Villamandos: “La relación con la Junta ha sido cordial, con las tensiones propias derivadas de la tesorería”


Tal día como hoy de hace justo un año, el 13 de mayo de 2014, la Universidad de Córdoba (UCO) celebraba elecciones para elegir al que ya es su octavo rector en sus casi 43 años de historia, en unas votaciones en las que la candidatura de José Carlos Gómez Villamandos se impuso con el 55,99% del voto ponderado a la candidatura de Manuel Torres, que obtuvo el 44,01% restante.

Justo un día antes de cumplirse este primer año, el rector de la UCO mantiene con Aula Magna la siguiente entrevista a modo de balance, en el mismo escenario en el que se desarrolló aquella jornada electoral, los Colegios Mayores de La Asunción, con el bagaje de su primer año de gobierno al frente de la universidad a las espaldas.

Compromisos cumplidos y por cumplir, situación de los estudiantes, personal de administración y docentes, relaciones institucionales, financiación, proyectos de futuro e incluso su visión ante las próximas elecciones municipales, vertebran la conversación, que, con un tono cercano y amable, daría para más de un titular; y, seguro, para más de un comentario.

¿Qué recuerda y qué sentimientos guarda de aquel 13 de mayo del pasado año? Villamandos celebrando la victoria con miembros de su candidatura en la noche del 13 de mayo de 2014.

Aquel fue un día intenso, una jornada en la que cuando fuimos conociendo los primeros resultados vimos que podía ser realidad el cambio en la UCO. Recuerdo aquel día con mucha emoción y mucho agradecimiento a los que estuvieron, y que aún siguen estando ahí. Una intensa jornada electoral en la que, tras conocerse los resultados, también liberamos mucha tensión acumulada.

A nivel profesional, ¿cómo le ha cambiado su día a día en relación a su anterior etapa como Vicerrector de Postgrado y Formación Continua de la UCO?

El principal cambio es que se necesitan dedicar más horas al día, hay también más trabajo de representación, sobre todo en este primer año, donde hemos querido acercarnos y estar muy presentes en la ciudad y la provincia. En este sentido, desde el primer momento, hubo que mantener muchas reuniones en el despacho y luego salir fuera, a un ritmo de trabajo que prácticamente se ha mantenido hasta la pasada Semana Santa, ya que después sí que he notado que ha bajado en algo, aunque poco, el ritmo. Ahora parece que tenemos más tiempo para trabajar y pensar, que en definitiva es lo que debemos hacer.

 

BALANCE DEL PRIMER AÑO

A punto de cumplirse un año como rector y de terminar el presente curso académico, ¿qué balance hace del mismo?

Creo que en este primer año hemos puesto en marcha los cambios estructurales necesarios para que se pueda desarrollar todo nuestro programa en los tres años de gobierno restantes, estableciendo también las bases y mecanismos para solventar cualquier deficiencia que pueda surgir en el desarrollo del programa. Algunos de estos cambios eran muy esperados por la comunidad universitaria, y es cierto que otros han podido generar algún problema. Entre los esperados, podría resaltar el tema del reconocimiento del profesorado, el Plan de Fortalecimiento de las Capacidades en I+D+i, el Plan Propio de Investigación y las plazas de profesorado que hemos convocado.

Por otro lado, entre los que han podido ocasionar problemas resaltaría, sin duda, los cambios en el calendario académico, que al principio algunos no terminaban de entenderlo, pero que creo que finalmente se ha alcanzado una solución de equilibrio.

En este tema, el profesorado pedía una cosa, y los estudiantes, otra; aunque creo que se ha alcanzado un consenso. De todas formas, como en cualquier otro tema, es susceptible el cambio si, una vez que se ponga en marcha, vemos que es necesario mejorar.

Teniendo en cuenta lo que puede dar de sí un primer año de gobierno, ¿qué principal logro destacaría y qué le hubiera gustado realizar y le ha quedado ‘para septiembre’?

Creo que en este primer año hemos alcanzado muchos logros. No destacaría uno concreto, sino el hecho de que aquellos cambios que creemos que son más necesarios hemos intentado implementarlos con la máxima celeridad posible. Como tema pendiente, señalaría el catálogo de reconocimiento para el personal de administración y servicios (PAS), que sí que nos ha quedado ‘para septiembre’, o creo que más bien para diciembre, aunque también hay que tener en cuenta que hemos tenido recientemente unas elecciones sindicales de por medio. En todo caso, y si hablamos del PAS, también hemos pagado los famosos 44 días (el 24,04% de la paga extra de 2012) he iniciado la que será nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT), con una necesaria modificación puntual.

Su programa de Gobierno, titulado ‘Capacidad y compromiso para progresar juntos’, incluía 67 compromisos. ¿Qué cantidad o porcentaje considera cumplidos en este primer año?

En realidad, el nuevo equipo de Gobierno entró en junio, por lo que aún no hemos hecho balance del número de compromisos alcanzados en este primer año, aunque pienso que vamos a buen ritmo.

Con la experiencia de este primer curso en el cargo, ¿hay algún compromiso que se arrepiente de haber incluido por su imposibilidad, o alguno nuevo que, de celebrarse ahora elecciones al Rectorado, incorporaría?

¿Arrepentirme? De ninguno, aunque algunos nos consta que son más difíciles de alcanzar, y también los tiempos y el contexto tienen que acompañar para poder llevarlos a cabo. Además, hay que recordar que la elaboración de este programa fue muy colaborativa, y que contó con la participación y opinión de mucha gente. En este sentido, creo que todos los 67 compromisos pueden ser alcanzables, y trabajaremos por lograr todos en estos cuatro años, o al menos que tras estos cuatro años los que queden estén ultimándose. Respecto a compromisos nuevos, creo sinceramente que los 67 dan respuesta a lo que la comunidad universitaria de la UCO demandaba, aunque con el tiempo puede ir modulándose la forma de alcanzar algunos. En todo caso, el año que viene haremos balance de la actuación del equipo de Gobierno, y seguro que algo nuevo o alguna nueva necesidad surgirá.

¿Para qué compromisos ‘los tiempos’ no acompañan ahora?

Fundamentalmente resaltaría el obstáculo que supone el límite a la tasa de reposición, las dificultades para el retorno de los más jóvenes, y las limitaciones económicas desde el punto de vista de algunas infraestructuras. Ahí, tenemos en mente la ampliación del edificio de la UCO-Vial Norte, mejoras en el Hospital Clínico Veterinario, en la Politécnica de Belmez, etc.; para las que son necesarios más recursos económicos.

 

ESTUDIANTES, PAS Y PDI

En materia estudiantil se ha avanzado en cuestiones de representación, como la nueva Comisión de Asuntos Estudiantiles (CAE), y en otros temas como la clarificación de becas, etc. Ahora bien, por encima de la labor de los Consejos de Estudiantes de las distintas facultades y del propio Consejo de Estudiantes (CEU) de la UCO, ¿percibe que el colectivo estudiantil ha cambiado en algún sentido?

Tradicionalmente, siempre hemos hablado de que la mayoría de los estudiantes estaban de espaldas a la representación y a las actividades de lo que podríamos denominar ‘vida universitaria’. Con el modelo actual, como por ejemplo en la CAE, donde hay estudiantes que son representantes y otros no, se ha modulado en cierta forma el tema de la representación más institucional; pero también hay que resaltar que los estudiantes son cada vez más participativos, y que existen multitud de asociaciones de universitarios, de Aulas, de actividades culturales y deportivas, en las que los alumnos se implican.

¿Y los alumnos son ahora más exigentes con la calidad de la enseñanza que reciben?

Efectivamente. Y en este sentido estamos trabajando por mejorar los sistemas de calidad y por modificar las encuestas de calidad docente y distintos procedimientos, aspectos en los que seguiremos avanzado el próximo curso. Sabemos dónde hay errores, y puedo afirmar que dónde se han detectado incidentes, ya sea por avisos de los alumnos o de los propios centros, se han tomado las medidas necesarias durante este primer año para corregirlos.

Respecto al PAS y a los sindicatos, ¿cómo calificaría las negociaciones que se han mantenido en el último año y cuál cree que es el tema más importante a día de hoy?

Con las habituales y lógicas diferencias que se producen en toda mesa de negociación, creo que ha habido sintonía entre el equipo de Gobierno y los sindicatos. Entre los principales temas, nos interesa que la nueva RPT responda a las necesidades de una universidad del siglo XXI. A los que están trabajando en ello, este equipo de Gobierno les ha dado la consigna de que trabajen en el diseño de esta RPT como si tuvieran que poner en marcha una nueva universidad. Así es como lo queremos abordar. Una RPT que queremos que sea muy consensuada, pero sin perder de vista que tiene que mirar al futuro.

Anteriormente, ha mencionado las recientes elecciones sindicales y la modificación puntual aprobada en la RPT, que generó cierta controversia y contestación entre los sindicatos…

Más que contestación yo hablaría de disconformidad, que entra dentro de la lógica. En toda RPT hay un punto y unos tiempos de negociación, y otros que son de decisión del equipo de Gobierno. En todo caso, necesitamos que la nueva RPT configure una estructura dinámica de lo que es la universidad, que los papeles no ‘vuelvan’ o vayan de un sitio para otro, descargando la burocracia; y que se eliminen posibles servicios que hoy en día se solapan, y otros que a lo mejor no están bien cubiertos. Al respecto, me gustaría tener avanzada la nueva RPT y comenzar la negociación con los sindicatos para finales de año. Por lo que respecta a las elecciones sindicales, creo que no ha habido un cambio radical y que no tiene por qué haber alteraciones en las relaciones con las distintas fuerzas sindicales.

En relación al personal docente e investigador (PDI), este curso se han convocado 37 plazas de ayudante doctor, otras 7 correspondientes a la oferta pública de empleo de 2014, más 23 plazas correspondientes a 2015 aprobadas en el último Consejo de Gobierno de la UCO. ¿Hasta qué punto este número solventa el problema de la falta de relevo generacional en el profesorado? El 10 de junio de 2014 Villamandos tomaba posesión de su cargo en Sevilla

Podríamos decir que se solventa parte del problema, aunque no todo. Para analizar esta problemática, tenemos previsto llevar a cabo una simulación con el objetivo de realizar una planificación a tres años, que no sólo contemple el factor presupuestario, sino también parámetros como las necesidades de investigación.

Por otro lado, este año queremos convocar otras 40 ó 50 plazas de ayudante doctor, dentro de una apuesta fuerte por una oferta pública de empleo.

Además, estamos a la espera de que el Gobierno central permita que las universidades puedan promocionar a profesores titulares a catedráticos, como promoción interna, que no supondría contar con más efectivos en el ámbito del PDI funcionario, pero que nos permitiría más opciones de promoción para el resto de figuras docentes.

Otro importante asunto que, como rector, ha puesto sobre la mesa este curso es la necesidad que tiene la UCO de captar nuevos alumnos. ¿Qué se ha hecho y qué novedades tiene pensadas al respecto?

Hemos aprobado el nuevo Plan Anual de Captación de Estudiantes (PACE) y hemos desarrollado una importante actividad de promoción de la UCO en toda la provincia. Nuestra oferta de plazas para el próximo curso apenas se ha modificado, aunque más que captar a más alumnos, nuestro objetivo debe ser captar al mejor alumno.

 

RELACIONES CON LA JUNTA Y FINANCIACIÓN

A nivel institucional, ¿cómo calificaría las relaciones UCO-Junta de Andalucía durante el último año?

Diría que ha sido una relación cordial, con las tensiones propias derivadas de la situación de tesorería.

¿Ha tenido la ocasión de entrevistarse personalmente con la presidenta (ahora en funciones), Susana Díaz, o con el consejero de Economía, competente en materia de universidades, en este su primer año de Gobierno?

Personalmente, no, pero con la presidenta sí, en un pequeño núcleo de tres rectores, en un encuentro donde le trasladamos las principales problemáticas de la universidad.

Entre ellas, supongo que hablarían de la deuda que mantiene la Junta con las universidades. ¿En qué situación se encuentra la deuda con la UCO y a cuánto asciende a fecha de hoy?

Con relación a la UCO, la deuda se ha disminuido mucho en el último año, y podríamos decir que aproximadamente se sitúa ahora entre los 7 a 10 millones de euros, dependiendo de qué parámetros tengamos en cuenta. Para paliar las necesidades urgentes de tesorería, algunas universidades como la UCO tenemos pólizas de crédito, que lo suyo es no usarlas; y en el caso de la UCO sólo se han tenido que usar en los últimos tiempos una vez.

Respecto al nuevo sistema de financiación universitario andaluz (tras el fin del actual sistema 2007-2011, que se viene prorrogando hasta este 2015) parece que de nuevo se ha perdido un año… ¿Hubo algún avance o contacto formal entre los rectores y la Junta antes de las últimas elecciones andaluzas?

No, aunque personalmente sí he mantenido conversaciones con el secretario general de Universidades del Ministerio de Educación, desde donde se apuesta por un modelo de financiación universitario más competitivo.

¿Cuáles serían, a su juicio, los nuevos criterios que deberían tenerse en cuenta de cara al futuro sistema de financiación universitario andaluz?

En primer lugar, que el pago de las nóminas y el coste de lo que supone abrir cada día la puerta de la universidad esté asegurado. A partir de ahí, deberían tenerse en cuenta otros factores como la existencia de estructuras singulares en las universidades, donde para el caso de la UCO tenemos la única Facultad de Veterinaria de Andalucía, Facultad que es muy costosa y cuya singularidad debería contemplarse.

Estos nuevos factores podrían articularse en torno a cuatro pilares: la actividad de investigación, de transferencia, de calidad y de internacionalización de cada universidad; más allá del número de alumnos.

Y también deberíamos apostar por un modelo que permitiera que aquel que quiera crecer, pueda, mediante un sistema variable que no necesariamente tenga que suponer que si uno crece, otro tenga que disminuir sus recursos. En todo caso, pocos parámetros pero claros para todos.

¿Hasta qué punto la situación actual en el Parlamento andaluz, con un Gobierno en funciones, está paralizando la gestión de la universidad y aspectos del próximo curso?

En lo que es la gestión del día a día y planificación del próximo curso, apenas afecta; aunque es obvio que sí está paralizando el citado sistema de financiación y otros aspectos como la definición del nuevo Plan Andaluz de Investigación.

 

EN CLAVE ELECTORAL MUNICIPAL

En breve también tendremos elecciones municipales. ¿Qué valoración le merecen los distintos discursos de los partidos cordobeses en torno a la universidad?

Observo con agrado, y no sin cierta sorpresa, que la universidad se ha metido en el discurso político. Todas las fuerzas políticas apoyan el sistema público universitario, la importancia del conocimiento, resaltan el valor de la transferencia; así que no debería haber grandes problemas sea quien sea el partido ganador. Como rector, y también como ciudadano, lo que le pido a nuestros políticos es saber cuáles son sus objetivos, su política y su estrategia; y les reclamo a todos una gestión transparente y eficaz.

En precampaña y campaña todos los candidatos están hablando de universidad, pero después de las elecciones también les pediría a todos que sigan hablando y que se sienten con la UCO para ver cómo podemos trabajar juntos.

Por poner un ejemplo, la UCO está presente en el Consejo Social de la Ciudad de Córdoba, en la parte social; pero también podríamos estar presentes para aportar ideas en la parte económica. De igual manera, en el Consejo Social de la UCO también podría estar representado directamente el Ayuntamiento y la Diputación Provincial de Córdoba. En los últimos meses se viene hablando de Córdoba como `’Ciudad del Conocimiento’, y si nos lo creemos, la ciudad y sus responsables políticos tienen que también dar voz a la universidad. Ver en qué podemos contribuir para innovar, para mejorar la transferencia, para mejorar la ciudad desde un punto de vista urbanístico o social, etc.

Durante años, y no sólo en Córdoba, se ha venido hablando de que universidad y empresa están de espaldas. ¿Cuál cree que es el motivo?

Actualmente, la UCO y las empresas colaboran en muchos temas y proyectos. Quizá antes había falta de confianza por parte del empresariado, pero es verdad que esta desconfianza se va perdiendo por cambios de mentalidades en ambas partes y otros aspectos, como el propio tema generacional, que también juega un importante papel. Hoy en día las empresas llaman a la puerta de la UCO, lo cual hace unos años era impensable. También la propia universidad ha cambiado, y se ha acercado al empresario para preguntarle directamente qué es lo que necesita.

Volviendo a la campaña electoral municipal, se está hablando del Parque Científico Tecnológico ‘Rabanales 21’. ¿Por dónde cree que pasa el futuro del Parque?

Creo que es necesario redimensionar el proyecto, ya que con lo que ha habido hasta ahora parece que no puede ser otra cosa que la venta de parcelas.

Los Parques Tecnológicos suelen tener dos caminos: o venta de parcelas, o venta de parcelas conjugada con un diseño que les permita ser motor de innovación y transferencia. Yo apuesto por el segundo modelo.

En este sentido, creo que la UCO debe asumir más liderazgo en el proyecto, lo que no significa necesariamente una mayor participación en el capital social, que, por otra parte, creo que es más elevada de lo que debiera. Liderazgo en I+D de la mano del resto de administraciones, para que si conseguimos que vengan empresas agroalimentarias o de telecomunicaciones, por ejemplo, a ‘Rabanales 21’; la UCO participe activamente en generar I+D y transferencia.

Y a corto plazo, ¿qué piensa de no resultar el proyecto de centro comercial y zona de servicios que promueve este Parque, que parece vital para su viabilidad?

Creo que saldrá adelante. En todo caso, me consta que el equipo directivo de ‘Rabanales 21’ también está trabajando en otros temas y proyectos.

 

ESTRATEGIAS Y ESTATUTOS

Volviendo a la UCO, el último Consejo de Gobierno celebrado el 30 de abril aprobó las bases para la elaboración del II Plan Estratégico de la UCO 2016-2018. ¿Qué idea inicial tiene el rector al respecto y qué ha faltado por cumplirse del I Plan 2006-2015? Gómez Villamandos en la imposición del tradicional birrete negro, en la sesión de su investidura el 20 de junio de 2014.

Este nuevo Plan debe articular las acciones que sean necesarias para mejorar los principales pilares que citaba antes, de la investigación, la internacionalización, la transferencia y la mejora de la docencia en la UCO. Hemos establecido este horizonte temporal para que también vaya paralelo al propio tiempo de mandato del actual equipo de Gobierno, ya que creemos que no debe ir más allá. Además, queremos que sea un Plan muy participado por la propia ciudadanía cordobesa, no sólo por las administraciones, sino también por las asociaciones de vecinos, empresas, colectivos, etc; para lo cual queremos también poner en marcha una Comisión de Participación Ciudadana o especie de consejo asesor que contribuya también a la elaboración de este Plan Estratégico. Respecto al I Plan, creo que su grado de cumplimiento ha sido del 100%, aunque en el nuevo queremos plantear medidas más concretas y evaluables.

¿Puede contemplar este II Plan Estratégico una mayor implicación de la iniciativa privada en la universidad?

Estoy convencido. La universidad como sistema público es irrenunciable, pero creo que es bueno que esté apoyado por el capital privado. Si no, no funcionará, y el sistema será insostenible.

A finales de 2014 anunció la reforma de Estatutos de la UCO para finales de este curso. ¿Qué previsiones se manejan y qué principales novedades cabe esperar?

La idea es que podamos elevar los nuevos Estatutos a Consejo de Gobierno en noviembre, con el objetivo de que puedan ser aprobados por el Claustro a finales de año. Además de los propios cambios técnicos para adaptar los Estatutos a la normativa vigente, temas como la importancia de la transferencia, de la responsabilidad social y de la internacionalización, tienen que quedar evidentes. Y que sea menos ‘reglamento’ y más un marco de convivencia.

Con motivo de las elecciones a rector de hace un año, la UCO registró cierta división entre los partidarios de su candidatura y de la de Manuel Torres. Entiendo que da esta división más que por superada, pero, por encima de dos candidaturas o modelos distintos, ¿por qué cree que se produjo tal división?

Creo que hubo un sector de la UCO importante que demandaba y quería que se diese un paso adelante y que muchas cosas cambiaran.

¿Y qué le gustaría conseguir al término del próximo curso 2015-2016?

Que toda la comunidad universitaria se sintiera más orgullosa de ser de la UCO, y que sintiera que su equipo de Gobierno le apoya.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *