Un ‘Soldadito de plomo’ para personas con discapacidad intelectual


La investigadora de la Universidad de Granada Clara Luna Rodríguez ha versionado ‘El soldadito de plomo’ con dibujos “accesibles” para personas con discapacidad intelectual, en fase de aprendizaje o con problemas de comunicación. Su diseño se basa en una estructura narrativa a base de viñetas sencillas concebidas para que quien se sumerja en la historia no pierda el hilo de la narración, ya que no cuenta con saltos en el espacio ni en el tiempo.

Así lo ha detallado Clara Luna a Aula Magna. “Es un poco complejo”, asegura, “son bastantes puntos que luego, cuando ves el cuento, no parece que sean tan pensados”. El personaje principal aparece en todo momento y actúa como hilo narrativo. Cada ilustración cuenta una sola idea. Tampoco hay “grandes perspectivas, picados o contrapicados, porque esto hace que la forma pueda distorsionarse y se confunde”. Cada ilustración cuenta una idea o acción

De acuerdo con esta investigadora del Departamento de Dibujo de la UGR, “el mundo está adaptado a personas como nosotros, que creemos que somos normales”. Sin embargo, ella se ha dado cuenta de que existen “un montón de maneras de dibujar y de que dependiendo de cómo se haga, el lenguaje puede ser más accesible o menos”. Detrás de su adaptación del cuento de Hans Christian Andersen está su experiencia como ilustradora con personas con discapacidad intelectual, con quienes aprendió “de qué manera perciben, intentando escucharles, poniéndote en su lugar y viendo cómo entendían las cosas”. “Hay cuentos que consideramos muy sencillos y a ellos se les escapan, con conceptos muy abstractos, mucha información en una ilustración, saltos en el tiempo, historias paralelas… Y se pierden”, relata Clara Luna Rodríguez.

Este trabajo sirve como ejemplo en su tesis doctoral, que terminó en noviembre de 2013. En ella comprobó la eficacia del lenguaje gráfico accesible, el cual no encasilla en la ilustración ni en el cómic, en 146 personas. Entre ellas, 97 sufrían discapacidad intelectual con edades entre los 6 y los 66 años, y 49 eran niños sin discapacidad entre 4 y 5 años. En 15 minutos, cada persona se enfrentó a ‘El soldadito de plomo’ de forma individual.

Los resultados confirmaron que el lenguaje diseñado por Clara congregaba las características necesarias para hacerlo comprensible en cualquier edad y grado de cognición. “La comprensión de la mayoría de las personas testadas fue alta y positiva en correlación con las capacidades atribuidas en sus desempeños habituales, y sorprendió el gran nivel de comprensión de las personas con discapacidad intelectual grave participantes en el testeo”, explica una nota remitida a los medios.

“Lo suyo es seguir investigando en este campo, porque esto es una investigación pionera. No se había hecho nada así. Hay muchas cosas que investigar, seguir mejorando y aportar”, comenta Clara Luna a Aula Magna. Esta ilustradora ha abierto la puerta a que otros puedan interesarse en tomar como referencia su trabajo y sigan investigando. Su libro adaptado, difundido por la editorial La Topera, ya se puede adquirir a través de Internet.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *