Impresoras y materiales para construir respiradores mecánicos

Impresoras y materiales para construir respiradores mecánicos


La solidaridad está tomando mil formas estos días. Desde la comunidad makers, el trabajo con prototipos y diseños no para de aumentar. En el caso de la Universidad de Málaga, donde el emprendimiento y la tecnología tienen un gran protagonismo, esta solidaridad toma forma con la disposición de cerca de una veintena de impresoras 3D, que pueden ayudar a la producción rápida de materiales necesarios para la lucha contra el coronavirus, como son los respiradores mecánicos.

La semana pasada la UMA ya hizo una donación de material sanitario, a la que se suma ahora la prestación del uso de las impresoras 3D. Estos dispositivos forman parte de trabajo habitual de centros y equipos de investigación de la UMA. En concreto las impresoras disponibles se encuentran en los Servicios Centrales de Apoyo a la Investigación (SCAI), en la Escuela de Ingenierías Industriales, la Escuela Técnica Superior de Informática, la Escuela Técnica Superior de Arquitectura, así como en diferentes departamentos y laboratorios de la institución malagueña, como el Edificio de Institutos Universitarios de Investigación que la UMA tiene en el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA).

Con ellas, se pueden construir desde respiradores mecánicos hasta los soportes para mascarillas de protección. Un bien que hace falta en todos los hospitales y centros de salud para asegurar el trabajo de  los sanitarios.

Prototipos de respiradores mecánicos

Junto a la disponibilidad de los materiales, la UMA también ha implicado a sus equipos de investigadores para asesorar en el diseño de iniciativas empresariales o institucionales que buscan la rápida producción de respiradores mecánicos artificiales.

Tal y como ha señalado la institución, el personal investigador, alumnado y miembros del PAS de la Escuela de Ingenierías Industriales, junto a técnicos del SCAI, participan, por ejemplo, en el asesoramiento a la empresa Protofy y de su proyecto denominado ‘Oxygen’ para la producción de respiradores artificiales. La UMA ha colaborado en la aportación de mejoras funcionales para su mecanización rápida. La última versión de este prototipo está en fase de ensayo médico en el Hospital Clínic de Barcelona.

Este mismo equipo, coordinado desde el Departamento de Expresión Gráfica, Diseño y Proyectos, participa además, y a partir de los diseños originales provenientes de la Universidad de Rice, en la elaboración de otro prototipo de ventilación automática, esta vez mediante una variante electromecánica de un respirador artificial que permita adaptarse a las curvas de respiración de cada paciente mediante la programación electrónica. Los dos trabajos anteriores se enmarcan en la iniciativa de colaboración denominada ‘Ayuda Innovadora a la Respiración’ (AIRE), surgida con la intención de diseñar y producir ventilación mecánica de bajo coste.

Igualmente, otro equipo de investigadores de la UMA trabaja durante estos días de manera intensa en el desarrollo de otro modelo de respirador automático. En este caso los trabajos se elaboran en colaboración directa con el Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA). Se espera que una vez comprobada su efectividad clínica se obtengan resultados aplicables de manera inmediata.


Compartir