Andared, una red universitaria para investigar los paseos como hábito saludable en personas mayores

Andared, una red universitaria para investigar los paseos como hábito saludable en personas mayores


Investigadores de la UGR y de la UJA trabajan, junto a expertos de otras universidades nacionales e internacionales, en la Red de Investigación ‘Andared’, cuyo objetivo fundamental es precisar y comprobar criterios de prescripción del ejercicio físico como hábito de salud en personas mayores, concretamente de los paseos a pie. Andared está dirigida por el profesor de la Universidad de Jaén, Pedro Ángel Latorre Román, y financiada por el Ministerio de Cultura y Deporte a través del Consejo Superior de Deportes.

Esta iniciativa se basa en el desarrollo tecnológico de asesores virtuales y ‘wearables’, como por ejemplo los relojes inteligentes que se usan para hacer deporte. La despoblación de áreas rurales y la presencia de personas mayores que no pueden acceder a servicios profesionales de actividad física convierten a la marcha en un recurso adaptable a cualquier persona y entorno, sin la necesidad de un profesional, solo la de un asesor virtual o ‘wearable’. Mediante el uso de estos dispositivos, y según explican los investigadores participantes en este proyecto, se podrían implementar los criterios de prescripción del entrenamiento de la marcha, tales como el: número de pasos al día, la frecuencia de paso, la velocidad de la marcha, el desnivel recorrido, la marcha con sobrecarga, o tareas duales y control de una locomoción saludable y sus efectos en el estado de salud de personas mayores.

“Andar es el recurso más simple, económico y universal, y que desde una perspectiva de salud pública se recomienda a las personas mayores para promocionar su salud”

“La prescripción simplista de ‘usted ande’ resulta imprecisa e insuficiente, la creación de una red multidisciplinar de investigadores posibilitará el intercambio de experiencias y conocimientos para avanzar en este tópico de investigación y problema de salud pública como es el envejecimiento, la dependencia y la influencia de la locomoción activa”, argumentan los expertos de Andared. En este sentido el grupo de investigadores ha publicado diversos trabajos en revistas internacionales en los que ponen de manifiesto que la locomoción es un claro biomarcador de salud en adultos mayores.

Los investigadores destacan, por otra parte, que el envejecimiento se asocia con la limitación funcional, capaz de aumentar la fragilidad, la sarcopenia, las caídas, la discapacidad y la hospitalización, con un deterioro de la calidad de vida. Y detallan que la obesidad y la inactividad física son las principales preocupaciones de salud pública en adultos mayores, y que el ejercicio ha mostrado el mayor impacto en la supervivencia, siendo la medida no farmacéutica más relevante para mejorar la salud de esta población.

En este punto, el rendimiento al caminar es un importante biomarcador de salud. De manera que las personas mayores con problemas de salud crónicos muestran dificultad severa para caminar 500 metros sin ayuda o subir y bajar 12 escaleras. La velocidad de la marcha, su variabilidad, la longitud del paso o la marcha compleja son medidas utilizadas para predecir el deterioro cognitivo y el estado de salud en personas mayores.


Compartir