno de los mayores telescopios de observación espacial


Los profesores de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Jaén, Josep Martí y Pedro Luis Luque, han participado en la puesta a punto del primero de los cuatro grandes telescopios Large Size Telescopes (LTS) construidos por el consorcio internacional Cherenkov Telescope Array (CTA) en Isla de Pala. Este consorcio cuenta con la implicación de instituciones y centros de investigación de países de todo el mundo.

Concretamente los expertos de la UJA han realizado un total de 20 noches de observación, entre el 18 de septiembre y el 10 de octubre, para poner a punto el funcionamiento de este instrumento de observación, el LST-1, que cuenta con 23 metros de diámetro y está localizado en el observatorio del Roque de los Muchachos, a 2.400 metros de altitud y apuntando a un cielo que tiene condiciones inmejorables para la observación. Los investigadores de la UJA forman parte por lo tanto del personal cualificado y perteneciente a la red de centros e instituciones que conforman el consorcio internacional CTA. Y que participan en la llamada fase de comisionado, que consiste en la puesta a punto de todos los sistemas ópticos, mecánicos y electrónicos del telescopio, previa a la exploración científica. Para el desarrollo de esta tarea diversos grupos de expertos y profesionales rotan por estas estructuras para facilitar esta “puesta a punto”.

La UJA es miembro de CTA desde 2011 y también de la colaboración LST perteneciente al mismo consorcio. La financiación de la actividad del grupo de la UJA durante estos años se ha basado, principalmente, en diversas convocatorias a nivel autonómico y también en el Plan Propio de Apoyo a la Investigación. La principal aportación jiennense al proyecto ha sido el diseño de la torre de acceso del LST-1, que ha estado a cargo de la ingeniera egresada de la EPS jiennense, Marian Garrido. Se trata de una estructura metálica de 14 metros de altura imprescindible para el mantenimiento y seguridad del telescopio.

Los LST, con un espejo de 23 m de diámetro, son los telescopios más grandes de la red CTA. Este proyecto cuenta con la participación de más de 200 científicos de diez países. Japón, Alemania y España son los mayores contribuyentes del consorcio. Josep Martí señala que en pocos años el CTA estará aportando resultados científicos novedosos, algunos seguramente inesperados, tal como históricamente ha sucedido cada vez que se amplía una nueva ventana a la observación del Universo.

 


Compartir