Apoyo Positivo para una educación afectivo-sexual temprana



La ONG Apoyo Positivo visita durante esta semana la Universidad de Málaga para divulgar su labor y destacar la importancia de una adecuada y temprana educación afectivo-sexual en la población. De este modo, el lunes y martes estuvieron en el hall de la Facultad de Ciencias de la Educación y el miércoles y viernes, en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UMA realizando test rápidos de VIH.

Apoyo Positivo nace en 1993 para defender los derechos de las personas afectadas por el VIH así como su integración en la sociedad. Gema Garrido, coordinadora de la sede en Málaga, ha explicado que desde la organización “se desarrollan tres áreas: educación, salud y derechos, con la variable de la diversidad de manera transversal”. “Estos días en la universidad estamos haciendo pruebas rápidas de VIH porque es la parte en la que trabajamos en Málaga: salud sexual y educación afectivo-sexual”, ha comentado la coordinadora, quien ha hecho hincapié en que “implica que la población tenga contenidos específicos sobre cómo vivir su sexualidad, cómo desarrollarla, cómo ser libre a la hora de decidir sus prácticas sexuales y, sobre todo, evitar las infecciones de transmisión sexual que se pueden dar tanto VIH como todas las demás: hepatitis, sífilis o gonorrea, entre otras”.

Según Gema Garrido, “en el VIH siempre hay colectivos de riesgo como son los HSH (hombres que tienen sexo con hombres) y los jóvenes heterosexuales que, por regla general, lo que hacen es cuidarse con respecto al embarazo pero no con las enfermedades. Una vez que la mujer toma la píldora dejan de utilizar el preservativo, y si la pareja es abierta o tienen más relaciones sexuales con otras personas puede haber infecciones de transmisión genital”.

En cuanto a la labor de Apoyo Positivo, desarrollan un proyecto educativo en colegios, institutos, universidades y en otros centros no reglados; además, “lo que hacemos es cursos de voluntariado y de formación específica en todos estos temas: afectivo-sexual, diversidad, bullying o violencia de género… porque al final todo está relacionado”, ha determinado Gema Garrido que ha subrayado que “el que cada cual viva su sexo y su sexualidad de una manera determinada está relacionado con cómo se mueve a nivel social y todas las habilidades que va consiguiendo a lo largo de su vida y desarrollo”.

Desde Apoyo Positivio siempre se ha abogado por una educación temprana: “desde que los niños tienen uso de razón, en la etapa infantil; incluso en las guarderías deberían de comenzar a recibir una educación afectivo-sexual: la piel, el tacto, la empatía, la comunicación… son herramientas básicas para que el niño o la niña se desarrolle y viva su vida de una manera adecuada“, ha dicho la coordinador, quien ha incidido en que “el problema es que al final te encuentras con chavales de 12, 14 o 16 años que no saben absolutamente nada. A lo mejor a un chico le empieza a gustar otro chico y en su casa lo que oyen es muy negativo y provocan que se retraiga y todo se empieza a hacer una bola. Debería existir una intervención educativa desde el principio”.


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *