Tres jóvenes emprendedores de la UAL desarrollan unas gafas para invidentes

Tres jóvenes emprendedores de la UAL desarrollan unas gafas para invidentes


“La idea original eran unas zapatillas con GPS que guiaran a los invidentes por la ciudad”. Esa es la respuesta que Antonio Daniel Guerrero, Alejandro Pino y Aidas Dackus ofrecen cada vez que se les pregunta cómo surgió la idea para crear unas gafas para invidentes. Un proyecto, bajo el paraguas de su marca: Liberty Delta, que nació de una ‘chispa creativa’ durante la jornada de emprendimiento ‘Ideas Factory 2018’ celebrada en la Universidad de Almería y que, a día de hoy, ya ha cosechado dos premios que han significado para ellos “un empujón de ilusión y reconocimiento del proyecto”.

En concreto, sus gafas para invidentes fueron merecedoras de dos galardones en la última Feria de las Ideas de la institución almeriense, uno al Mejor Proyecto Emprendedor y otro de Verdiblanca. Distinciones que, a partir de su contacto con la Asociación de Personas con Discapacidad Verdiblanca, les dio la ocasión de participar en el Curso de Verano ‘Innovar para la diversidad: nuevas tecnologías aplicadas a las capacidades diferentes en el siglo XXI’; donde “tuvimos la oportunidad de presentar en una mesa redonda nuestro proyecto y, por fin, nuestro primer prototipo”, comentan.

Prototipo de las gafas para invidentes de Liberty Delta.

Prototipo de las gafas para invidentes de Liberty Delta.

El proyecto de las gafas para invidentes

Los integrantes de Liberty Delta llevan unos 10 meses trabajando en sus gafas para invidentes aunque, dadas sus responsabilidades académicas como estudiantes de Ingeniería Electrónica Industrial (Guerrero), Ingeniería Mecánica (Dackus) e Ingeniería Informática (Pino), su desarrollo ha tenido ciertos periodos de inactividad a causa de los exámenes del último año.

Un tiempo en el que, a pesar de los parones, han avanzado mucho y ya se encuentran en la fase de prototipado. “A partir del primer prototipo sencillo que presentamos en el curso de verano seguimos desarrollando el dispositivo”, señalan. Etapa en la que ganar los mencionados premios “nos ha permitido tener algo de fondos para comprar materiales”; además de suponer “una ‘acreditación’ para demostrar que hay personas que confían y valoran esta idea”.

En este sentido, su creación se compone de tres elementos: unas gafas especiales que incorporan todo el sistema de sensores de proximidad con los que advertir a su portador de objetos próximos en la vía pública; unas bandas colocadas en los pies, como si fuera un calcetín, con las que el usuario conocería su posición y la de los obstáculos en función de si vibra un pie u otro; y una aplicación móvil que, conectada con los dispositivos mencionados, recogería los datos (de las gafas) y daría las indicaciones pertinentes (a las bandas).

“Estos sensores irán conectados por bluetooth (aunque el prototipo aún utiliza cables) y con un sistema GPS, con la posibilidad de ampliar las funciones del dispositivo en un futuro mediante la conexión a diferentes bases de datos para ofrecer más seguridad a sus usuarios”, apuntan desde Liberty Delta. Mejoras, de software o diseño, a las que se sumarían la inclusión de todos los sensores en el interior de las gafas para invidentes, de forma discreta, así como la posibilidad de “colocar las bandas como pulsera en la muñeca”.

El camino del emprendedor

Con su proyecto de gafas para invidentes, estos tres jóvenes han tomado un camino que, en ocasiones, puede ser difícil. Y es que emprender no suele estar planificado, aunque Alejandro siempre tuvo claro que quería montar su propia empresa y Antonio Daniel “algunas veces” lo había pensado, aunque “no era un objetivo en mi vida”. Afortunadamente, “la UAL cuenta con un gran equipo de emprendimiento que nos han puesto las cosas muy fáciles”. Por el contrario, señalan muy a su pesar que aunque el proyecto ha tenido gran repercusión “aún no hay empresas interesadas en colaborar o aportar recursos al proyecto”.


Compartir