Experiencias intergeneracionales nacidas en el seno de la UJA

Experiencias intergeneracionales nacidas en el seno de la UJA


50 años de vida separan a Yolanda Sánchez y a Purificación Anguita, la primera estudiante universitaria de Educación Infantil con 25 años, la segunda enfermera jubilada de 75, y ambas compañeras de piso y amigas. Yolanda y Pura se conocieron en mayo de este año cuando entraron a formar parte del Programa de Alojamiento Compartido con Mayores de la Universidad de Jaén, desde entonces han convivido armoniosamente en el piso de Pura y seguirán haciéndolo durante el presente curso.

“Desde el primer momento todo ha ido muy bien entre nosotras, nuestra relación es muy buena”, explica Yolanda para Aula Magna. “Una profesora me habló sobre este programa de alojamiento el curso pasado, a mí siempre me ha gustado el tema del voluntariado y ya había trabajado con personas mayores en otras ocasiones, dando clases de informática y organizando eventos deportivos, así que me apunté”, subraya la estudiante. Desde entonces ambas se han hecho grandes amigas y han decidido seguir viviendo juntas incluso después de que acabara el programa, continuando durante el verano y siguiendo este curso. Incluso ambas fueron juntas a la playa en un viaje programado este verano. “Pura es para mí como mi abuela”, recalca.

“Pura es muy suya y al principio no quería que la acompañase al médico ni que fuese a comprarle algo a la farmacia, no se dejaba ayudar, pero poco a poco ha ido cogiendo confianza y apoyándose más en mí”

El objetivo de este programa de alojamiento es, en este sentido, fomentar una convivencia intergeneracional que enriquezca a jóvenes y mayores por igual. De manera que la persona mayor concede alojamiento gratuito para el estudiante, percibiendo una pequeña ayuda mensual de 50€ para paliar gastos, y el alumno a cambio presta acompañamiento a esta persona, ayudándole a resolver trámites administrativos, acompañándole al médico y otras cosas pactadas de mutuo acuerdo con antelación. La vicerrectora de Proyección de la Cultura, Deportes y Responsabilidad Social, Mª Dolores Rincón, matiza en este punto que no se trata de un programa de ayuda asistencial, sino de acompañamiento, y que el objetivo, más allá de facilitar alojamiento gratuito a los estudiantes, es fomentar el diálogo y el encuentro intergeneracional como medida de enriquecimiento personal.

“Pura es muy suya y al principio no quería que la acompañase al médico ni que fuese a comprarle algo a la farmacia, no se dejaba ayudar, pero poco a poco ha ido cogiendo confianza y apoyándose más en mí”, sostiene la estudiante. “Ellas es muy habladora, estar sola le aburre, nos hacemos mucha compañía y nos lo contamos todo”. En este sentido, Yolanda asegura que gracias a la convivencia con Pura está aprendiendo mejor a cocinar y a ser más ordenada, y que esta experiencia le está haciendo comprender la importancia del compañerismo. Así, Yolanda se ha acabado acostumbrando a ver las telenovelas y a escuchar a artistas como Julio Iglesias o Raphael, mientras que Pura, por otro lado, se ha aficionado a escuchar a artistas como Carlos Baute o Melendi y se ha encariñado con la perra de Yolanda, también compañera de piso desde el principio.


Compartir

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *