Una nueva ventana para observar el cielo

Una nueva ventana para observar el cielo


Investigadores de la Universidad de Jaén participan en el diseño y la construcción del prototipo de un telescopio de última generación que se caracteriza por su gran tamaño, el LST-1, que se inauguró la semana pasada en el Observatorio del Roque de los Muchachos (La Palma). Esta nueva infraestructura científica está destinada a unirse a la Red de Telescopios Cherenkov, una red internacional que contempla a los telescopios de mayor envergadura de todo el mundo para explorar el espacio exterior con técnicas más precisas de observación y de detección.

La inauguración contó con la asistencia del ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, del rector de la UJA, Juan Gómez Ortega, y del catedrático de Astronomía y Astrofísica de la UJA, Josep Martí Ribas. La aportación del grupo jiennense al proyecto ha consistido en el diseño de la torre de acceso al telescopio, a cargo de la ingeniera mecánica María Encarnación Garrido, egresada de la Escuela Politécnica Superior de Jaén. La experta explica que el gran tamaño de esta estructura requiere de una torre metálica para asegurar el acceso y mantenimiento de los distintos componentes del telescopio. “La parte más compleja del proceso de diseño consistió en recopilar toda la información de deterioros o defectos en telescopios ya construidos, evaluarla y encontrar las soluciones óptimas”, explica la investigadora. “Hubo que tener en cuenta las condiciones meteorológicas adversas que se producen en la zona de construcción y que han provocado problemas estructurales en ocasiones anteriores, además se ha tenido que prestar especial atención a la seguridad activa y pasiva para minimizar al máximo la posibilidad de que ocurran incidentes inesperados”, añade.

 Los LST (Large Size Telescope) son los telescopios más grandes de la Red Cherenkov, y cuentan con un espejo de 23 metros de diámetro. El LST-1 es el prototipo de los 4 primeros telescopios de este tipo que se instalarán en el observatorio Norte, situado en el ya mencionado Observatorio de La Palma, y que estarán rodeados de varios telescopios de 12 metros de diámetro o Medium Size Telescopes (MST). El observatorio Sur de esta red, por otra parte, está ubicado en Chile. En su conjunto las infraestructuras que forman esta red permitirán detectar, con una precisión y sensibilidad sin precedentes, rayos gamma en un amplio rango de energías, lo que proporcionará una visión completamente nueva del cielo. “Dentro de pocos años, esta red estará aportando resultados científicos novedosos, algunos seguramente inesperados, tal como históricamente ha sucedido cada vez que se amplía una nueva ventana a la observación del Universo”, subraya Josep Martí. El equipo del proyecto del LST está formado por más de 200 científicos de diez países.


Compartir