Antonio Soler ‘vuelve a casa’ como doctor honoris causa


El escritor malagueño Antonio Soler, autor, entre otras, de las novelas El camino de los ingleses o Las bailarinas muertas, fue investido ayer como doctor honoris causa por la Universidad de Málaga, por petición de sus compañeros de Filología Española, en un acto celebrado en el Paraninfo, en el que ha actuado como padrino el profesor Hipólito Esteban Soler.

El homenajeado ha recibido los elementos que le acreditan con tal honor –el título, la medalla, el birrete, los guantes, el Libro de la Ciencia y el anillo– de manos del rector, José Ángel Narváez. Han asistido a la ceremonia numerosos miembros del mundo literario de la provincia, entre ellos la poetisa y honoris causa de la UMA María Victoria Atencia y varios representantes institucionales, como la consejera de Educación, Adelaida de la Calle, y el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre.

La distinción de Soler viene por su destacada trayectoria literaria, en la cual aparecen varios galardones importantes como Premio Nadal, el Premio Primavera, el Premio de la Crítica o el Herralde. Así, tal y como se expuso en el acto, la Universidad distingue a Soler por “la excepcional categoría artística de sus creaciones”, por “el universo funcional malagueño de buena parte de su narrativa y por su militancia intelectual, proyectados hacia una dimensión universal”.

Durante la Laudatio, Hipólito Esteban Soler hizo una especial mención a la temática del viaje y la “vuelta a casa”, repasando la trayectoria de Antonio Soler desde sus inicios en la escritura hasta la actualidad como una odisea cuyo destino, la Universidad de Málaga, siempre estuvo en su horizonte. Así, Estaban Soler expuso “la trasmutación de un espacio extraído de la realidad concreta inmediata de Málaga, bautizado como el Territorio Soler, un universo literario con identidad propia que en su globalidad conforma una sola y poliédrica obra, con magníficas entregas, de una amplia y compleja realidad ficcional” como principal rasgo definitorio de la obra del autor. Málaga se convierte así no solo el espacio donde se desarrollan los acontecimientos de las historias de Soler, sino en el espacio donde se le reconoce primus inter pares

“Siempre supe que la Literatura era más que una profesión. Era una forma de vida”

Durante su discurso, Antonio Soler ha reflejado su pertenecia a Málaga señalando que “escribir es volver a casa. Escribir es un largo camino para llegar al punto de partida. Al origen”. En esta línea subrayó que llegaba “a este templo del conocimiento que es la Universidad lleno de gratitud. No sólo porque ustedes hayan estimado que mi recorrido personal no ha sido descabellado (…), sino también por que consideren que esa aventura, la de escribir, la de la invención de mundos paralelos, merece ser acogida en este santuario”.

Por su parte, el rector de la Universidad de Málaga, José Ángel Narváez, mostró en su discurso “la admiración que suscita su obra, desde la fascinación de su creatividad a su pasión literaria”. Narváz aprovechó su intrevención para destacar la importancia de los estudios de Letras exponiendo que “hoy las palabras de Antonio Soler añaden una voz nueva en el Claustro de una universidad pública que defiende las Humanidades”. Así, el rector de la UMA ha manifestado su compromiso y la reivindicación por la que:

“la Universidad pública tiene que desempeñar un papel primordial en la defensa de las Humanidades, porque éstas no son saberes residuales, sino que representan una esperanza de futuro”.

Puedes consultar los discursos en:


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *