Un grupo de estudiantes interrumpe el Claustro de la UCA por el uso de las tarjetas de crédito


El Claustro de la Universidad de Cádiz celebrado ayer se vio alterado por la irrupción de un grupo de jóvenes manifestantes que protestaron en relación a las informaciones aparecidas sobre el uso de tarjetas de crédito en la UCA.

El Claustro de la UCA se vio alterado ayer por la irrupción de un grupo de un centenar de jóvenes. Este organismo estaba citado en el día de ayer en sesión ordinaria para debatir el informe anual de gestión.

“El Claustro ha desarrollado la sesión en su integridad. Si bien, su normal desarrollo se ha visto interrumpido por la entrada de un grupo de jóvenes, no todos estudiantes de la UCA, con la intención de expresar su malestar acerca de las informaciones aparecidas en los últimos días en los medios de comunicación”, han explicado desde el Claustro en comunicado oficial.

Según han declarado, el rector, Eduardo González Mazo, y los miembros del Claustro, respetaron la petición de palabra así como libertad de expresión de los manifestantes, si bien éstos “han vertido manifestaciones que han atentado gravemente contra derechos democráticos y de convivencia básicos, como la presunción de inocencia y el respeto a la persona”.

Al grito de “¡Menos corrupción, más educación!” los estudiantes abrieron las puertas e irrumpieron en la sala. Por su parte, el Claustro de la Universidad ha manifestado su rechazo por unas “actuaciones ajenas al comportamiento universitario, dirigidas contra una institución que presta un servicio público fundamental a la sociedad”.

Finalmente, este organismo ha asegurado compartir “la preocupación de la sociedad” y ha mostrado su apoyo a “las medidas ya adoptadas por el Consejo de Gobierno de la Universidad de Cádiz, que permitirán aclarar todo el proceso de aplicación de los gastos, indagar sobre la entrega de documentación de la UCA a medios de comunicación y, en su caso, ejercer el derecho de rectificación que proceda y sus consecuencias”.

El pasado 15 de diciembre y ante esta polémica, la Universidad de Cádiz declaró que “la UCA contó en todo momento con un procedimiento de contabilidad y control en relación con este tipo de tarjetas, tratándose de un instrumento de pago con justificación de gasto, sometido siempre al procedimiento ordinario de control establecido para su uso”. Además, fuentes del Rectorado han declarado que esta situación ha sido destapada por el grupo Joly debido a una filtración de documentación a los medios de comunicación desde la propia Universidad.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *