Un paseo por el lado oscuro de lo cotidiano


La Sala de Exposiciones de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Málaga, en el Campus de El Ejido, inauguró el pasado jueves la primera parte de la exposición Huile de poison, una arriesgada propuesta artística de José Luis Valverde, quien invita a dar un paseo por el lado oscuro de lo cotidiano. La presentación al público del trabajo de Valverde al completo tuvo lugar el viernes, con la inauguración en la Galería JM de la segunda parte de la propuesta pictórica. Este novedoso formato expositivo ha sido posible gracias al plan de colaboración cultural que mantienen ambas entidades.

José Luis Valverde es actualmente alumno del Master en Producción Artistica Interdisciplinar que se imparte en la Facultad de Bellas Artes de la UMA, centro en el que se graduó en el año 2013. Su formación pictórica se ha completado con dos ciclos superiores en la Escuela Superior de Arte San Telmo y con tres becas de posgrado, y su recorrido profesional incluye ya su participación en una decena de certámenes y exposiciones colectivas. Esta doble muestra es su primera presentación en solitario ante el público.

Para esta presentación en sociedad, se han seleccionado dos series de su producción artística de los dos últimos años. Ambas muestras, comisariadas por Carlos Miranda, constan de una selección de casi una treintena de obras de óleo sobre lienzo, 17 pertenecientes a la serie Adornos y 11 a la serie En el salón, y están acompañadas por un catálogo que incluye textos compuestos para la ocasión por el artista Alain Urrutia, el crítico Alberto Arenillas y el propio autor.

Huile de poison. Adornos es el título de la muestra inaugirada en la Sala de Exposiciones de la Facultad de Bellas Artes, y Huile de poison. En el salón, se podrá visitar a partir del vierne en el espacio ColumnaJM de la citada galería de Málaga. El proyecto genérico Huile de poison es una investigación pictórica con la que José Luis Valverde afronta un reto muy arriesgado, pero del que sale con solvencia y maestría.

Estas pinturas se nos presentan para sumirnos en una penumbra continua que apenas nos permitirá vislumbrar lo representado. Una apuesta casi monocromática en la que el color negro domina toda la creación, pero que, sin embargo, logra construir unas representaciones que antes que nada son puro óleo. Óleo negro pero con matices y texturas que logran dar cuerpo y consistencia a las imágenes representadas.

Un tipo de óleo al que alude el título del proyecto: venenoso, oscuro, sobre las imágenes cotidianas representadas o insinuadas y ambientadas en espacios cegados, inquietantes. En la serie Adornos expuesta en la Facultad el pincel de Valverde se recrea en objetos decorativos, mientras que, en la serie En el salón, se centran en las cuatro paredes claustrofóbicas de un saloncito sin luz. Una invitación para recorrer el lado oscuro de lo cotidiano, con música de fondo de Lou Reed.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *