Universitarios contra la pandemia, una iniciativa educativa solidaria

Universitarios contra la pandemia, una iniciativa educativa solidaria


En tiempos de crisis la solidaridad muestra su mejor cara, y un ejemplo de ello puede ser Universitarios contra la pandemia. Una iniciativa solidaria de carácter educativo nacida hace apenas una semana, y cuyo objetivo es ayudar a los estudiantes de Educación Primaria y de Secundaria (ESO) durante la crisis actual del coronavirus COVID-19. Una ayuda que “se basa en clases online, resolución de dudas y refuerzo a los niños y niñas que más lo necesitan”, señalan sus responsables. Un equipo coordinador de universitarios que está integrado por Aitana Padilla, estudiante de Neurociencia en la Universidad de California (Los Ángeles); Carlos González, Andrea González y Josué Labios, alumnos de Economía y Estudios Internacionales en la Universidad Carlos III de Madrid; Gabriel Perales, estudiante de Derecho en la UC3M; Rodrigo Huerta, alumno de Informática en la Universidad Politécnica de Valencia; y Nerea Martín, quien estudia Derecho y Estudios Internacionales en la UC3M.

De este modo, lo que quieren lograr es “que ningún alumno se quede atrás” ya que “esta pandemia puede tener un impacto muy negativo en los niños y niñas que se han quedado sin clase”. Así, con la gran preocupación de que esta situación agrave las desigualdades en un futuro, “queremos hacer todo lo posible para amortiguar este impacto”, insisten. Por ello, dado que los universitarios como ellos también se han sin clases presenciales, “creemos que podemos aprovechar este tiempo para ser un refuerzo y echar una mano con aquello que podamos”.

El equipo de Universitarios contra la pandemia

“Dicen que en tiempos difíciles sale lo mejor de cada uno, y en este caso, los voluntarios que participan en esta iniciativa se están volcando para ayudar a nuestra sociedad mediante su talento y esfuerzo”, comentan desde el equipo coordinador de Universitarios contra la pandemia. Y es que lo que arrancó con solo siete miembros, con muchas ganas de trabajar y aportar su granito de arena, suma ya casi 200 voluntarios y más de 150 familias beneficiadas, varias de ellas con más de un hijo. En concreto, según marca el contador de su página web en el momento de escribir estas líneas, son 192 los estudiantes de distintas universidades de toda España los que compaginan sus obligaciones diarias (pues recordemos que continúan sus clases de manera virtual) con su faceta solidaria a través de esta iniciativa.

Cartel de Universitarios contra la pandemia

Cartel de Universitarios contra la pandemia

En este sentido, apuntan que el sábado 14 de marzo, “cuando se nos ocurrió esta idea, los voluntarios empezaron a unirse”, propiciando así “unos días muy intensos” en los que han trabajado duro para poner Universitarios contra la pandemia en marcha. Un esfuerzo que ha servido para que ahora estén “muy felices de que esta idea se haya hecho realidad”. Iniciativa para la que económicamente no han tenido ningún coste, tan solo físico y mental comentan, pues toda la organización se ha realizado desde el equipo de voluntarios; incluida la página web que fue creada por Rodrigo. De este modo, Gabriel se encargó de la asesoría legal; Nerea y Andrea de las campañas de difusión; y Carlos, Aitana y Josué de la gestión y dirección del proyecto.

Además, cabe señalar que de momento no cuentan con ningún apoyo externo de ámbito institucional, aunque sí es cierto que “algunos profesores y miembros de distintas instituciones públicas y privadas han contribuido con la difusión”. A pesar de ello, para poner en marcha la web no han necesitado pagar nada al haber aprovechado los periodos de prueba gratuitos que ofrecen algunas empresas a estudiantes y que, generalmente, son más largos. Algo para lo que en un futuro, en caso de que consideren sostener todo este proyecto, sí es probable que necesiten afrontar algunos costes. Aunque a día de hoy “nuestro objetivo es ayudar durante el tiempo que las clases sigan estando suspendidas, que sea gratuito y satisfaga las necesidades de estos niños. Cuando esto acabe, tomaremos las decisiones necesarias. Mucho dependerá de las familias y los voluntarios”, apuntan.

Cómo inscribirse

El proceso de inscripción, tanto para ejercer como estudiante voluntario como para ser una de las familias beneficiadas, se realiza a través de la página web de Universitarios contra la pandemia. En ella, los universitarios que quieran aportar su granito de arena como docentes virtuales tienen que registrarse con su correo universitario; “un paso fundamental para verificar que son universitarios y que poseen los conocimientos necesarios para impartir determinadas asignaturas”. Así, en el formulario deben indicar las asignaturas en las que quieren ayudar a los alumnos, cuántos alumnos por semana están dispuestos a ayudar, qué estudian y en qué universidad. Un apartado en el que, comentan, reciben muchos correos de egresados o profesores que quieren colaborar. Pero con el fin de tener un mayor control, “tan solo estamos aceptando solicitudes de universitarios que actualmente están matriculados en una universidad”.

Igualmente, en el caso de las familias, el proceso es muy sencillo, “tan solo deben acceder a la pestaña ‘Unirse como padre o madre’. En ella, deberán aportar un correo de contacto, su comunidad autónoma y una selección de tres asignaturas en las que necesiten apoyo sus hijos. En este punto, desde Universitarios contra la pandemia “rogamos encarecidamente que los padres lean nuestro apartado de ‘Recomendaciones’, nuestros ‘Términos y Condiciones’ y la ‘Política de Privacidad’ de la web”, señalan. Y es que, de esta manera, “tendrán toda la información que necesiten saber antes de continuar con el proceso”.

El funcionamiento de las clases

Tras las inscripciones pertinentes los coordinadores de Universitarios contra la pandemia, quienes también ejercen como profesores dado que “nos ayuda a comprender las necesidades reales de las familias y a evaluar el servicio que estamos ofreciendo”; estudian qué asignaturas pueden impartir los voluntarios y las necesidades de los alumnos, siempre tratando de no asignar muchos alumnos por profesor. Para ello, “tenemos en cuenta el número de alumnos a los que los voluntarios pueden ayudar por semana y, basándonos en este criterio, hacemos la asignación”. Además, insisten, “es importante recordar que no somos un servicio sustitutivo de escuelas e institutos” y “son los alumnos los que tienen que manifestar en qué necesitan ayuda”.

Así pues, contando con cierta libertad en cuanto al funcionamiento y material a utilizar en las clases (lo cual ya conocen los progenitores), los voluntarios contactan con los padres y madres y entre las dos partes deciden el medio a utilizar para facilitar el apoyo educativo que requieran los menores. De este modo la labor de la plataforma es la de intermediación, conectando a voluntarios con las familias; aunque “no obstante ofrecemos a nuestros voluntarios recomendaciones sobre el tipo de software a utilizar y algunos materiales”, comentan desde el equipo de coordinación.

Sin duda, una labor que a todos los que forman parte del equipo de Universitarios contra la pandemia les está aportando “la satisfacción personal de poder ayudar a los demás en estos tiempos tan difíciles y demostrar que la juventud española sirve, y para mucho”, apuntan. Por ello, dado que están creciendo muy rápido y estiman que la demanda de estos servicios no parará de crecer, “nos estamos centrando en reclutar más universitarios con el fin de satisfacer esta demanda en un futuro”.


Compartir