Aprobado el nuevo Reglamento de Evaluación y Calificación de la UAL

Aprobado el nuevo Reglamento de Evaluación y Calificación de la UAL


El pasado jueves fue aprobado el nuevo Reglamento de Evaluación y Calificación de la UAL. Una propuesta con la que desde los vicerrectorados de Estudiantes, Igualdad e Inclusión y de Ordenación Académica se le da marco a un texto de referencia que nace para unificar y para ser lugar de convergencia. Así, este renovado Reglamento de Evaluación y Calificación de los Estudiantes de la Universidad de Almería, sobre el que se ha trabajado mucho y que recientemente ha visto la luz, tiene un objetivo que le es fiel a la denominación del propio documento final, pues no es otro que “la regulación del sistema de evaluación y calificación de las asignaturas cursadas por el estudiantado de las enseñanzas oficiales de Grado y Máster de la UAL.

En este sentido, según ha señalado la vicerrectora de Estudiantes, Igualdad e Inclusión, Maribel Ramírez, “si algún término puede resumir el proceso de elaboración del Reglamento es sin duda la palabra diálogo”. Y es que, añade, “conseguir el acuerdo en una materia tan delicada como esta ha supuesto un ejercicio amplio de participación, consenso, cesiones y respeto para todas las partes implicadas”. Palabras con las que, al mismo tiempo, ha señalado que “en su elaboración han participado todas las instancias, sectores y órganos de la comunidad universitaria; estudiantes, profesores y PAS, Facultades y Escuelas, Departamentos y Vicerrectorados, han sido protagonistas de la elaboración de este texto y de su proceso de aprobación”.

Asimismo, desde la institución almeriense insisten en que es importante reseñar que el contenido de este nuevo Reglamento de Evaluación y Calificación “se complementa con el resto de los reglamentos y normativas en vigor” en la actualidad en la Universidad de Almería “relacionadas con la ordenación académica”. Áreas entre las que también se incluyen las directrices precisas para elaborar TFG y TFM, o para realizar prácticas externas, así como con “lo dispuesto en convenios específicos” con otras universidades, en casos de dobles titulaciones nacionales o internacionales.

Cambios del nuevo Reglamento de Evaluación y Calificación

Para conocer los cambios, nunca está de más conocer cuál era la situación previa. Especialmente cuando el anterior ‘Reglamento de Evaluación del Aprendizaje del Alumnado’ de la Universidad de Almería databa del 7 de junio de 2010. “Durante estos últimos once años han cambiado muchas cosas, tanto en el terreno social como en el ámbito normativo”, ha afirmado Ramírez. Así pues, precisamente los dos cambios más importantes con respecto al proceso de evaluación fueron el Estatuto Básico del Estudiante Universitario, aprobado por el Parlamento español en 2010, y los Estatutos de la Universidad de Almería, publicados en el año 2018. Ambas normas modificaban algunos aspectos importantes del anterior Reglamento de Evaluación del Aprendizaje, y lo convertían en “obsoleto”.

Por tanto, el nuevo Reglamento de Evaluación y Calificación de la UAL aclara y mejora todas las etapas de los procesos de evaluación y calificación, algo de mucha importancia en el sector del profesorado. Este nuevo documento define las distintas modalidades de evaluación y los modelos de posibles pruebas, trabajos y exámenes, e incide en la importancia de la guía docente como máxima garantía para el estudiante; pero precisamente como mejor herramienta para los profesores. Además, detalla las modalidades de convocatoria y los sistemas de calificación, y ofrece la mayor claridad y detalle en los procesos de revisión y reclamación de las calificaciones. Puntos que no se han establecido solo como beneficio para el estudiantado de la UAL, sino para facilitar el desarrollo de la labor que planifica el profesorado, comentan desde la Universidad.

Así, con estos cambios el profesorado se ve respaldado a la hora de la toma de las decisiones oportunas, que tienen desde ahora un sostén normativo claro que a su vez le permite valorar un aprendizaje global. De este modo, se podrá fomentar la evaluación continua, “entendida como un proceso de responsabilidad compartida (…) con el objeto de hacer un seguimiento de la progresión en el aprendizaje para su mejora”, señala el Reglamento. Y, además, “tiene el derecho a recibir la orientación y los medios necesarios para atender y evaluar debidamente a estudiantes que presenten algún tipo de necesidades especiales”.

De mutuo acuerdo

El texto del Reglamento de Evaluación y Calificación de los Estudiantes de la Universidad de Almería, vinculante y de aplicación no solo a estudiantes y PDI, sino también a PAS, lleva como implementación una serie de documentos anexos necesarios para la puesta en práctica real de sus acuerdos, como el certificado de asistencia a un examen, la solicitud de evaluación única final, para unos casos concretos y determinados; la solicitud de evaluación ante tribunal, el acta de examen oral, el acta de incidencia en examen, o, por último, las solicitudes de copia de examen, de segunda corrección o de evaluación por compensación curricular.

Por tanto, este nuevo Reglamento que muy posiblemente entre en vigor el próximo curso, es un texto general y completo en el que se da relevancia a la guía docente de cada asignatura. De hecho, la define de modo muy rotundo como “el documento básico de referencia para el estudiantado y el profesorado”, a lo que añade, “debiendo ser única para cada asignatura como marco de referencia que regula los criterios y procedimientos de evaluación y calificación”.

Así pues, el Reglamento deja establecido que dicha guía “deberá contener referencia” a dos cuestiones fundamentales que son “la planificación, estructurada en temas o unidades didácticas, y el procedimiento de evaluación de las competencias”. Es decir, “los criterios, instrumentos y ponderaciones de cada una de las actividades que correspondan en la calificación final de las convocatorias ordinarias y extraordinarias”. También aquí se hace mención a la preferencia de la evaluación continua, ya que se procurará “valorar el progreso del estudiantado”.


Compartir