Narváez: “Solo podremos confiar en el futuro si seguimos trabajando en la ciencia y en la cultura”

Narváez: “Solo podremos confiar en el futuro si seguimos trabajando en la ciencia y en la cultura”


La Universidad de Málaga ha acogido esta mañana una cita sustancial en el calendario universitario, la ceremonia de apertura del curso universitario. Un acto que ha estado presidido por el rector de la UMA, José Ángel Narváez y que ha contado con la presencia del consejero Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco, así como el rector de la universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro. Se trata también del primer acto oficial que ha contando con la asistencia del nuevo presidente del Consejo Social de la UMA, Antonio Luis Urda.

A diferencia de otros actos, el Paraninfo de la UMA no ha podido completar este año su aforo, manteniendo numerosas butacas vacía a favor de las medidas de seguridad. El nuevo protocolo sanitario también se ha sentido a la llegada de la comitiva de doctores y autoridades académicas, que en vez de bajar en parejas lo han tenido que hace guardando el metro y medio de distancia. De esta manera, con un aforo más reducido, los asistentes han guardado en todo momento la distancia social requerida y han dispuesto de geles hidroalcohólicos para la desinfección de manos.

Además, el acto se ha retransmitido en directo vía streaming desde la página web de la UMA, así como también mediante la red social Facebook de este medio, Aula Magna, El Periódico Universitario. La ceremonia ha comenzado a las 12:00 horas con una extensión, aproximadamente de una hora y media de duración. Algo menos del tiempo que se dedica, habitualmente, para este tipo de galas.

Con estas nuevas directrices, la ceremonia de apertura de curso ha comenzado con la tradicional lectura de la Memoria Académica, a cargo del secretario general de la Universidad de Málaga, Miguel Porras. De la lista de datos y cifras del curso académico 2019/2020 ha destacado el importante esfuerzo económico, estructural y humano llevado a cabo por la universidad para afrontar la pandemia del nuevo coronavirus. En este sentido, Porras ha recalcado su agradecimiento a toda la comunidad educativa por el esfuerzo y resiliencia demostrada.

Pandemia, economía y turismo

Una vez concluida la Memoria Académica, ha sido el turno de la lección inaugural, que este año ha corrido a cargo del catedrático de Economía Aplicada, Alejandro García Pozo. Se trata del primer catedrático adscrito a la Facultad de Turismo que representa a este centro en un acto tan solemne de la universidad malagueña.

Bajo el título El turismo en la economía española y la irrupción de una pandemia, García Pozo ha abordado el análisis de la actividad turística desde el enfoque de la economía del turismo. Una actividad que ha mostrado una evolución positiva en términos económicos de nuestro país, dado que el destino turístico España se ha situado en los últimos años entre los tres primeros países del mundo, junto a Francia y Estados Unidos. Sin embargo, la expansión del virus ha provocado, indudablemente, estragos en este sector.

Para el catedrático de Turismo, “el factor crucial para la recuperación económica es la seguridad en términos sanitarios porque si no se controla la pandemia, la economía española en general y el turismo en particular no se recuperarán. Pero, además, la supervivencia del sector también debe ser alcanzada mediante algunas medidas necesarias de política económica pública y empresarial tanto a corto como a medio y largo plazo, como la elaboración de un plan específico donde se asegure la liquidez y financiación de las empresas o la protección del empleo mediante la extensión temporal de los ERTES, entre otras”

Por una “recepción justa” de los fondos COVID

Tras la intervención del profesor García en la ceremonia de apertura de curso, ha sido el turno del consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco, quien tomó la palabra recordando su trayectoria profesional, durante 10 años, en la Facultad de Económicas y Empresariales de la Universidad de Málaga y la calidad humana de la misma.

Velasco ha elogiado a las universidades por su capacidad de ofrecer soluciones de forma urgente en tiempos tan difíciles para la sociedad, en su conjunto, y poder mantener una docencia de calidad.

“No vamos a cesar en el empeño de mejorar las universidades”

El consejero se ha mostrado “convencido de que este virus también ha sacado lo mejor de cada uno de nosotros. Ese férreo empeño de nuestra tierra de superar todo tipo de vicisitudes”. En este sentido ha mostrado su especial agradecimiento y satisfacción por la dedicación y entrega de las Universidades Públicas de Andalucía, recalcando entre ellas a la Universidad de Málaga. Del mismo modo, se ha dirigido a toda la comunidad académica apelando al compromiso y responsabilidad individual, ya que “la COVID sigue entre nosotros y ello nos obliga a extremar las precauciones en esta nueva normalidad”.

Por otra parte, Velasco ha solicitado el respaldo del gobierno central, para que las universidades públicas andaluzas reciban “lo que es justo” dentro del reparto de los fondos extraordinarios COVID.

En este sentido ha asegurado cómo desde la Consejería trabajan férreamente para que estos fondos se dediquen a la enseñanza universitaria para compensar el ingente esfuerzo que ha habido que acometer durante los últimos meses.

Universidad con valores, principios éticos y sociales

Como manda la tradición y el protocolo, la última intervención del apertura de curso ha sido la del rector de la UMA. Un discurso cargado de agradecimientos y emoción, pero sobre todo de ruegos. Durante su discurso, y dirigiéndose al consejero, Narváez ha reclamado un compromiso cierto, que garantice la recuperación de los fondos COVID para ponerlos a disposición de  los proyectos de mejora. Añadiendo que “la universidad no puede ser la gran olvidada en esta crisis”.

Sobre el futuro de la universidad, Narváez ha señalado como “en la incertidumbre también puede haber certezas. Y la educación es una de ellas. La Universidad no puede aplazar la formación de los hombres y las mujeres del futuro, ni puede detenerse siquiera ante la virulencia de una nueva pandemia. Porque la vida continúa y los sueños de esta nueva generación, y de la sociedad en su conjunto, con los que aspiramos siempre a construir un mundo mejor, no deben ni pueden interrumpirse”.

En este discurso de apertura de curso, el rector ha destacado el papel que la universidad pública tiene a la hora de inculcar valores, principios éticos y sociales. Aspectos que únicamente pueden transmitirse de manera efectiva mediante la proximidad física y las relaciones interpersonales. Motivo más que razonable por la que la Universidad de Málaga apueste por la presencialidad en el nuevo curso que se inicia.

El rector de la UMA ha querido así poner en relieve como el sistema educativo ha dado respuesta a la demanda de formación de los jóvenes, “a pesar de las insuficiencias sufridas durante mucho tiempo”. Sin embargo, asegura que “desde hace años las universidades públicas venimos sufriendo un déficit continuado en la financiación que nos impide alcanzar mejores objetivos”.

“Sólo podremos confiar en el futuro si seguimos trabajando en la ciencia y en la cultura.  La Universidad no puede volver a ser la gran olvidada en esta situación de crisis”

Una situación económica que se agrava con la retirada de 135 millones de euros de la financiación que refuerza a atender fastos de personal y de suministros haciendo uso de remanentes de la universidad, en lugar de invertir esa cantidad en proyectos estratégicos institucionales que, en palabras del rector “mejorarían sin duda la calidad de la formación, de la investigación y de la transferencia al tejido productivo”.

Finalmente, Narváez se ha dirigido a los estudiantes, a sus familias y a la sociedad en general, para asegurarles “que nuestra prioridad es garantizar la salud. Y para ello hemos adoptado las medidas necesarias de prevención y seguridad. Nuestro objetivo es garantizar la formación en cualquier circunstancia, manteniendo la calidad, y continuando, de forma adaptada, con una formación presencial, que consideramos insustituible”. Añadiendo que la Universidad es un entorno académico y laboral seguro.

Las palabras del rector finalizaron con un caluroso aplauso, mostrando así el apoyo de la comunidad académica a su máximo dirigente. El broche final de la ceremonia de apertura de curso lo marcó el tradicional Gaudeamus Igitur interpretado por el Coro de la Universidad de Málaga.


Compartir