El transporte en la Universidad de Málaga: ¿un Smart-Campus de verdad?

El transporte en la Universidad de Málaga: ¿un Smart-Campus de verdad?


Hoy en día la mayoría de las personas en activo se tienen que desplazar para llegar a su lugar de trabajo o estudio. Es el caso de los miles de estudiantes, profesores, investigadores y trabajadores en general que llegan día a día a los campus universitario de Málaga, a través de diferentes medios de transporte.

Dadas las condiciones urbanísticas del Campus de Teatinos, conformado por una estructura lineal, en torno a la que se van disponiendo las diversas facultades, los trayectos internos al campus pueden llegar a alcanzar los 10 km. En el caso del Campus de El Ejido, su situación, en una colina elevada sobre la ciudad, dificulta el uso de la bicicleta y los recorridos peatonales.

Aunque la Universidad de Málaga apuesta por un campus inteligente y sostenible, ya que cuenta con un Plan Propio de Smart-Campus, al igual que un Vicerrectorado de Smart-Campus, quien accede al campus se encuentra con ciertas dificultades.

El acceso a la universidad en coche

Moverse en coche es una de las opciones preferidas por aquellos que acceden diariamente en transporte a la universidad. Hay varias autopistas y autovías interurbanas que dan acceso al campus: A-45: Málaga-Córdoba AP-46: Málaga-Puerto de las Pedrizas y A-357: Málaga-Campillos. Por su parte, moverse en coche por El Ejido resulta casi imposible. “Prefiero andar 25 minutos todos los días que utilizar el coche para acceder a El Ejido y llegar 20 minutos tarde a clase, por culpa de los atascos”, dice un alumno que hace este recorrido diariamente.

Casi tres años sin noticias del bulevar

Tras una inversión de 5’3 millones de euros, el bulevar que conecta la ampliación de la UMA con el resto del campus, sigue detenido. Así, tras 32 meses después de que se diese por concluida la construcción, casi tres años, los dos campus siguen manteniéndose desconectados.

Uno de los principales problemas que surge, al tener cortado este acceso, es que se impide la llegada directa de los autobuses de la EMT. También, quien decide acceder en coche a la ampliación se encuentra con una demora en el tiempo. Actualmente, la duración del recorrido en coche desde la Facultad de Derecho (la primera del campus) a la Facultad de Ciencias de la Salud (la última del campus) es de casi 20 minutos. Tiempo que podría reducirse bastante con la apertura del Bulevar.

“Tengo que salir de mi casa alrededor de 30 minutos antes, ya que según el día me puedo encontrar bastante tráfico, y puedo llegar tarde a clase”, manifiesta una estudiante de la Facultad de Comercio y Gestión que acude todos los días en coche.

En Teatinos, además de la demora en el tiempo, provocada por el corte del Bulevar, encontrar aparcamiento se puede convertir en una odisea. Cada Facultad cuenta con su propio parking, pero en ocasiones estos se quedan pequeños. Por ejemplo, en la Facultad de Ciencias de la Comunicación han cerrado un aparcamiento exclusivamente para los profesores. “Este parking está casi vacío, no entendemos porqué no lo abren también para los alumnos”, reclama una estudiante de Periodismo.

En los edificios situados en el Campus de Teatinos los problemas son casi inexistentes. Se encuentra aparcamiento con facilidad, salvo en algunas ocasiones de mucha afluencia. Las mayores dificultades se producen en la Ampliación, donde incluso se pueden observar coches aparcados en las rotondas, ante la falta de capacidad de los parkings.

Ir en autobús y en metro a la universidad

Muchas son las personas que deciden dejar aparcado su vehículo particular y hacer uso del transporte público o colectivo, uno de los mayores consejos que siempre se han dado para ahorrar. En el caso del autobús, la empresa EMT es la que presta servicio en la ciudad. Las líneas 8,11, 18 y 22 llegan al campus de Teatinos desde diferentes distritos de Málaga, las paradas suelen estar a no más de 10 minutos de cada facultad. Para llegar al campus de El Ejido en autobús se puede hacer a través de la línea 1 y circular 2.

El problema con este transporte vuelve a surgir en la Ampliación, una vez más debido al corte del Bulevar. Una vez que se llega al campus de Teatinos, quien tenga que desplazarse hasta la Ampliación, tiene que llegar hasta la parada de autobuses del Hospital Cínico y usar la línea ‘L’ (lanzadera), que recorre toda la Ampliación. Por lo tanto, quien utiliza el bus para llegar a la Ampliación tiene que utilizar, al menos, dos autobuses.

“Todos los días tengo que coger dos buses para ir a la facultad y volver a casa. A esto se suma que la ‘L’ tiene muchos retrasos y problemas, esta misma mañana el conductor ha tenido dos equivocaciones”, cuenta una alumna de la Facultad de Ciencias de la Salud.

“Cuando llego a Andalucía Tech tengo que andar más de 15 minutos y siempre entro tarde a clase”

En cuanto al metro, las líneas 1 y 2 del Metro de Málaga son las que conectan al campus con el resto de la ciudad. A el Ejido no se puede acceder mediante este tipo de transporte. En Teatinos, la dificultad vuelve a surgir en la ampliación. La última parada Andalucía Tech, queda muy lejos de la Facultad de Ciencias de la Salud. “A veces prefiero coger dos autobuses antes que el metro, porque cuando llego a Andalucía Tech tengo que andar más de 15 minutos hasta la facultad, y siempre entro tarde en clase”, observa otro estudiante de Enfermería.

Un campus sostenible

Transporte respetuoso con el medio ambiente: la bicicleta

El sector del transporte es el segundo de mayor impacto en el calentamiento global, tratándose del factor más descontrolado en la actualidad. En este sentido, y para ser más sostenible, la bicicleta asume un papel destacado en los desplazamientos diarios de los universitarios.

En total, en el Campus de Teatinos, junto a la ampliación, la Universidad de Málaga cuenta con casi cinco kilómetros de carril bici. Además hay instalados 21 aparcabicis en todos sus edificios. La Facultad de Derecho es la que más alberga, con un total de cuatro aparcabicis. También hay que señalar que la Facultad de Ciencias de la Educación y Psicología cuenta con un nuevo aparcamiento de bicicletas cerrado que se abre con tarjeta magnética, con vistas a mejorar la seguridad y evitar hurtos.

Algunos estudiantes que utilizan el carril bici diariamente han expresado que “es fácil llegar pedaleando a cualquier edificio del Campus, sin jugarse el tipo esquivando coches, ni esquivar peatones”.

El patinete, la nueva opción sostenible

La fiebre de los patinetes eléctricos también ha llegado a la Universidad de Málaga. Es fácil encontrarse a gente moviéndose en este tipo de transporte. Asimismo, la UMA, a través del Vicerrectorado de Smart-Campus, ha firmado un convenio de colaboración con la empresa ‘Lime’, para el despliegue de patinetes eléctricos en los principales edificios de Teatinos.

Según un comunicado de la Universidad “se quiere avanzar en un modelo de movilidad sostenible y seguro para conocer los centros educativos con la ciudad. Se trata de dar un paso más en la consecución de un entorno urbano limpio, sin humos ni contaminación”.

Los patinetes se han ubicado en los aparcamientos de bicicletas que ya existen en los centros. Para los usuarios supone una opción que reduce el tiempo de desplazamiento, aunque algunos recalcan que los precios aún son elevados. “Frente al retraso de los transportes públicos con el patinete yo controlo el tiempo y no suelo llegar tarde”, expresa un alumno de Filosofía y Letras.


Compartir