Transparentes

Transparentes

0

Como cada año, ya con este van siete, la Fundación Compromiso y Transparencia publica su nuevo ranking sobre las webs universitarias.  Una carrera que señala quiénes son las que más datos ofrecen al público, teniendo en cuenta no solo la presencia, sino también la accesibilidad de los mismos.

Por segundo año consecutivo la Universidad de Córdoba se pone a la cabeza de una lista en la que no todas están de acuerdo en participar. Las discrepancias sobre que una entidad privada controle y categorice la transparencia de una universidad pública se carga de polémica y esta aumenta cuando los puestos disminuyen. Arriba y abajo se puede observar cuáles son las universidades cuyos gobiernos aceptan este ranking y cuáles son las universidades que lo tachan de innecesario. Si bien es cierto que por política interna y por las leyes de transparencia gubernamentales se tiene la obligatoriedad de exponer ante el público los datos estudiados en el ranking, este da un paso más, apremiando a las universidades (tanto públicas como privadas) a facilitar cifras y nombres que parece no gustar que se expongan. La ya citada Universidad de Córdoba se apresuró a desmentir el incumplimiento de unos de los barómetros, mientras que el silencio reina en otras instituciones, como la UNIA, la cual vuelve a estar entre los puestos más bajos. Lo mismo que la Universidad de Cádiz.

Todo son aplausos y medallas cuando el renombrado Ranking de Shanghái, también de índole privado, otorga puntos y posiciones, pero cuando las mediciones se hacen desde el país y con criterios más visibles parece no interesar tanto su difusión. Una universidad pública no debería temer ser analizada con lupa, vengan de donde vengan los ojos que la examinen y debería responder a todos.

Hace falta más humildad y más responsabilidad por parte de las universidades, cuyos cabezas de lista parecen no admitir los datos cuando estos no le son positivos. ¿Dónde quedan las notas de prensa y las referencias en los discursos? Mientras la Universidad de Granada se hincha al presentar su segundo puesto español (posible primero si la situación catalana mantiene el ritmo de la independencia), hace caso omiso a la sexta posición que presenta en transparencia, añadiendo la queja de la Fundación a los datos desactualizados. ¿Escucharemos en el próximo discurso de apertura a la rectora enorgullecerse por haber cambiado esta realidad?

Del mismo modo, Sevilla pasa casi inadvertida. Ya señaló su rector ante este medio que no confiaba en los criterios de una entidad privada. Cosa que sucede cuando interesa, pues si detrás de la Fundación se acusa de estar el nombre de cierta persona relacionada con cierto banco, en la propia web de la universidad la relación con la entidad bancaria no se esconde.

Privados o no los estudios externos ayudan a conocer la realidad de una institución, y sus datos deben ser tenidos en cuenta. Crear rankings de rankings solo lleva a preguntar si hay una realidad que no se quiere sacar a la luz. No hay que tener miedo de ser transparentes.


Compartir
Sobre el autor
EditorialAM

EditorialAM

La sección Editorial de Aula Magna El Periódico Universitario recoge las opiniones y posturas del medio relacionadas con diferentes ámbitos de la Educación Superior y las Universidades Públicas de Andalucía y Madrid. Aula Magna El Periódico Universitario no se hace responsable de las opiniones ni comentarios que los lectores expresen, tanto en las noticias, como en las diferentes secciones. Aula Magna El Periódico Universitario se reserva el derecho de suprimir, parcial o totalmente, todos aquellos escritos que vayan contra la dignidad y o/moralidad de las personas. Para cualquier duda o sugerencia se puede poner en contacto con la redacción en [email protected]

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *