“A lo que menos se dedican los matemáticos es a la docencia”


La visión de las matemáticas suele reducirse a la de un investigador resolviendo ecuaciones y problemas difíciles ante una pizarra, pero la realidad dista mucho de ser esta. Así nos lo presenta Mercedes Siles Molina, catedrática de Algebra de la Universidad de Málaga y la vicepresidenta primera de la Real Sociedad Matemática Española (RSME). Esta organización, reúne a los matemáticos y matemáticas de toda España para unir esfuerzos ante la divulgación, la investigación y la docencia, ofreciendo a la vez una imagen de los mismos más cercana y estableciendo relaciones con diferentes disciplinas. La Universidad de Málaga está bien representada con cuatro  importantes nombres, como son los de Manuel Ojeda, quien preside la Comisión de Informática; Yolanda Cabrera, representante de los profesores de secundaria y Cristóbal Gil hace lo propio con los doctorandos. Mientras, Mercedes Siles, jienense y malagueña de adopción, se ocupa, entre otros asuntos, de las relaciones internacionales de la RSME, representando a la institución en todas las organizaciones matemáticas en las que la Sociedad está integrada, con el cargo de vicepresidenta primera, un puesto que “tomé con ilusión pero con vértigo”.

Como expresa Siles, según un estudio de la RSME, “a lo que menos se dedican los matemáticos es a la docencia”, eliminando la idea preconcebida que se tiene sobre estos estudios. Actualmente, la tasa de empleo entre los egresados de Matemáticas se sitúa entre las mejores, dando posibilidades en mundos tan dispares como la banca, investigación médica, empresas de ingeniería o los cada vez más demandados estudios de Big Data. Así, Mercedes Siles señala que, durante este curso, varias reconocidas empresas de Big Data acudieron a la Facultad de Ciencias de la UMA en busca de nuevos talentos, realizando contratos a alumnos de cuarto curso. Mercedes Siles, vicepresidenta primera de la RSME.

La importancia de asociarse a la RSME reside en la necesidad del colectivo de contar con respaldo tanto económico como personal para poder trabajar en la representación del colectivo matemático. Así, como ejemplo, Mercedes Siles expone el propio sistema de organización que los matemáticos tienen “los investigadores estamos conectados en redes, y en este sistema la RSME jugó un papel fundamental, pues se encargó de reunir y trazar un plan de actuación cuando se las dejó de financiar”. Este hecho remite a la actuación de la RSME en una de sus reuniones, en Málaga, para disponer un acuerdo y realizar un escrito ante la Secretaría de Estado de Investigación, solicitando la vuelta a la financiación y consiguiendo este objetivo.

El mundo de las matemáticas es más abierto de lo que muchos piensan, y esta es una de las realidades que la RSME, a través de su nueva Junta Directiva, quiere exponer a la sociedad. La divulgación ha tomado un puesto relevante en la organización con la necesidad de dar a conocer a la sociedad la importancia que los estudios de matemáticas tienen. La relevancia internacional de los investigadores españoles es una de las cuestiones que nos presenta Mercedes Siles, pues “España es el octavo país en el ranking internacional de publicaciones de matemáticas y socialmente no se la da la importancia que tiene, hay una visión demasiado utilitarista”. En esta línea Siles expone cómo la parte práctica de las matemáticas es una realidad presente:

“gracias a las matemáticas los agujeros negros se descubrieron, se permite a investigadores de otras disciplinas ampliar su campo de conocimiento, y son parte fundamental de materias como la biología, la cristalografía o la codificación de mensajes”

La importancia internacional es también una de los grandes enfoques que la nueva Junta Directiva está tratando, trabajando mano a mano con entidades tan importantes como la Unión Matemática Internacional, el Centro Internacional de Matemáticas Puras y Aplicadas, con el que  la RSME colabora en tareas de cooperación promoviendo la propuesta de escuelas de investigación. Estas escuelas buscan potenciar matemáticas en países en vías de desarrollo o emergentes, colaborando junto a los investigadores autóctonos. De las 20 escuelas que cada año son aprobadas, cuatro están bajo la responsabilidad de españoles, siendo labor de la RSME incentivar a los investigadores a que lancen nuevas propuestas para llevar a cabo. Dentro de España, a la RSME le preocupa que no haya una mayor financiación de los investigadores nacionales pues, tal y como subraya Mercedes Siles “da la impresión de que el gobierno quiere dar financiación principalmente a los centros de excelencia, pero es necesario también apoyar la investigación que se realiza en las universidades. La excelencia no sale de la nada; para alcanzarla se requiere una base que la sustente, haciendo hincapié en que “hay que invertir más en investigación, muchos de los jóvenes que se han formado aquí se tienen que ir fuera para poder desarrollar sus carreras”. Entre los objetivos de futuros de la sociedad se encuentra la posibilidad de que sea un español uno de los próximos en conseguir la Medalla FIELDS, máximo reconocimiento a la labor de investigación en esta área, rezando en su reverso: congregati ex toto orbe mathematici ob scripta insignia tribuere (“los matemáticos de todo el mundo, se reunieron para dar esta medalla por escritos excelentes”).

A través de portales como Divulgamat, del Boletín semanal de la RSME o de la Gaceta (pulicación cuatrimestral), los matemáticos pueden estar informados de toda la actualidad, de novedades en investigación y hasta de ofertas de trabajo en diferentes sectores. Sin funcionar como colegio, la RSME da la posibilidad de conectar y obtener beneficios por estar en ella, pues los asociados tiene descuentos en los congresos que la Sociedad organiza, , en ciertas publicaciones, así como el respaldo de una gran asociación que promueve y defiende sus intereses.

 


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *