Arellano avanza las líneas de su nuevo modelo de financiación para las universidades


El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha presentado las líneas estratégicas del nuevo plan de financiación de la Junta para las universidades públicas que entrará en vigor en el curso 2017. El modelo de financiación andaluz ha supuesto unos 20.000 millones de euros de presupuestos en los últimos 15 años, destinados a un sistema que este curso ha acogido a unos 200.000 alumnos.

Sobre su plan estratégico, Arrellano subrayó que las nuevas líneas estan

“basadas en principios de suficiencia, estabilidad, planificación, equidad, corresponsabilidad, transparencia y eficiencia en la gestión y en la consecución de los objetivos”

Los objetivos del nuevo plan de financiación buscan dotar de mayores recursos económicos a las instituciones académicas, siguiendo los conceptos de capacidad, número de actividades y la calidad con la que se desarrollan y el cumplimiento de los objetivos. Sobre estas características el titular de Economía y Conocimiento subrayó que se tendría en cuenta las singularidades y capacidades de cada universidad, especialmente de las más pequeñas.

Del mismo modo, el nuevo modelo de financiación propone mejorar el rendimiento docente, científico e innovador a través de un sistema de incentivos en la financiación vinculado a los resultados del personal universitario.

El debate surgió de una pregunta realizada por la portavoz para Universidades del grupo parlamentario popular, Arancha Martín, la cual manifestó su descontento por la fecha señalada para la entrada en vigor del mismo, 2017, lo que supone la necesidad de una tercera prórroga. La portavoz popular señaló también su descontento por el fracaso que supone este modelo, en el cual no se estipula ni el pago de la deuda ni la ejecución de los propios presupuestos. Ante esta situación el grupo popular subrayó la necesidad de que la Junta de Andalucía “cumpliera con su trabajo, con el pago de la deuda y la ejecución de los presupuestos”, los cuales vienen arrastrando desde 2007 en sucesivas prórrogas.  Martín subrayó que la Junta presentaba unos presupuestos a la vez que preveía la reducción de unos 29500 estudiantes menos para el próximo año, lo que reduciría la entrada de financiación  través de las tasas universitarias.

Sobre la deuda que la Junta mantiene con las universidades andaluzas, Arellano señaló que se debe a la apuesta por la inversión en educación y la negativa a mantener una financiación sin recortes por parte del Gobierno autonómico.

 

 


Compartir

Su email no será mostrado en los comentarios. Los campos requeridos son marcados con *